Crimen de Villa Gesell: para el abogado de la familia de Fernando, los 10 rugbiers fueron coautores del asesinato

Policiales
Lectura

El abogado de la familia de Fernando Báez Sosa, Fabián Améndola, contó este jueves que buscará que los 10 rugbiers acusados por el crimen del joven de 18

años en Villa Gesell sean juzgados como "coautores" del asesinato, ya que "todos participaron y tuvieron dominio del hecho, independientemente de quién haya dado el golpe fatal".

Además, adelantó, pedirá que la calificación sostenida por la Fiscalía sume la "alevosía" y el homicidio sea "doblemente agravado".

"Hasta ahora he escuchado que la calificación es la de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas. Las imágenes que he visto hablan de otro agravante: la alevosía. Con los primeros golpes pusieron a Fernando en estado de indefensión y después de eso cometieron el acto homicida, con lo cual le vamos a sumar una nueva calificación y vamos a intentar de que sea doblemente agravado", señaló Améndola, en diálogo con radio La Red.

El letrado, integrante del estudio de Fernando Burlando, explicó que "independientemente de quién haya sido el que causó el último golpe, hay una coautoría funcional, es decir que los diez rugbiers actuaron en conjunto y todos tuvieron el dominio del hecho".

"Está claro que se dividieron espontáneamente las tareas. Algunos golpearon y otros impidieron que la gente brindara ayuda. Para nosotros, todos son coautores", amplió.

De todas formas, aclaró, "esto va a ser una discusión dogmática, porque aunque sean coautores o partícipes necesarios, la pena va a ser la misma (prisión perpetua)".

"La calificación que sustenta la Fiscalía se basa en eso, en que se pusieron de acuerdo para ir a matar. Los diez participaron y tuvieron el dominio del hecho, independientemente de quién haya dado el golpe fatal", concluyó.

Consultado sobre las "responsabilidades políticas" en el crimen, como el rol de la Policía y el municipio de Villa Gesell, Améndola aclaró que están analizando "todas las posibilidades", aunque apuntó especialmente contra los patovicas del boliche Le Brique: "A mí me preocupa particularmente la responsabilidad de los patovicas, que sacaron a todos del lugar al mismo tiempo. Dejaron expuesto a Fernando a sus asesinos, indefenso".

Y agregó, en ese sentido: "En principio, los responsables civilmente serán los diez rugbiers. Si después se determina que hay responsabilidades del local o los funcionarios púbicos, ellos también lo serán".

Por último, Améndola aclaró que el estudio de Burlando le ofreció sus servicios a la familia de la víctima "en forma totalmente gratuita". Y contó una anécdota para explicar la razón: "Cuando Fernando se inscribió en la carrera de Derecho, volvió a su casa y le dijo a su mamá: 'Mamá, voy a ser abogado... voy a ser el próximo Burlando'. Eso la madre lo hizo público en algunas entrevistas y cuando lo escuché, casi me hace llorar. Además de la sensibilidad común, eso hizo que el doctor Burlando se sensibilizara particularmente y les ofreciera sus servicios y los de todo el equipo".