Lino Villar Cataldo, de salvar vidas a matar a un ladrón: "No soy un justiciero"

Policiales
Lectura

Lino Villar Cataldo nació en Paraguay hace 64 años. Se radicó en la Argentina en 1969, terminó el secundario y empezó a estudiar Medicina en La Plata, carrera que finalmente terminaría

en la Universidad de Buenos Aires (UBA), en 1979. Padre de cuatro hijos y abuelo de dos nietos, este cirujano general afrontará desde el lunes un juicio en su contra, con un jurado popular, por matar de cuatro balazos a Ricardo "Nunu" Krabler (24), un ladrón con antecedentes.

El 26 de agosto de 2016, el delincuente lo asaltó con un pistolón calibre 16, sin balas, cuando Villar Cataldo salía de su consultorio de Ombú 6865, en San Martín, en su Toyota Corolla modelo 2015, que le había repuesto su compañía de seguros por un robo sufrido dos meses antes.

El consultorio del médico Lino Villar Cataldo, en Loma Hermosa. Allí mató al asaltante que quiso robarle su auto. MARIO SAYES

El consultorio del médico Lino Villar Cataldo, en Loma Hermosa. Allí mató al asaltante que quiso robarle su auto. MARIO SAYES

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

-¿Qué espera para el juicio que arranca este lunes?

-Lo estoy esperando con mucha ansiedad, porque al ser juzgado por un jurado popular y no por jueces, eso me da mucho más esperanza en que se haga justicia y yo quede libre, absuelto, por este hecho.

-¿Qué cambió en su vida desde el día del asalto?

-Cambió absolutamente todo, desde el punto de vista personal, desde el punto de vista profesional, desde el punto de vista familiar. Ya nada es igual. Vivo permanentemente con angustia, por mí y por mis hijos, por mi familia, porque a ellos también los veo que están constantemente preocupados sobre qué puede llegar a pasar con su padre. Ni ellos ni yo estamos preparados para pasar por esta circunstancia, por hechos que nunca busqué. Yo me preparé toda la vida para otra cosa, estudié para médico con muchísimo sacrificio y justamente elegí esta carrera porque siento la necesidad de ayudar al prójimo. Mis hijos están criados de la misma manera. Entonces distinguimos muy bien en la familia lo que es el bien y lo que es el mal.

Lino Villar Cataldo.

Lino Villar Cataldo.

-¿Se arrepiente de haber actuado así?

-Es muy difícil hablar de arrepentimiento, porque primero hay que ver qué se entiende por arrepentimiento. A mí lo que me causa es un enorme dolor, una profunda tristeza. Vivir angustiado permanentemente por el hecho que ha ocurrido, por algo que yo no busqué nunca. Yo jamás quise ni pensé matar a ninguna persona. Sí mi atacante vino a agredirme sin miramientos. Fue terrible la acción. No fue como los otros múltiples asaltos que sufrí, sino que esto fue muy especial. Hubo un ensañamiento hacia mi persona que hasta ese momento nunca había ocurrido. Entonces la circunstancia fue totalmente diferente y lo que yo sentí es que esta persona me iba a quitar la vida, que esta persona me iba a matar.

Ricardo "Nunu" Krabler (24), el ladrón que murió baleado por el médico Lino Villar Cataldo.

Ricardo "Nunu" Krabler (24), el ladrón que murió baleado por el médico Lino Villar Cataldo.

-¿Y qué siente cuando un sector de la población dice que usted es un justiciero?

-También se habla de eso, de justicia por mano propia. La justicia por mano propia es un asesinato común. Lo de justiciero no existe. La ley, la Constitución, el Código Penal en la Argentina, contempla justamente la legítima defensa. La legítima defensa es el derecho que tiene la persona de defenderse ante una muerte inminente. Yo estuve en ese momento ante una muerte inminente.

-O sea que no le gusta que lo llamen así.

-No me considero un justiciero, no soy un justiciero. Yo nunca salí con el arma a la calle a lastimar, a golpear, a asaltar ni a matar a nadie. Lo que hice es lo que está contemplado la ley, que se llama legítima defensa. Simplemente lo que hice fue lograr que no me matara. Entonces eso no es justicia por mano propia, eso se llama legítima defensa.

