Mató en un robo y le redujeron la condena por ser joven y tener poca educación

Policiales
Lectura

Chubut. Corresponsalía.

Un tribunal de la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, que se completó con dos jueces de otras circunscripciones judiciales, le redujo en dos años la pena a Gustavo Martínez

(23), coautor del "homicidio en ocasión de robo" que tuvo como víctima a Santiago Blanco (41), el 5 de agosto de 2014, durante un asalto a la casa de su familia. Los motivos: ser joven y tener poca educación.

 

A partir del recurso ordinario que presentó la defensora pública, María Cristina Sadino, quien asistió a Martínez, la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, cuya integración se concretó con Daniel Pintos, Alejandro Defranco y Roberto Barrios, hizo lugar parcialmente al recurso.

De esta manera, se le redujo la cantidad de años que pasará en prisión al condenado, quien ya lleva cumplidos 4 años y 8 meses en la cárcel.

 

De los 13 años que le dictaron el 25 de noviembre del año pasado en Sarmiento, durante el segundo juicio de cesura que ordenó realizar el Superior Tribunal de Justicia del Chubut, la Cámara readecuó ese monto y lo clausuró en 11 años.

En su exposición, la defensora pública se refirió a los agravios de la sentencia y cuestionó la doble valoración de los agravantes, como el de la planificación del delito, que ya lo había ubicado como coautor. También, los jueces del tribunal de alzada, al momento de cuantificar la pena, tuvieron en cuenta la juventud del condenado (tenía 18 años al momento del hecho), la falta de antecedentes y su escasa educación.

En primera instancia, el tribunal que se integró con Mariano Nicosia, Jorge Odorisio y Gladys Olavarría, había condenado a Martínez por "tentativa de robo" a cuatro años de prisión.

 

Sin embargo, tras una impugnación extraordinaria que presentó la Fiscalía ante el Superior Tribunal de Justicia de Chubut, el alto cuerpo provincial hizo lugar al recurso y ordenó cambió la calificación jurídica a la de "coautor de homicidio en ocasión de robo" y ordenó hacer un nuevo juicio de cesura, que fue el que se realizó el año pasado en Sarmiento.

El caso

Durante la tarde del 5 de agosto de 2014, Lucas Ávila Maya y Gustavo Martínez, oriundos de Mendoza, ingresaron armados por la parte trasera de la propiedad de la familia Blanco en el barrio Roca, en Comodoro Rivadavia. Allí intimidaron a sus moradores y les exigieron la entrega de dinero.

Según la reconstrucción que desarrolló la Fiscalía, la dueña de casa comenzó a gritar, lo que generó que su marido, Ángel Blanco (82), que estaba en la planta alta, se despertara. El hombre tomó un arma de fuego que guardaba y se dirigió hacia la planta baja.

Al observar que su esposa, de 78 años, y su hijo Santiago estaban siendo intimidados por los agresores, el empresario metalúrgico les gritó. Entonces Martínez y Ávila Maya dispararon al menos en cinco oportunidades en dirección a las víctimas, por lo que Blanco respondió una vez.

Los tiros de los asaltantes impactaron en los tres miembros de la familia, pero quien resultó herido de gravedad fue Santiago Blanco, quien recibió un tiro en su abdomen y falleció horas después.

 

En el intercambio de disparos, Martínez fue alcanzado por un proyectil que impactó en su abdomen, aunque logró huir a bordo de un vehículo. Luego fue abandonado por su cómplice en un centro asistencial y derivado al Hospital Regional, donde permaneció internado en carácter de detenido.

Ávila Maya huyó hacia Mendoza y fue detenido en San Rafael junto a Mariela Martínez, prima de Gustavo, quien terminó absuelta en el juicio. La Fiscalía la había imputado por su participación como conductora del vehículo en la que los asaltantes llegaron hasta la casa de la familia Blanco.

EMJ

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS