La madre del último detenido por el crimen de Villa Gesell defendió a su hijo: "Mide dos metros y calza 50, no está en los videos"

Policiales
Lectura

La madre del último de los detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell insistió este martes con que su hijo "nunca estuvo" en el

lugar del crimen  y sostuvo que la principal prueba de su inocencia es que "mide dos metros y calza 50 de zapatillas, no aparece en los videos de la golpiza".

Marisa, la madre de Pablo ventura, de 21 años, insiste que su hijo es "una víctima" y apuntó contra los otros diez detenidos: "Estos asesinos... es increíble que además de haber matado a alguien e irse caminando como si nada, luego acusan a un inocente, son capaces de cualquier cosa", lanzó.

Para ella, la prueba más contundente de la inocencia de su hijo es que "mide 2 metros y calza 50 de zapatillas". "En el video de la golpiza terrible no ves a ningún chico que mida dos metros de altura", agregó. 

Además, señaló que el argumento por el que los diez rugbiers incriminaron a su hijo es una zapatilla manchada con sangre, pero "está probado que la zapatilla es 42 o 43 y mi hijo calza 50".

"Toman una zapatilla con sangre, la policía pregunta de quién es y dicen el nombre de mi hijo. Cuando le miran el pie se dan cuenta, son cosas obvias", enfatizó en una entrevista con Radio con Vos.

Según su relato, Pablo Ventura no es amigo de los rugbiers. "Mi hijo es socio del club Náutico Zárate, que está cerca del Náutico Arsenal. Nunca fueron amigos", agregó, y dijo que él practica remo.

Para sostener las supuestas diferencias entre su hijo y los primeros detenidos, destacó que "es histórico que existe una pica entre los rugbiers y los remeros. Ellos (los rugbiers) son los poderosos, los forzudos y parece que los remeros no lo fueran tanto".

"Acá hay dos víctimas. Por supuesto que la principal es el chico asesinado y después mi hijo, que es víctima. Por unas basuras, alcoholizados o drogados", lanzó.

Su marido había señalado que la acusación a su hijo "es un pase de facturas, un ajuste de cuentas".

JPE