Cae una mujer policía por integrar una banda que desarmaba autos en el depósito de una comisaría

Policiales
Lectura

La banda se destacaba por su organización y contaba con una pieza clave: una de sus integrantes era oficial de la Policía Bonaerense. Así podían robar autos, cortarlos y luego vender

los repuestos sin ser descubiertos. De hecho, usaban de taller un depósito policial en Lanús.

Tras once meses de investigación y 25 allanamientos en el sur del Conurbano, 17 personas fueron detenidas acusadas de integrar una "asociación ilícita" que giraba en torno a los desarmaderos clandestinos. Además se secuestraron 3850 autopartes ilegales, 10 autos, motos, cocaína y marihuana, según informaron fuentes del caso a Clarín.

Desde el inicio se supo que no se trataba de un caso más de autos cortados. Por la complejidad de la banda, y al descubrirse que la mujer policía estaba implicada, el fiscal Diego Benedetto, a cargo de la UFI N° 12 de Lomas de Zamora, solicitó la intervención de una fuerza federal.

La banda operaba en Lanús, Lomas de Zamora, Quilmes, Almirante Brown y Avellaneda.

La banda operaba en Lanús, Lomas de Zamora, Quilmes, Almirante Brown y Avellaneda.

Una oficial inspectora de la comisaría 8° de Lanús, ahora detenida, resultó ser la gran articuladora de la banda por su "doble función". En paralelo a su rol de policía, se dedicaba a la venta de las autopartes ilegales. Pero también era la que permitía que otros miembros entraran al depósito de esa dependencia para cortar los autos.

De paso, permitía desarmar las motos secuestradas en operativos para sacarles los repuestos, según agregó un vocero de la investigación a Clarín.

Pero su función no terminaba allí. La oficial también "intervenía" si la banda tenía "algún problema", pasando información sobre investigaciones y revelando el despliegue policial, cuestiones a la que accedía por su puesto en la comisaría.

La investigación demandó 11 meses y se inició por una denuncia anónima al Ministerio de Seguridad de la Nación.

La investigación demandó 11 meses y se inició por una denuncia anónima al Ministerio de Seguridad de la Nación.

El caso se descubrió gracias a un llamado anónimo a la línea de denuncias del Ministerio de Seguridad de la Nación en agosto del año pasado, que derivó el expediente a la Justicia de Lomas de Zamora.

La investigación se extendió durante 11 meses en los que fueron intervenidas 19 líneas de teléfono. Así se pudo determinar que la banda operaba en varios partidos del sur del Conurbano.

La organización se dividía en tres áreas. Por un lado, siete delincuentes se dedicaban a robar autos a mano armada en Lanús, Lomas de Zamora, Quilmes, Avellaneda y Almirante Brown.

Luego, los ladrones les llevaban esos coches a los reducidores, que los cortaban para venderlos. En esta etapa, la conexión con la Policía era fundamental. Los investigadores descubrieron que varios autos eran desguazados en depósitos judiciales de la comisaría 8° de Lanús. Los repuestos después los escondían en sus casas hasta que se vendían.

La oficial de la Bonaerense detenida permitía que la banda ingresara a los depósitos judiciales de la comisaría 8° de Lanús para llevarse partes de motos secuestradas.

La oficial de la Bonaerense detenida permitía que la banda ingresara a los depósitos judiciales de la comisaría 8° de Lanús para llevarse partes de motos secuestradas.

Otros cinco sospechosos, entre ellos la oficial inspectora de la Bonaerense detenida, tenían la misión de ubicar las autopartes en distintos comercios de zona sur.

Con toda la información recopilada, el martes se hicieron los 25 allanamientos ordenados por el fiscal Benedetto. Los llevó adelante la Delegación Inteligencia Criminal de Prefectura.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.