El hombre que se cree gato: ¿actuación o locura?

Policiales
Lectura

La defensa del israelí Nicolás Gil Pereg (37), detenido por matar a su madre y a su tía en Mendoza, insiste en retrasar el juicio

oral y presenta apelaciones y nuevos testigos con el objetivo de que la Justicia lo declare inimputable.

Sin embargo, para la Fiscalía Penal no hay dudas de que el hombre que dice ser un gato está actuando con la intención de no llegar a una condena.

Nicolas Gil Pereg (37), el israelí acusado de perpetrar el doble asesinato de su madre y su tía, Pyrhia Saroussy (63) y Lily Pereg (54).

Nicolas Gil Pereg (37), el israelí acusado de perpetrar el doble asesinato de su madre y su tía, Pyrhia Saroussy (63) y Lily Pereg (54).

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“Estamos listo para elevar la causa a juicio oral, si es que no aparecen más oposiciones”, adelantó a Clarín el jefe de los fiscales de Homicidios de Mendoza, Fernando Guzzo.

Si Gil Pereg es condenado por asesinar a dos familiares, podrá ser expulsado a su país de origen, como otros extranjeros que delinquen en Argentina.

x

El hombre está acusado de matar de tres tiros a su tía Lily Pereg (54), y de asesinar a golpes a su madre, Pyrhia Saroussy (63), quienes habían viajado a Mendoza para visitarlo.

Los homicidios ocurrieron en enero pasado y los cuerpos estaban enterrados en la casa del acusado, en Guaymallén. Gil Pereg quiso hacer pasar la desaparición de sus madre y su tía como un caso de inseguridad y mintió durante toda la investigación inicial.

Las hermanas israelíes asesinadas en Mendoza.

Las hermanas israelíes asesinadas en Mendoza.

Muestras de ADN halladas en su remera y en una bolsa de cemento en el patio de casa fueron la punta del ovillo para encontrar los cuerpos, enterrados en una habitación tipo garage.

El hombre convivía con una docena de gatos y perros, a los que tenía en malas condiciones de alimentación y rodeado de basura y excremento. Cuando la Justicia allanó su casa en busca de las mujeres desaparecidas, descubrieron varios cadáveres de gatos disecados cerca de una parrilla.

A escasos metros de donde "posara para la foto" Nicolas Gil Pereg (hijo de una de las víctimas), hallaron los cuerpos de las dos mujeres. Foto Télam

A escasos metros de donde "posara para la foto" Nicolas Gil Pereg (hijo de una de las víctimas), hallaron los cuerpos de las dos mujeres. Foto Télam

Desde el 25 de enero de 2019, el israelí está detenido en el módulo N° 3 de la cárcel de San Felipe, en la capital mendocina. Es un preso inadaptado, no quiere usar el baño y orina y defeca en la celda. No quiere bañarse y pide que le permitan convivir con alguna de sus mascotas, a las que considera "su familia". En las ocasiones en que un guardia quiere acercarse a su celda, el israelí ronronea y maúlla como un gato.

Varios jueces de garantías y apelaciones han tenido que resolver sobre su estado de salud y lo han enviado a controles en el neuropsiquiátrico provincial. Luego de una serie de estudios médicos, la conclusión es que no padece enfermedad y puede continuar en la cárcel.

En la propiedad de Nicolás Gil Pereg fueron encontrados los cuerpos de su madre y su tía. Foto: Gustavo Rogé / Los Andes

En la propiedad de Nicolás Gil Pereg fueron encontrados los cuerpos de su madre y su tía. Foto: Gustavo Rogé / Los Andes

Sin embargo, la actitud hostil del israelí se acrecienta con el encierro. Le ha vuelto a crecer la barba, no acepta cambiarse la remera y en su último encuentro con un juez, a fines de mayo, dijo que si no lo dejan ir a un neuropsiquiátrico iba a suicidarse.

La semana pasada, en una audiencia en donde no estuvo presente Gil Pereg, sus abogados volvieron a pedir una nueva pericia psicológica al juez Sebastián Sarmiento. Sumaron como prueba de la supuesta insania del israelí a la mujer que le vendía el alimento para sus mascotas, que es una de las pocas personas con la que el hombre tenía algún trato.

Pericias tras el hallazago de los cadáveres de las hermanas israelíes en Mendoza. Foto diario Los Andes.

Pericias tras el hallazago de los cadáveres de las hermanas israelíes en Mendoza. Foto diario Los Andes.

Una vez más la fiscal Claudia Ríos, que ha llevado adelante la investigación desde el inicio, se opuso a una nueva pericia. Asegura que el estudio psiquiátrico oficial ya fue claro en determinar que Gil Pereg comprende sus actos y que puede ser sometido a juicio. Ahora el juez Sarmiento pidió un cuarto intermedio y deberá resolver en otra audiencia si accede al pedido de los abogados del israelí.

Otro punto de conflicto entre la defensa y la fiscalía es el dinero que tenía el israelí cuando allanaron su casa. En la causa surge que Gil Pereg era prestamista en dólares y que se dedicaba a crear sociedades anónimas y a venderlas para maniobras financieras.

En su casa, la fiscal Ríos encontró bolsas con dinero: 15.625 dólares, 7 mil pesos y otro monto en billetes de Israel que fueron puestos en custodia.

Hace unas semanas, a pedido del juez Eduardo Marteareana, la plata se ha depositado en plazo fijo en el banco. El juez optó por disponer que los bienes del acusado no pierdan valor para que, en el futuro, pueda pagar los honorarios de sus abogados Maximiliano Legrand, Lautaro Brachetta y Marcos Segovia.

Los abogados del israelí reclaman 850 mil pesos para cubrir los gastos del juicio y sus honorarios. Pero el juez Martearena definió que no pueden usar el dinero hasta que no se determine si Gil Pereg tiene capacidades para manejar y tomar decisiones sobre sus fondos.

"El propio acusado ha pedido que ese dinero se resguarde para pagarle a sus abogados y asegura que aún le faltan 25 mil euros, me pregunto cómo es posible que digan que es una persona que no comprende lo que hace pero, al mismo tiempo, puede dar detalle del dinero y cómo administrarlo", cuestiona el fiscal Guzzo.

EMJ

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS