Las claves del juicio contra un millonario por el crimen del hermano del periodista Eduardo Feinmann

Policiales
Lectura

El martes se conocerá el veredicto. El único acusado es el empresario Gastón Berganza. 

 

¿Un caso de defensa propia o un asesinato? Eso es lo que dirimirá el tribunal de San Isidro que desde el lunes juzga a Gastón Berganza (36) por el crimen de Diego Feinmann (33) y el intento de homicidio del taxista que llevó al medio hermano del periodista Eduardo Feinmann hasta la puerta de un restorán de Pilar la noche del 20 de noviembre de 2015.

Son varias las claves que deberá tener el cuenta el Tribunal Oral en lo Criminal N°5 de San Isidro en este debate y la mayoría versarán sobre un tema crucial: ¿sabía Berganza a quién le disparaba?

Los hechos: Feinmann (33) murió de tres disparos a metros del restorán Fettucine Mario donde su ex María Laura Alayón, su obsesión, estaba cenando con Berganza, su pareja de entonces, su suegra y su hija.

Lo fue a buscar porque quería romper la relación, no toleraba verla con otro. Fue justamente el empresario quien disparó desde el interior de su BMW cuando el medio hermano del periodista se bajó de un taxi y lo increpó. También baleó el taxi y no mató al chofer de milagro.

Para la defensa, Berganza se defendió de lo que creyó un robo y no vio a quién le disparaba, pero además considera que su cliente fue emboscado con un plan diseñado con una semana de antelación entre Feinmann, el amigo que lo acompañó y el taxista.

Las dos personas que estaban con la víctima la noche del homicidio declararon y admitieron que una semana antes a uno le pidió que lo acompañara, y al otro que lo llevara.

El amigo Vadim Lapenkov dijo que fueron porque Feinamnn quería mostrarle al empresario que Alayón salía con los dos al mismo tiempo. Además, señaló que previamente se habían insultado por teléfono y que estaba seguro que Berganza había visto fotos. El taxista, en tanto, relató que estaba trabajando y ni se bajó del coche.

Los abogados de la mamá de Feinmann, Antonia Ortiz Medina, sostienen que el empresario actuó con alevosía: que conocía a la víctima y que disparó pese a que sabía que estaba desarmado.

Le agregan así un agravante a la imputación que hizo la fiscal María Inés Domínguez: siempre sostuvo que el empresario tiró a matar, que conocía a quién tenía enfrente y que huyó de las escena para armarse una coartada que incluye un intento de robo donde el agresor les arrojó gas pimienta.

Por eso, la fiscal Domínguez hace hincapié en el interrogatorio de los testigos sobre la visibilidad que había esa noche (hasta el momento todos coinciden que se veía bien), clave para determinar si el empresario reconoció a la víctima.

En ese punto, Lapenkov declaró que Feinmann increpó a Berganza y a las mujeres cuando aún no habían entrado al BMW. “Le gritó 'acá estoy', ellos apuraron el paso y entraron al coche”, narró el amigo de la víctima.

También, la fiscal indaga sobre el estado de las mujeres que acompañaban a Berganza para constatar si realmente entró gas pimienta al habitáculo del BMW: ninguno de los testigos notó signos de esa afección por ahora.

Otro punto clave es la posición en que quedaron el taxi y el auto del empresario segundos antes de la balacera: es que el acusado alegó que le cerraba el paso, mientras que las pericias mostraron lo contrario. Por ello, cada uno de los testigos tuvo que marcar en un croquis del lugar cómo recuerdan que estaban los autos.

 

fuente clarín

autor Maria Laura Balonga

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS