"La cuadra de la muerte": el rincón de Rosario que suma cuatro crímenes en menos de un año

Policiales
Lectura

A Ismael Guzmán lo ejecutaron con múltiples disparos. Al menos dos sicarios que se movilizaban en un auto atentaron anoche contra el joven de 27 años. Un amigo que estaba junto

a él, en la puerta de un quiosco del barrio Tablada, salvó su vida de milagro. En el lugar se recogieron catorce vainas calibre 9 milímetros y cinco plomos, lo que exhibe la ferocidad del ataque.

El asesinato, en la zona sur de Rosario, podría ser uno más de los que castigan en especial a los barrios periféricos de la ciudad. Pero hay un elemento que los investigadores observan con especial atención: el crimen ocurrió en Alem al 4000, la misma cuadra donde desde hace años se repiten ataques, heridos y muertes. La mayoría vinculados con disputas narco.

Los vecinos tienen miedo. Hablan poco, pero aceptan que las cosas cambiaron en los últimos años en esa zona. Dicen que a la mayoría de habitantes históricos se sumaron caras nuevas, movimientos extraños y peleas que cada tanto convierten a esa cuadra en un infierno. El comercio de droga cambió toda la fisonomía del lugar.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Sólo entre marzo del año pasado y el episodio de anoche ocurrieron en el mismo sitio cuatro homicidios. Otras dos personas sufrieron heridas graves tras ataques a balazos. Son ochos los crímenes en la cuadra de Alem al 4000 si se tienen en cuenta otros cuatro casos ocurridos en 2012, 2014, 2015 y 2017.

Un búnker en el que se venden drogas y que funciona en el fondo de un pasillo es señalado como el punto de conflicto. El lugar fue manejado por un pesado del delito --Juan "Carancho" Flores-- que hace un tiempo decidió marcharse a Villa Gobernador Gálvez, en el sur del Gran Rosario. Flores no logró sin embargo escapar de los peligros del negocio del que participaba: en abril pasado lo mataron a balazos en la vecina localidad.

La zona donde se repiten las muertes, en el sur de Rosario, es epicentro de antiguas disputas entre bandas delictivas. Algunas tuvieron como protagonistas a miembros de los clanes familiares Camino y Funes, que mantienen una cruenta pelea desde hace varios años y que recrudeció a principios de 2018.

Guzmán, la víctima del miércoles a la noche, corrió la misma suerte que Ramón Larrosa (45), Pedro Bernay (30) y Darío Leguizamón (38), los tres asesinados a balazos en dos episodios ocurridos en mayo y octubre pasado. En abril de 2018 un sobrino de "Carancho" fue herido a balazos y un joven de 14 años salvó su vida de milagro en el mismo ataque en el que mataron a Leguizamón.

Los episodios en la cuadra atraviesan la pelea entre narcos y tienen como víctimas también a vecinos ajenos a esa disputa. Julia Guzmán, de 32 años, cayó desplomada en la puerta de su casa tras recibir un disparo en la nuca, en marzo de 2017.

La mujer vivía junto al pasillo en el que se vende drogas y quedó en medio de un tiroteo entre un hombre que salía de ese lugar y otros dos que se movilizaban en moto. A otro joven, Carlos Rodríguez (21), lo mataron después de que intentara comprar droga con un billete de cien pesos que era falso.