SEDRONAR: Curiosa asociación entre un funcionario su mujer y un socio del Club Americano

Corrupcion
Lectura

Se sabe que en el país no abundan instituciones para tratar adicciones. Parece ser que el subsecretario de Estrategias de Prevención y Tratamiento de la SEDRONAR, Roberto Oscar Canay, coloco a su mujer como vicepresidenta de la consultora Mental Health Management, cuyo capo es Alejandro Baldassarre, a su vez directivo del Club Americano y amigo del presidente del mismo, Rafael Mallo, vinculado a la causa de Gils Carbo, en el cobro de "comisiones" por la compra de un edificio para la Procuración. Aseguran que Baldassarre, diría que el, no es el. Todo tiene que ver con todo.

 

El sitio Realpolitik informaba que a mediados de este año, la Segunda Jornada de Salud Mental y Adicciones desarrollada en la Universidad del Museo Social Argentino fue el marco perfecto para la aparición en escena de la consultora Mental Health Management (MHM), organización integrada por profesionales con trayectoria en la coordinación de servicios y prestaciones de salud mental.

 

 

La apertura del encuentro estuvo a cargo las autoridades de las instituciones organizadoras: Ernesto van der Kooy (presidente de Prosanity Consulting), Gustavo Mäusel (decano de Ciencias Humanas de la UMSA), Roberto Moro (titular de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina) y Alejandro Baldassarre (presidente de MHM).

 

El común denominador entre todos ellos es el actual subsecretario de Estrategias de Prevención y Tratamiento de la SEDRONAR, Roberto Oscar Canay. No sólo por su cargo jerárquico dentro del organismo que coordina las políticas sobre drogas a nivel nacional, que le permite interactuar y ser nexo entre diversos actores relacionados con la temática. Su mujer, Mariana Inés Maiztegui, aparece como vicepresidente de MHM. Esta sociedad anónima fue creada a comienzos de octubre del 2017 con un capital inicial de 100 mil.

 

Alejandro Baldasarre, presidente de la flamante sociedad anónima, también es integrante del staff de Prosanity Consulting. En un mismo lodo todos manoseaos.

 

Resulta cuanto menos extraño que el subsecretario Canay haya omitido informar en su última declaración jurada patrimonial integral que su cónyuge es vicepresidenta de Mental Health Management SA. Más aún si esta nueva consultora, con apenas un año de vida, se especializa en la misma temática en la cual Canay desenvuelve sus funciones públicas: la salud mental y las adicciones. Las fotos publicadas en el sitio web de MHM del evento de mitad de año en la UMSA sugieren, a priori, una situación de tráfico de influencias. Como agravante, MHM también figura como proveedora del estado.

No queda del todo claro si Mental Health Management sería una nueva pantalla de Roberto Oscar Canay para capitalizar y usufructuar los beneficios de su cargo en el estado, tal como oportunamente lo hizo al influir en el desembarco de la Fundación Convivir en el manejo de la caja y en diversos cargos dentro de la SEDRONAR. Cabe recordar que a raíz de una investigación de un portal periodístico y de una denuncia en la Oficina Anticorrupción, a mediados del 2016 el organismo conducido por Laura Alonso puso la lupa sobre el particular entramado de relaciones y vasos comunicantes entre funcionarios de la secretaría y la fundación. Incluso la comisión de Prevención de Adicciones y Control del Narcotráfico de la Cámara de Diputados elevó un pedido de informes ante el titular del organismo, el pampeano Roberto Moro.

Repasar los lazos políticos de esta ONG, hoy investigada tanto en el ámbito político como en el legal, es repasar una interminable lista de funcionarios de Cambiemos. Por ejemplo, la presidente es María de las Mercedes Aranguren de Vásquez, esposa del actual subsecretario de Coordinación Administrativa de la SEDRONAR, Ramón Vázquez (de fluida relación con Baldasarre).  El mismo Canay mantiene un estrechísimo vínculo con la Fundación Convivir desde el 2009 cuando, al mismo tiempo que ostentaba el cargo de director del Observatorio de Políticas Sociales del ministerio de Desarrollo Social del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires bajo la órbita de Carolina Stanley, desempeñaba en paralelo funciones de asesoramiento en el desarrollo de diversos proyectos junto a Aranguren de Vásquez.

 

Una vez más, en todo este entramado de relaciones y oscurantismos, la esposa de Canay aparece nuevamente como pantalla: Mariana Maiztegui integra, desde hace años, el consejo directivo de Convivir.  Y al repasar la red de prestadores oficiales de Mental Health Management aparece nada más y nada menos que Fundación Convivir. En un mismo lodo todos manoseaos. 

fuente realpolitik