Diez penitenciarios sancionados por la fuga del preso que se sacó una selfie con un policía en un patrullero

Policiales
Lectura

El escándalo de la selfie en el patrullero fue sólo el comienzo. La fuga de Brian Exequiel Díaz Crespín desató una tormenta en los sistemas de seguridad de Mendoza.

Diez

agentes del Complejo Penitenciario Boulogne Sur Mer, entre ellos dos jefes, son investigados por la Inspección General de Seguridad (IGS) para determinar si colaboraron con la huida o si algunos de ellos estaban durmiendo la madrugada que el preso de 23 años se escapó y se llevó tres pistolas.

La polémica selfie del policía y el preso recapturado, en un patrullero, en Mendoza.

La polémica selfie del policía y el preso recapturado, en un patrullero, en Mendoza.

Díaz Crespín se escapó la madrugada del viernes pasado y fue recapturado el sábado por la mañana en un operativo realizado en el departamento Maipú, Gran Mendoza, que terminó en escándalo porque un policía que lo custodiaba se sacó una selfie en el patrullero con el delincuente.

En la imagen, que se viralizó, Díaz Crespín aparece sonriendo y esposado. Ese efectivo también será sancionado. "Vamos a iniciar el sumario para investigarlo por la posible inconducta. No se debe sacar un selfie con una persona aprehendida, no está dentro de sus funciones que es custodiarlo a los fines de contribuir a la seguridad", indicó Marcelo Puertas, titular de la IGS.

"Es una falta grave y le puede corresponder una suspensión de entre 20 y 60 días", explicó el funcionario en declaraciones a medios locales.

Pero más grave es la situación de los penitenciarios que debían custodiar el sector de Admisión donde estaba transitoriamente el preso. La IGS solicitó el pase a situación pasiva de los diez efectivos, por lo que estarán suspendidos y cobrarán menos de la mitad de su sueldo mientras dure la investigación.

Brian Exequiel Díaz Crespín antes de escaparse el penal de Boulogne Sur Mer de Mendoza.

Brian Exequiel Díaz Crespín antes de escaparse el penal de Boulogne Sur Mer de Mendoza.

"Estamos investigando si hubo algún acuerdo para facilitar el escape", señaló Puertas a radio Mdz. El titular de la IGS reconoció que hay indicios de negligencia por parte de los agentes. En este sentido, agregó: "Las personas responsables de la vigilancia no estaban presentes o estaban haciendo otras cosas".

La próxima semana comenzarán a tomar declaración a los dos jefes y a los ocho penitenciarios sospechados para avanzar con la investigación administrativa y confirmar alguna de las dos hipótesis que las autoridades manejan actualmente sobre de la fuga: negligencia o connivencia.

Tres años y medio preso

Díaz Crespín cumplía una condena de cinco años de prisión por un robo agravado, que se extendía hasta marzo de 2020. Llevaba 3 años y 6 meses de encierro, y trascendió que estaba en fase de confianza. Incluso, había pedido el beneficio de la libertad condicional.

Pero el viernes por la madrugada decidió adelantar su salida de la cárcel. Para lograrlo, atravesó tres sectores del complejo penitenciario sin ser descubierto en ningún momento. Primero, rompió un candado de la celda del sector de Admisión, en el interior de la cárcel. Luego, según publica Diario El Sol, pasó por el patio y, desde allí, ingresó al área de Traslado, donde estaban tres agentes que, presuntamente, dormían.

El penal de Boulogne Sur Mer es el más antiguo de la provincia de Mendoza. (Archivo)

El penal de Boulogne Sur Mer es el más antiguo de la provincia de Mendoza. (Archivo)

Díaz Crespín aprovechó esa situación para robar tres pistolas reglamentarias, cargadores, un celular, una mochila y un uniforme con el que se vistió para salir por una puerta "que debería estar cerrada", informó Puertas.

"Los que estaban en las torres tampoco cumplieron con la vigilancia. Todos estos efectivos involucrados en el recorrido que hizo el preso para fugarse serán sancionados", advirtió el titular de la IGS.

Algunas horas después, cuando realizaron un conteo de internos, las autoridades del penal se dieron cuenta de la fuga. Inmediatamente, comenzó a trabajar la Unidad de Búsqueda de Prófugos, de la Dirección de Investigaciones.

La libertad del delincuente duró poco porque el sábado a primera hora fue detenido por la Policía, luego de que un llamado a la Comisaría 29° advirtiera sobre la presencia de un sujeto que vestía gorro negro, campera y pantalón de jean, y que recorría las calles mostrando ciertas actitudes sospechosas.

Los investigadores aseguran que Díaz Crespín se preparaba para cometer otro delito cuando llegaron los efectivos. Hubo un breve intercambio de disparos y el prófugo más buscado en la provincia finalmente fue detenido.

En su poder tenía un arma calibre .9 milímetros y se investiga qué pasó con las otras dos que se llevó en su fuga. Tras el arresto, la historia sumó otro capítulo insólito con la selfie junto a un efectivo en un móvil policial. Ah, en el medio, también tuvo tiempo de teñirse el pelo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.