Drogas, autos desguazados y tiros en La Rana, el barrio que tiene en vilo a Villa Ballester

Policiales
Lectura

Los chicos caminan junto a sus madres y las ayudan a cargar con las bolsas de las compras. Para otro lado va un grupo de pibes que se prepara para ir

a jugar un torneo de fútbol por plata a otro barrio. Se cruzan con un vecino que va en moto y sin casco con el uniforme de trabajo puesto. Todos se saludan.

En la esquina de Joaquín V. González y Bahía Blanca suena la cumbia a todo volumen. Esta es una de las entradas "más tranquilas" a villa La Rana, que históricamente fue señalada como peligrosa y ahora volvió a estar en boca de todos la semana pasada por dos asaltos brutales en San Martín: en uno balearon a Alma, una nena de 4 años, y un día después, en Villa Ballester, motochorros asesinaron a la piloto de karting Zaira Rodríguez (21). Los detenidos por los dos casos son de La Rana.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir

"Da bronca que pasen estas cosas porque es un barrio de trabajadores", dice a Clarín S., como prefiere identificarse, un vecino que nació en La Rana y ahora vive a una cuadra. "Es mentira que son todos delincuentes acá. Mirá la gente, el movimiento que hay, todos van a trabajar, a hacer los mandados y no hay problemas", señala.

La Rana queda dentro del perímetro de Bahía Blanca, Entre Ríos, Mendoza y Agustín Álvarez, en el límite de las localidades de San Andrés y Villa Ballester, en San Martín. Con casi todas su calles asfaltadas, iluminación y cámaras de seguridad, está integrada al entramado urbano pero tiene su propio ritmo. Los vecinos se conocen todos y se dan cuenta muy fácil cuando alguien de "afuera" anda por aquí. Algo que es común, ya que las calles que cruzan el barrio conducen a varias avenidas que a la vez conectan con otros distritos.

Un pasillo de la villa, en uno de los puntos más peligrosos del barrio. (MARIO SAYES)

Un pasillo de la villa, en uno de los puntos más peligrosos del barrio. (MARIO SAYES)

En la zona norte del Conurbano, la mala fama de La Rana viene de hace años, cuando funcionaba de escondite para delincuentes pesados, como Luis "El Gordo" Valor y su "Superbanda" o "El Loco de la Ametralladora".

"Ahora no hay bandas con nombre, o una que domine el barrio", dice a Clarín un jefe policial de la zona. "Los que hay son ladrones de poca monta, que roban en los alrededores", agrega. "La lógica que se ve en estos hechos es la misma que se encuentra en los que son cometidos por menores", dice un investigador judicial y se refiere a que una característica de los adolescentes que salen a robar es que lo hacen a pocos metros de sus casas.

La visión de los vecinos es parecida. Aunque también la relacionan con el narcomenudeo y la "falta de códigos". "Hay pibes que quedaron en la calle, que no estudian ni trabajan, los padres tampoco están en todo el día porque trabajan y se hacen 'soldaditos' de los narcos o por tener 4 o 5 lucas para una campera o gastar en el boliche van y te roban", cuenta S.. "Los hechos que pasaron son parte de causalidades por la falta del Estado en todas sus formas. Acá no hace falta más Policía, si no más Estado y que los chicos tengan contención", dice.

María vivió 50 años en La Rana y el año pasado pudo acceder a un crédito para comprarse un departamento. Dice que se mudó sobre todo para cuidar a su hija de 16 años. "Se volvió peligroso en el último tiempo. De noche se escuchan tiros, ves como entran autos robados o hasta personas. Hay muchísima gente trabajadora pero también mucha droga", cuenta la mujer. "Es difícil conseguir trabajo si decís que sos de la villa. Yo para buscar me cambié el domicilio. Ahora mi otra hija va a la facultad. Luchando se puede salir", dice.

La urbanización de La Rana es una de las principales diferencias que presenta con respecto a otras villas del Conurbano. Pero aseguran que esa característica es aprovechada por ladrones, como los que balearon el auto en el que iba Alma el viernes 9 de noviembre. Esa tarde, Gimena Gularte (34) manejaba por San Martín cuando la aplicación de GPS de su celular la hizo desviar por un choque. Así llegó a Bahía Blanca y Bermejo, donde la asaltaron. La mujer aceleró y uno de los ladrones disparó. La bala ingresó por la ventanilla trasera e impactó en las costillas de la nena, que quedó internada en estado delicado.

"Para el GPS Bahía Blanca corre como una avenida. Muchos desembocan acá y cuando llegan a Bermejo o Entre Ríos los cruzan con un arma y les sacan todo", dice un remisero de la zona. La cuadra por la que pasó Gimena con su Renault Clio es apuntada como la "más peligrosa". Los choferes de Uber -que siempre llevan plata en efectivo- también son un blanco. "Los piden por la aplicación y por la pantalla del celular ven por dónde va el auto. Cuando pasan por acá los asaltan", cuenta el conductor.

Julio César Tevez (23), uno de los detenidos por el ataque vive a la vuelta de ese lugar, sobre María Silva. Y casualmente es vecino de Pablo Daniel Murray (23), que cayó preso por el crimen de Zaira, un día después. El hermano de Murray, Gastón (21), está prófugo por ese mismo asalto.

Los Murray son conocidos pero no están bien vistos en el barrio. Todos saben que Daniel "El Japonés" Murray (50), padre de los dos ladrones acusados de matar a Zaira, estuvo preso por una causa por drogas. "El Japonés" dice que fue "una cama". En La Rana no le cree casi nadie. Murray padre también fue militante kirchnerista e integró la barrabrava de Chacarita. "Tuvo aspiraciones de ser candidato a concejal, pero la verdad es que en la política nadie sabe quién es", dice un dirigente peronista de San Martín.

Luego de los hechos de inseguridad y la movilización vecinal, reforzaron la seguridad en la zona. (MARIO SAYES)

Luego de los hechos de inseguridad y la movilización vecinal, reforzaron la seguridad en la zona. (MARIO SAYES)

Sus hijos arrancaron su carrera delictiva de temprano. Pablo Murray (23), el detenido por el crimen de Zaira, tiene antecedentes por robo, infracción a la ley de drogas y tenencia de arma. "También tuvo entradas en la comisaría cuando era menor y no era imputable", dijo un investigador judicial. A Murray también lo señalan como integrante de "Los Renacuajos", una banda que cometía entraderas en Vicente López y que en 2014 fue diezmada con la detención de tres miembros en La Rana.

Gastón Murray (26), el prófugo por el crimen de Zaira, es el dueño de la moto que usaron para asaltar a la piloto de karting y su novio y también tiene antecedentes por robo agravado. A él lo señalan como el que aparece en un video en YouTube intentando romper una cámara de seguridad municipal, hace algunos años.

En la marcha de este martes en Villa Ballester, en reclamo de más seguridad, varios vecinos manifestaron que "La Rana se descontroló". En la villa lo que dicen es que siempre fue un lugar que sirvió de escondite y ahora la usan de base motochorrosy delincuentes que abandonan autos después de raid delictivos que terminan en la madrugada. Los "esqueletos" de esos coches, algunos nuevos, son parte de una postal que se repite en las calles del barrio.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.