Comprometedores mensajes de los empleados de Boeing sobre el 737 MAX: "Este avión está diseñado por payasos"

Informacion General
Lectura

Los empleados de Boeing se burlaban de las normas federales, hablaban de engañar a los reguladores y bromeaban sobre posibles fallas en el 737 MAX a medida que se construía,

según más de 100 páginas de mensajes internos entregados el jueves a los investigadores del Congreso.

"Todavía no fui perdonado por Dios por el encubrimiento que hice el año pasado", dijo uno de los empleados en mensajes de 2018, aparentemente en referencia a las interacciones con la Administración Federal de Aviación (FAA).

Los mensajes más perjudiciales incluyeron conversaciones entre los pilotos de Boeing y otros empleados sobre problemas de software y otros problemas con los simuladores de vuelo para el MAX, un avión que luego estuvo involucrado en dos accidentes, a fines de 2018 y principios de 2019, con un saldo de 346 muertos, arrojando la compañía al caos.

Los empleados parecen discutir casos en los que la compañía ocultó tales problemas de la FAA durante la certificación del regulador de los simuladores, que se utilizaron en el desarrollo del MAX, así como en la capacitación de pilotos que no habían volado previamente un 737.

Boeing 737 MAX 8, estacionados en un predio de Boeing en Seattle./ EFE

Boeing 737 MAX 8, estacionados en un predio de Boeing en Seattle./ EFE

“¿Pondrías a tu familia en un avión entrenado en el simulador MAX? Yo no lo haría", dijo un empleado a un colega en otro intercambio de 2018, antes del primer accidente. "No", respondió el colega.

En otro conjunto de mensajes, los empleados cuestionaron el diseño del MAX e incluso denigraron a sus propios colegas. "Este avión está diseñado por payasos, que a su vez son supervisados ​​por monos", escribió un empleado en un intercambio de 2017.

La divulgación de las comunicaciones, tanto correos electrónicos como mensajes instantáneos, es el último episodio vergonzoso para Boeing en una crisis que le ha costado miles de millones de dólares a la compañía y ha causado estragos en la industria de la aviación en todo el mundo. El MAX ha estado castigado durante casi 10 meses, después de los dos accidentes mortales. Se descubrió que un sistema de software desarrollado para el avión desempeñó un papel en ambos accidentes, y desde entonces la compañía ha estado trabajando para actualizar el sistema.

 

Todavía no hay indicios de cuándo se podría autorizar al MAX a volar nuevamente, ya que la compañía y los reguladores continúan descubriendo nuevos defectos potenciales con el avión.

Los mensajes amenazan con complicar aún más la tensa relación de Boeing con la FAA. Tanto la compañía como la agencia indicaron el jueves que los mensajes no plantearon nuevas preocupaciones de seguridad, pero se hicieron eco de las inquietantes comunicaciones internas entre los empleados de Boeing que se hicieron públicas anteriormente.

Un Boeing 737 MAX 8 en plena producción. / EFE

Un Boeing 737 MAX 8 en plena producción. / EFE

En varios casos, los empleados de Boeing insultaron a los funcionarios de la FAA que revisaban el avión. En un intercambio de 2015, un empleado de Boeing dijo que una presentación que la compañía dio a la FAA era tan complicada que, para los funcionarios de la agencia e incluso para él mismo, "era como perros mirando televisión".

Los empleados se jactan de poder tener el 737 MAX certificado con un mínimo de capacitación para los pilotos.

Varios empleados parecían obsesionados en lograr una limitada capacitación para las tripulaciones, una victoria significativa para Boeing que beneficiaría financieramente a la compañía.

 

En un correo electrónico de agosto de 2016, un empleado de marketing de la compañía aplaudió la noticia de que los reguladores habían aprobado una breve capacitación basada en computadora para pilotos que habían volado el 737 NG, el predecesor del MAX, en lugar de requerir capacitación en el simulador.

