Crimen en Villa Gesell: el auto que nadie sabe de quién es y pone en duda la coartada del detenido N°11

Policiales
Lectura

Pablo Ventura (21) es el remero de Zárate que está imputado como “partícipe necesario” en la causa por la brutal golpiza a la salida del boliche Le Brique, que terminó en la

muerte de Fernando Báez Sosa (18) en Villa Gesell. Es el único de los 11 detenidos que declaró ante la fiscal Verónica Zamboni. Los otros 10, todos rugbiers, se negaron a hacerlo en la Fiscalía Nº 6.

Pablo dijo que no estuvo en la pelea. Que ni siquiera estaba en Gesell cuando Fernando era golpeado por varios de los rugbiers al mismo tiempo. 

Su defensa presentó cuatro testigos, un informe médico, y José Ventura, su padre, aportó en un pendrive el video de una cámara de seguridad de un restaurante de Zárate que demostraría dónde estaba su hijo la noche en la que horas más tarde ocurrió el ataque.

Además, la Justicia ya tiene celular de Ventura, que será peritado para identificar si desde ese dispositivo hubo alguna conexión de señal en el viernes a la madrugada en Gesell. A diferencia del resto, Pablo no estaba en la casa que el grupo de amigos alquilaba en Bosque Pinar, donde fueron detenidos. Fue aprendido en Zárate. Entonces ¿Por qué los rugbiers incriminaron al "detenido N° 11"? ¿Y por qué sigue detenido?

x

Hay un auto que fue identificado en la ruta, de camino de regreso de Gesell, que por estas horas es el elemento que sigue generando dudas sobre la coartada de Ventura.​

A las 11.30 de la mañana de este martes, Clarín habló con José Ventura, el padre del imputado, justo antes de que el hombre entrara al despacho de la fiscal. Finalmente, no fue atendido por Zamboni pero sí por su secretaria. A la salida de la fiscalía, dio detalles sobre por qué su hijo fue mencionado por el grupo.

"Evidentemente hay una saña total contra mi hijo. Es algo que no entiendo. La Policía sabe cuál de los chicos lo mencionó (durante el allanamiento)", aseguró Ventura padre. También dijo que su hijo nunca estuvo en Gesell. "No vino este verano", detalló. El nombre de Pablo habría aparecido en el chat de uno de los rugbiers.

Pese a que el padre de Ventura dijo que el video de la cena en el restaurante "donde se lo ve a Pablo entrando, cenando y en el momento de pedir la cuenta" ya está en manos de la Justicia, en diálogo con TN, Diego Escoda. el fiscal general de Dolores, aseguró que ese video aún no es una prueba.

"El video del restaurante no está aportado a la causa. El restaurante dijo que la persona que tiene la clave para desbloquear el video está en Brasil y aún no lo pueden aportar. Ventura aportó testimoniales, dijo que no estaba en Gesell. Si el restaurante presta colaboración se pueden esperar unos días, depende de la fiscal", aclaró el fiscal general.

La diferencia es que el video que trascendió está grabado desde el monitor con un celular. Según Ventura padre, se trata de dos horas de imágenes. "La fiscal quiere peritar la computadora que grabó las imágenes del restaurante. Y quien puede meterse en el sistema está de vacaciones en Buzios", aclaró José Ventura a Clarín.

Tras la pista del auto

Pero el fiscal general Escoda marcó otro episodio que podría complicar al detenido N°11. Se refiere a que el auto del imputado podría haber sido capturado por otras cámaras de seguridad volviendo a Zárate desde la Costa.

"Es precisamente uno de los elementos de prueba. Estamos analizando unas filmaciones de un vehículo desde el lugar hasta donde se lo detuvo. Va desde Gesell hasta Zárate, en principio. Esto es muy reciente y vamos a ver qué medidas se toman al respecto", detalló.

Escoda agregó que no tienen determinado que el auto sea de la familia Ventura, pero sí que es de similares características al de la familia del imputado.

Otro punto clave en la investigación tiene que ver con las zapatillas con sangre incautadas en los dos allanamientos en la casa de Bosque Pinar. Son 19 pares. Las pericias determinarán si la impronta de las suelas corresponde con las marcas que Fernando tiene en la cabeza y el resto del cuerpo. Pero, según su padre, es muy fácil determinar que no se trata de las zapatillas de Pablo Ventura.

"Mi hijo calza 50 en un pie y 52 en el otro. No hay ninguna zapatilla secuestrada con ese talle. Nos es re difícil encontrarle zapatillas. El año pasado en Punta del Este encontramos 3 pares de ese talle, eran horribles. Gastamos una fortuna, pero igual las compramos porque si no, no hay", dijo a Clarín.

Pablo Ventura, según sus padres, estudia Farmacia en Buenos Aires. Según sus padres, se despierta a la 5 mañana todos los días y regresa a Zárate después de la facultad para practicar remo. 

Este lunes, la familia Ventura tenía planeado veranear en Punta del Este, como lo hacen desde hace 3 veranos.

Sobre el auto de Ventura, su abogado, Jorge Santoro, dijo que una  vecinas (la cuarta testigo, después de los dos amigos de Pablo y la madre de un conocido) lo vio bajando de su auto y entrando a su casa el viernes en Zárate.

Sobre la razón por la que Ventura termina imputado, desmintió un “ajuste de cuentas” entre los diez rugbiers del club Zárate y su defendido. Pero no dio más detalles. Se habla de una pica histórica entre rugbiers y remeros. Y de supuestas "diferencias deportivas", según el entorno del joven.

La rueda de reconocimiento será finalmente el jueves, por pedido de los amigos de la víctima. Por lo que teniendo en cuenta ese dato, es probable que Pablo Ventura no sea puesto en libertad hasta después de ese paso en la investigación. Hasta ese momento, seguramente, podrán confirmar de quién es el auto en cuestión.

Villa Gesell. Enviado especial

PS​