El crimen de Villa Gesell: por qué podría romperse el "scrum defensivo" de los rugbiers

Policiales
Lectura

Los diez rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa (18) en Villa Gesell no paran de sumar elementos que los complican cada vez más en la causa.

Dos llegaron a las ruedas de reconocimiento que se iniciaron este jueves imputados como coautores de homicidio agravado. Los otros ocho, como partícipes necesarios. Con este escenario, de ser encontrados culpables todos podrían recibir una pena de prisión perpetua.

Pero las declaraciones de los testigos que vieron lo que pasó la madrugada del 18 de enero en la puerta del boliche Le Brique, los resultados de las ruedas, las pericias a los celulares, a la ropa y a las zapatillas que les secuestraron a los detenidos, podría empeorar la situación de algunos y, a la vez, quitarle responsabilidad a otros en el asesinato de Fernando.

Aunque los acusados mantienen hasta ahora una estrategia de defensa “mosaico” (la misma para todos, representada por el abogado Hugo Tomei), el avance de la investigación podría derivar en distintos grados de participación de cada uno de los acusados en el crimen. ¿Se romperá el "scrum defensivo"?

El escenario, a una semana del crimen y tras dos jornadas de rondas de reconocimiento, es el siguiente: Máximo Thomsen (20) es el más comprometido en la investigación, ya que fue identificado de manera directa por cuatro testigos distintos como uno de los que le pegó a Fernando. Ciro Pertossi (19) también fue reconocido como uno de los atacantes.

x

Enzo Comelli (19), el joven imputado como partícipe vio complicada su situación el jueves por dos testigos que dijeron haberlo visto golpeando a la víctima cuando se inició el ataque en la calle. Y además, este viernes, un nuevo testigo lo reconoció como uno de los integrantes del grupo dentro del boliche.

También fue reconocido Matías Benicelli (20), a quien un testigo le endilgó haber estado arengando la agresión a Fernando mientras estaba indefenso. Los nuevos tres imputados reconocidos son Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18) y Lucas Pertossi (20).

Permanecen detenidos Alejo Milanesi (20), Juan Pedro Guarino (19) y Blas Cinalli (18). De momento, ninguno de ellos fue puesto fehacientemente en la violenta escena por parte de los testigos,. Aún restan al menos dos días de ruedas de reconocimiento: lunes y martes. 

Fernando Báez Sosa tenía 18 años. Lo mató una patota de rugbiers en la puerta del boliche Le Brique de Villa Gesell. (Facebook)

Clarín consultó a distintos penalistas para analizar la situación procesal de los rugbiers y los posibles escenarios en el corto plazo.

Para el abogado Claudio Calabressi, una de las cuestiones que más complican a los acusados es “la total indefensión de la víctima” por la que se les imputó el homicidio agravado por alevosía. “Le pegaron a un indefenso que estaba tirado en el piso. Y un rugbier que está acostumbrado a pegarle a una pelota detenida, hizo eso con la cabeza de Fernando. Estos chicos tienen la técnica para medir la potencia con la que pegan una patada”, dijo Calabressi.

 

En esa línea, señaló que una estrategia de la defensa podría ser intentar demostrar que los agresores no tuvieron la intención de matar e incluso usar los antecedentes que algunos tienen por peleas en Zárate, en las que causaron lesiones y no la muerte. Esa figura está encuadrada en el Código Penal como “homicidio preterintencional” (con una pena de 1 a 6 años en prisión).

No obstante, el penalista advierte: “Aún si la defensa intenta demostrar que no hubo intención de matar, ellos se tendrían que haber imaginado lo que podría pasar si le pegan una patada a un chico en el suelo y puede existir el ‘homicidio con dolo eventual’ (con una pena de 8 a 25 años). Están muy acorralados”.

Fernando Báez Sosa tenía 18 años. Lo mató una patota de rugbiers en la puerta del boliche Le Brique de Villa Gesell. (Facebook)

Hugo Tomei es el abogado de los diez rugbiers detenidos por el crimen Fernando Báez Sosa. (Fernando de la Orden)

En cuanto a los que no están señalados como coautores, la clave estará en determinar su participación criminal en el asesinato de Fernando. Hasta ahora, son ocho los que están acusados de ser partícipes necesarios y la pena que les espera es la misma que para los coautores: perpetua. “Ahora para demostrar que tuvieron esa participación tuvieron que, por ejemplo, haber frenado a los amigos de Fernando que quisieron evitar que le peguen”, apuntó Calabressi. “Ahora si hubo uno que no hizo nada y solo miró, a mi criterio no es ni partícipe primario ni secundario”, añadió.