“¿Puedes estar lejos de un NG durante 30 años y aún así poder saltar a un MAX? ¡ME ENCANTA! ”, dice el empleado.

Requerir capacitación en el simulador puede ser costoso para las aerolíneas e incluso después de los accidentes, Boeing le dijo a la FAA que no era necesario. No fue sino hasta el martes que Boeing dijo que recomendaría entrenamiento en simulador para pilotos que vuelan el Max.

Aviones 737 Max de Southwest Airlines en un aeropuerto de California. / AFP

Aviones 737 Max de Southwest Airlines en un aeropuerto de California. / AFP

Boeing expresó el jueves pesar por los mensajes. "Estas comunicaciones contienen lenguaje provocativo y, en ciertos casos, plantean preguntas sobre las interacciones de Boeing con la FAA en relación con el proceso de calificación del simulador", dijo la compañía en un comunicado al Congreso. "Habiendo revisado cuidadosamente el problema, estamos seguros de que todos los simuladores Max de Boeing funcionan de manera efectiva".

"Lamentamos el contenido de estas comunicaciones y nos disculpamos con la FAA, el Congreso, nuestros clientes de aerolíneas y con el público que los vuela", agregó Boeing. “El lenguaje utilizado en estas comunicaciones, y algunos de los sentimientos que expresan, son inconsistentes con los valores de Boeing, y la compañía está tomando las medidas apropiadas en respuesta. En última instancia, esto incluirá medidas disciplinarias u otras acciones del personal, una vez que se completen las revisiones necesarias ".

Los mensajes indignaron a varios legisladores, quienes vieron un desprecio por la seguridad y problemas más amplios con la cultura de la empresa.

 

Estos mensajes fueron revelados por parlamentarios estadounidenses que están investigando el procedimiento de aprobación del 737 MAX.

"Algunas de estas comunicaciones se relacionan con el desarrollo y la calificación de los simuladores del Boeing 737 MAX en 2017 y 2018", indicó Boeing, y agregó que los habían transmitido a los parlamentarios en pos de tener "transparencia".

Cuando se certificó el 737 MAX en mayo de 2017, Boeing logró convencer a las autoridades estadounidenses de que los pilotos no necesitaban capacitación en el simulador y que una actualización del ordenador era suficiente.

Uno de los argumentos comerciales de Boeing para vender el MAX a las aerolíneas fue, además, que ahorrarían dinero porque no habría necesidad de entrenar especialmente a los pilotos acostumbrados al 737 NG.

Un Boeing 737 Max en Renton, Washington./ REUTERS

Un Boeing 737 Max en Renton, Washington./ REUTERS

Estos correos electrónicos "son increíblemente abrumadores", dijo Peter DeFazio, presidente demócrata del Comité de Transporte en la Cámara de Representantes.

"Muestran una imagen inquietante de lo que Boeing aparentemente estaba dispuesto a hacer para evitar el escrutinio de los reguladores, tripulaciones y pasajeros", añadió.

Además, "muestran un esfuerzo coordinado" desde los primeros días del 737 MAX "para ocultar información importante de los reguladores y el público en general", dijo el funcionario electo en un comunicado.

No es la primera vez que los trabajadores de Boeing se burlan de la FAA. En octubre, el Congreso ya había revelado mensajes internos de un expiloto de pruebas de Boeing, Mark Forkner, citando problemas con el simulador de vuelo 737 MAX en 2016, dos años antes del primer trágico accidente.

Sin embargo, Forkner no informó los problemas a la FAA, lo que llevó al regulador a no requerir capacitación específica. "Básicamente, eso significa que mentí a los reguladores", le escribió a un colega.

A fines de diciembre, el director ejecutivo de Boeing Dennis Muilenburg fue removido de su posición y reemplazado por David Calhoun, un exejecutivo de General Electric (GE), quien asume el cargo el lunes.

Con información de The New York Times y AFP

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...