Distinta fue la visión de la fiscal que instruyó la causa, Diana Mayko, quien consideró que se trató de un “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”, delito que contempla penas entre 10 y 25 años de cárcel.

Según el expediente, Villar Cataldo “decidió disparar contra Krabler ya no estaba en riesgo su vida, sino sólo el derecho de propiedad que tenía respecto de un automóvil asegurado”. Para los investigadores, las pericias mostraron contradicciones en el relato del médico.

-¿Por qué la fiscal del caso evaluó que su vida no estaba en juego y no le cree cuando usted declara que el arma la tenía escondida en el cantero?

-Nosotros tenemos múltiples ejemplos de cómo ha actuado la Justicia, y dentro de la Justicia existe una gran parte de fiscales y jueces que son abolicionistas, que dicen que los delincuentes que hacen daño al semejante es por culpa nuestra. Entonces siempre sale y defiende al delincuente, porque este delincuente que me atacó a mí estuvo cuatro años preso en Olmos. Un homicida ¿cómo va a estar cuatro años preso? Esa persona a mí me atacó porque esa misma Justicia que tendría que haber actuado como corresponde y dejar a ese hombre en el lugar donde tenía que estar, estaba en la calle, y entonces ¿quién es el causante de todo esto? La propia Justicia, que lo dejó para que siguiera haciendo sus fechorías.

-¿Cree que un antecedente como el del carnicero Daniel Oyarzún, que fue absuelto por un jurado popular, lo puede favorecer?

-Toda la gente con la que hablo está con mucho miedo y cansancio de tanta inseguridad. Por ejemplo cuando me retiro un poco de Buenos Aires, unos kilómetros, gente que recién me conoce me dice: 'doctor véngase para este lado, deje Buenos Aires, porque cuando entra o sale de su casa no sabe si lo pueden herir o matar'. Esa misma gente que sufre tanto o más que yo es la que me va a juzgar y la que va a decidir si yo soy culpable o no culpable.

-Si tuviera posibilidad de hablar con la familia del ladrón muerto, ¿qué le diría?

-La familia del delincuente siempre actuó de la misma manera, hace muchos años que trabajo en la zona y conozco muchísima gente, mis pacientes, que viven en esa zona, y me dicen: 'doctor, esta familia es siempre igual, el abuelo robaba caballos cuando todavía no entraban en este barrio los autos, porque era calle de tierra'. Y siempre fue así. Gente mayor, anciana, cuando va a mi consultorio, me dice: 'doctor, usted sabe que ese me asaltó, ese me golpeó, asaltó a mi nieto, asaltó a mi hijo'. Es muy difícil darle una explicación a esa familia. La madre dijo: 'el médico lo mató como un perro, siendo que mi hijo lo único que quería era su auto para seguir haciendo su trabajo'. ¿Cuál era el trabajo de él? El mío es el de médico, y su trabajo, ¿cuál era?

-¿Qué imagen le quedó grabada de aquel día?

-Duermo, me acuesto, me levanto, me despierto a la madrugada y lo único que veo es el cañón del arma de esta persona que me estaba apuntando, y yo pensaba que en ese momento me iba a matar. Nunca podría haber sabido si tenía o no balas. Esa es la imagen que me quedó grabada y no me la puedo sacar a pesar del tratamiento psicológico y psiquiátrico que hago. Estoy medicado desde el momento en que pasó todo, sufro de arritmia, tengo embargados mis bienes y perdí el 70 por ciento de mi trabajo.

El pistolón calibre 16, sin balas, que portaba Ricardo "Nunu" Krabler (24):

El pistolón calibre 16, sin balas, que portaba Ricardo "Nunu" Krabler (24):

-¿Qué pasaría si el jurado lo declara culpable?

-Si me declaran culpable sería una gran injusticia, porque yo nunca le he mentido a la sociedad ni a la Justicia. Desde el primer momento que pasó el hecho me puse a disposición. Fui el primero que hizo la llamada al 911 para contarle a la Policía el hecho. Jamás traté de ocultar absolutamente nada, porque lo único que estaba haciendo era defender mi vida. Sería muy injusto que me castiguen por evitar mi muerte.

-¿Confía en la Justicia a pesar de que estuvo preso cinco días y que llega a juicio por homicidio?

-Confío mucho más en el jurado popular, porque esa gente, como nosotros, tiene sentido común, y la otra no.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...