Video: la pelea de hace un año en la que incriminan a los rugbiers del crimen de Villa Gesell

Policiales
Lectura

El final era anunciado. Los diez rugbiers involucrados en el crimen de Fernando Báez Sosa (18) son conocidos en Zárate por protagonizar otras golpizas. Hasta

ahora ninguna había tenido un desenlace como la de Villa Gesell​, la madrugada del sábado 18. Pero sí hay casos que llegaron a plasmarse en denuncias. Nadie hizo nada para parar a la patota.

Ahora Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19) están imputados como coautores de homicidio doblemente agravado. Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18) y Lucas Pertossi (20), están acusados de ser partícipes necesarios y fueron reconocidos por testigos. También están detenidos Alejo Milanesi (20), Juan Pedro Guarino (19) y Blas Cinalli (18). La mayoría jugaba al rugby en el Club Arsenal Zárate. Comelli lo hacía en el Club Atlético San Isidro (CASI).

"Tres noches seguidas a las piñas. Si no hay piñas no pudo haber sido alta noche jajajaja", publicó Lucas Pertossi el 21 de enero del año pasado. 

Esa madrugada, a la salida de una fiesta en el club Pineral, ubicado en Lavalle e Yrigoyen de Zárate, hubo una golpiza similar a la que sufrió Fernando y que quedó grabada en un video. Y sus protagonistas habrían sido algunos de los rugbiers que mataron a Fernando.

Por ese episodio, un joven de nombre Joaquín quedó internado algunos días en coma y con la cara desfigurada. Él desmintió en redes sociales que hayan sido los rugbiers los que le pegaron. Clarín intentó contactarlo, pero en su entorno dijeron que estaba de vacaciones en la Costa. Varios testigos de esa golpiza insisten con que fueron ellos. Y el tuit de Lucas Pertossi es elocuente. 

El posteo de Lucas Pertossi tras una pelea ocurrida en enero de 2019 en Zárate.

El posteo de Lucas Pertossi tras una pelea ocurrida en enero de 2019 en Zárate.

"Salen todos los fines de semana y le pegan a la gente. Esto pasa desde 2018 y los del quilombo de Pineral fueron ellos (Thomsen y Pertossi) los responsables. Hay videos y todo, pero la justicia nunca hizo nada", señaló a este diario una joven de 26 años que los conoce. 

Según relataron testigos de ese episodio a este diario, en esa fiesta hubo más gente de la permitida y se mezclaron distintos grupos de jóvenes, entre ellos los rugbiers del Club Arsenal Zárate. Empezaron a las piñas y siguieron afuera.

Pertossi y Thomsen estaban ahí. Buscaban a chicos para pegarles entre los dos. Joaquín los quiso separar y ahí fue que le empezaron a pegar a él”, comentó otra joven, que también pidió no ser identificada. Como ésas, los vecinos relatan más peleas, incluso con botellazos. Pero ninguno pide que aparezca su nombre: se conocen entre todos.

Otro fin de semana, otro joven fue golpeado por una patota hasta dejarlo inconsciente. La familia hizo la denuncia. Días después, el padre de la víctima, que es socio del Club Náutico Zárate, y Pertossi se encontraron en un campeonato de fútbol en el Náutico. Según testigos, Pertossi fue a buscar al hombre para pegarle y lograron frenarlo.

El propio representante legal del club Náutico Arsenal Zárate, Marcelo Urra, había dicho esta semana que había dos denuncias policiales en el departamento judicial Zárate-Campana que datan de 2018 y de diciembre de 2019 que tienen como acusados a algunos jugadores del club que participaron del crimen de Fernando. Sin embargo, tanto en la Unidad de Investigación Fiscal Juvenil de Zárate como en la de Campana no confirmaron a Clarín la existencia de esos expedientes y señalaron que Urra podría haberse "confundido" con un familiar de los Pertossi que sí tiene una causa. 

Los rugbiers, con los rostros cubiertos, durante un traslado para las ruedas de reconocimiento en Villa Gesell. Foto: Maxi Failla

Los rugbiers, con los rostros cubiertos, durante un traslado para las ruedas de reconocimiento en Villa Gesell. Foto: Maxi Failla

En una entrevista televisiva, Urra señaló que “parte de este grupo que está hoy detenido en Villa Gesell había tenido problemas en otras salidas a la noche en Zárate, en la que era una práctica habitual golpear a una persona entre varios, y da la casualidad que entre los detenidos hay varios que participaban de estos hechos en la ciudad".

