Por qué hay más homicidios los fines de semana

Policiales
Lectura

Durante 2017 en Capital Federal hubo 144 homicidios dolosos entre venganzas, femicidios y robos violentos. Fueron algunos menos que el año anterior, pero ese no es el punto de esta nota.

El detalle curioso es que 60 de esas muertes violentas (42%) ocurrieron entre sábado y domingo.

Hasta ahí la información objetiva difundida el pasado 12 de noviembre por el Centro de Investigaciones del Consejo de la Magistratura de la Nación.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir

La pregunta es por qué pasa esto. Y la respuesta no tiene nada de mágica ni se relaciona con misterios del zodíaco. De hecho, éste es un fenómeno constante y no sólo en la Argentina sino también en el mundo.

Ejemplos: en Uruguay, en 2016, hubo 265 homicidios dolosos y el 36 % de ellos ocurrió el fin de semana; en Cali (Colombia) durante los 52 domingos del 2014 fueron asesinadas 322 personas. Este día, el promedio de muertes violentas se duplicó.

"Los homicidios constantemente se incrementan en los fines de semana, no importa la región. Ocurre en Sudamérica, en África, en Europa o en Estados Unidos", confirmó a Clarín Agustín Ibáñez, director del Instituto de Neurociencia Cognitiva y Traslacional (INECO-Favaloro-CONICET).

Para Ibáñez, profesor en la Universidad de San Francisco (California), hay varios factores que explican estos números: "El consumo de alcohol (y en menor frecuencia, las drogas), que tienden a incrementarse durante el fin de semana, sería un factor crítico en el incremento de homicidios. Otros factores menos estudiados, como la disminución del control interno o externo que ocurre durante los sábados y domingos, podrían ser también relevantes".

En síntesis: "Durante el fin de semana las personas están más desinhibidas, con menos control interno y externo, y ello podría exponerlos más al incremento de homicidios".

Para Mariano Ciafardini, abogado, doctor en Ciencias Sociales, la incidencia del día de la semana, e incluso las razones estacionales (el calor suele aumentar el número de homicidios) son elementos que sólo se pueden tener en cuenta cruzados con otros factores sociales.

"Detrás de un número hay un montón de cosas que deben ser analizadas. Si decimos que hay más homicidios los fines de semana también tenemos que tener el cuenta que esos días seguramente se incrementan las ventas de drogas y que las drogas suelen referirse a enfrentamientos por el territorio", explicó Ciafardini, quien durante 20 años fue Director de Política Criminal del Ministerio de Justicia de la Nación.

De hecho, en las mismas estadísticas de la Corte hay algunos elementos que apuntan en esta dirección. Según los números de CABA del 2017 las villas 1-11-14 del Bajo Flores y las 31 y 31 bis (Retiro) -históricos lugares de enfrentamiento narco por territorio- "aglutinan los mayores porcentajes de victimas en comparación con otros barrios de emergencia".

Además el 14% de los homicidios involucró claramente el uso de "drogas".

Por otro lado, la venganzas y ajustes de cuentas -y no los robos como podrá pensarse y representan el 17%- fueron en 2017 el principal móvil de los crímenes: el 32%, una cifra que aumenta al 50% los fines de semana.

El número, a su vez, se relaciona con el hecho de que en el 64% de los casos víctimas y victimarios se conocían.

Esta también es una tendencia que se consolidó en los últimos años y que puede explicarse teniendo en cuenta que los fines de semana la gente se cruza más en el barrio.

La clave de entender

Los números sirven para hacer un diagnóstico pero para Mariano Ciafardini la política de prevención debe basarse en estudios más amplios y sostenidos en el tiempo y más profundos. "Que tengan en cuenta factores como la exclusión, el desempleo, la falta de acceso a la educación. Y este tipo de trabajo nunca se hizo", aclaró.

"El país no tiene una política de prevención que vaya más allá de poner mas policías en las calles. No quieren hacer programas a largo plazo porque la gente ve los patrulleros en la calle, y no los programas", concluyó Ciafardini.

Las estadísticas están ahí y muestran fenómenos que pueden ser tenidos en cuenta, si se analizan en profundidad. Un ejemplo es cómo diversos científicos, sociólogos y psicólogos del mundo han estudiado la manera en que el calor incide en la violencia, que parece crece de manera directamente proporcional al aumento de la temperatura.

En relación a esto, desde la ciencia, Ibáñez sostiene que el fenómeno es menos claro: "En principio se dice que a mayor temperatura, mayor actividad y, en consecuencia, más accidentes, más confrontaciones, menos control de la conducta. Pero el patrón de estaciones es menos sistemático".

Algunos ejemplos de que nada es tan sencillo: "En Polonia, el invierno presenta la mayor cantidad de homicidios. En algunas regiones de Europa el patrón parece acrecentarse en primavera (especialmente en población adolescente). El Italia, aparece un patrón más binomial (con el verano y el invierno presentando la máxima frecuencia). En Japón, aunque el máximo pico de homicidios se experimenta en verano, ciertos tipos de homicidios específicos, como el estrangulamiento de menores, parecen ocurrir más en invierno", cerró Ibáñez.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.