El abogado penalista Miguel Angel Pierri aportó su mirada sobre la situación. “En los homicidios donde hay sospecha de múltiples autores, lo primero que debes determinar para una investigación eficiente es autorías y participación. Sobre eso escribió mucho Edgardo Donna, que fue camarista. En este caso la autoría está resuelta porque aparentemente los 10 tuvieron algún grado de participación en el hecho”, dijo Pierri.

En este sentido, entre los autores está el que le pegó una patada a Fernando y le dejó marcada la suela de su zapatilla en la cara, como también le quedaron rastros de sangre en el calzado. Otros detenidos tenían sus nudillos inflamados y también había ropa manchada con sangre en la casa donde se alojaban, que será analizada para saber si es de la víctima.

“Tienen un escenario muy complicado que va a tener una respuesta penal muy alta. Lo que sí habrá que ver es si alguno quiere colaborar con la investigación. Los que tienen la posibilidad de situarse lejos del escenario de la agresión tienen un salvoconducto”, dijo Pierri. Pero para eso hay que esperar que terminen las ruedas de reconocimiento y las declaraciones de los testigos y que uno de ellos asegure que alguno no participó de la golpiza.

Hugo Tomei es el abogado de los diez rugbiers detenidos por el crimen Fernando Báez Sosa. (Fernando de la Orden)

Parte del ataque a Fernando quedó registrado por los celulares de testigos.

“Se trata de un caso de múltiples autores contra una víctima indefensa. El primer elemento que se incorpora es el del agravante por alevosía porque es el dominio de un sujeto pasivo sin posibilidad de defensa. Tenés asegurado el resultado muerte”, agregó Pierri.

“Hay partícipes necesarios que si agredieron o no, no es un tema. Hay que ver si hicieron una acción necesaria para el homicidio, como por ejemplo no haber hecho nada para defender a la víctima o haber omitido el auxilio”, comentó Pierri, que advirtió que podría haber “intereses contradictorios” entre los acusados cuando queden definidas las imputaciones.

 

Los acusados de asesinar a Fernando podrán seguir en calidad de detenidos hasta 15 días después de su detención, prorrogables por otros 15. En ese plazo el juez deberá decidir si les dicta la prisión preventiva hasta el juicio oral y si mantiene las imputaciones actuales. Por protocolo, ya están solicitados los cupos para los 10 rugbiers en un penal del Servicio Penitenciario Bonaerense, que podría ser la Unidad 6 de Dolores, aunque un posible traslado se determinará recién tras la serie de ruedas de reconocimiento.

El penalista Marcelo Biondi, por su parte, consideró: “En esta etapa provisoria de la investigación se puede imputar con elementos mínimos. A la hora del juicio oral hay que tener certeza para condenar por homicidio agravado por alevosía y concurso premeditado de dos o más personas”.

Parte del ataque a Fernando quedó registrado por los celulares de testigos.

Traslado de los detenidos por el asesinato de Fernando Baez Sosa a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell (Fernando de la Orden)

“El concurso de dos o más personas requiere al menos que haya dos que participen y un acuerdo previo para matar. Si bien puede surgir momentos antes, tiene que haber cierta deliberación. Hay que demostrar ese acuerdo para que se configure en un juicio oral. Y en cuanto a la alevosía, el estado de indefensión de la víctima tiene que ser liso y llano”, señaló.

Según el penalista, una de las pocas posibilidades que tiene la defensa de los rugbiers para evitar la prisión perpetua es preparar una estrategia técnica focalizada en el juicio oral para quitar los agravantes de la calificación.

Para Biondi, la estrategia mosaico que mantuvieron hasta ahora los rugbiers está cerca del final. “Es un grave error que en un hecho de tantos imputados, todos tengan el mismo abogado de defensor. No todos tienen la misma participación. El abogado no puede defender a 10 si hay intereses contrapuestos”, afirmó.

 

También dijo que no fue acertado “prestar colaboración con la rueda de reconocimiento más allá de cuestionar la valoración probatoria” ya que “los acusados salieron en cadena nacional con fotos y videos”.

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...