"No es la primera vez que llega a nuestro conocimiento, no al club sino en la sociedad, que hay una golpiza a un menor o una persona por parte de cuatro o cinco personas que lo atacan, y da la casualidad o no, que algunos son los que están detenidos", agregó el abogado.

Fernando Báez Sosa tenía 18 años. (Facebook)

Fernando Báez Sosa tenía 18 años. (Facebook)

Ante esta situación, el club suspendió a cuatro de los rugbiers que eran socios activos: Ciro y Luciano Pertossi, Milanesi y Cinalli. El resto había dejado de ser socio antes. No obstante, algunos seguían jugando al rugby.

En Zárate, no es difícil encontrar testimonios sobre otros ataques. Una mujer que también por temor prefirió no dar su nombre, contó a esta cronista que su yerno fue víctima de uno de los que ahora están acusados de ser los autores del crimen de Fernando.

“Hace tres años en el Club Náutico Zárate, uno de estos chicos salía del club alrededor de las 6 de la mañana y mi yerno vio que estaba maltratando a la novia, se acercó y le preguntó qué era lo que estaba haciendo. El rugbier se dio vuelta y le pegó una piña que lo tiró al piso. Y cuando lo estaba por patear en la cabeza, alguien alcanzó a empujarlo y pararlo”, relató la mujer.

“Después lo amenazaron diciéndole ‘Ya te voy a esperar afuera’ y cuando salieron en el auto, estaba esta bandita mirando todo. O sea, tenían la costumbre hace mucho”, agregó.

Agustina conoce a los hermanos Ciro, Lucas y Luciano Pertossi de su escuela. Y dijo que “pegan por pegar” aunque ellos ponen la excusa de que lo hacen por “defender a la familia”.

El viernes una gran cantidad de vecinos de Zárate marchó para pedir justicia por Fernando Báez Sosa. (Foto Emmanuel Fernández)

El viernes una gran cantidad de vecinos de Zárate marchó para pedir justicia por Fernando Báez Sosa. (Foto Emmanuel Fernández)

“Eso no es así. Te los cruzás en la calle y ya quieren buscar bardo. Hace muchos años es así, siempre pasó. Se sabe que son violentos”, comentó la chica.

“Siempre fueron jodidos los tres Pertossi y se metían en problemas. El año pasado, en noviembre, circulaba un video en el que Lucas le pegaba a un chico”, dijo otro vecino durante la marcha que se hizo este viernes en Zárate para pedir justicia por Fernando. “Cada vez que hay peleas en un boliche hay un Pertossi involucrado”, cerró.

En esta ciudad a nadie le sorprende que este grupo de rugbiers “haya terminado así”. Tampoco que las causas por las golpizas anteriores hayan quedado en la nada. “Muchos casos ni siquiera se denunciaban por miedo”, dijo un conocido de una víctima de las golpizas. El miedo no es sólo por las relaciones de poder de algunas familias -Thomsen es hijo de Rosalía Zárate, que renunció como secretaria de Obras Públicas-, sino por los antecedentes del entorno de uno de los acusados, con antecedentes penales por robo y homicidio.

"Tenemos miedo de abrir la boca y que nos vengan a buscar. Los acusados están detenidos, pero en Zárate siguen estando sus familias", dijo un vecino, en sintonía con las denuncias por amenazas que esta semana hicieron algunos amigos de Pablo Ventura, el joven remero al que incriminaron los acusados.

Hasta ahora los rugbiers mantienen un pacto de silencio que podría romperse en las próximas horas cuando finalicen las ruedas de reconocimiento, las declaraciones testimoniales y las pericias, y se defina la imputación de cada uno. Lo llamativo es que los diez tienen un mismo equipo de defensores integrado por los abogados Hugo Tomei y Horacio Henricot. Este último, a la vez, es el abogado del intendente de Zárate, Osvaldo Raúl Cáffaro.

Colaboró: Agustín Cassano

AS