El cura rockero amigo de "Pity" Álvarez: "Adentro no es una estrella de rock, es simplemente Cristian"

Policiales
Lectura

Un cuadro de los Beatles sobre la imagen de una virgen. Una campera de cuero colgada en el mismo perchero que la sotana negra. Una revista que en su tapa

resalta una foto de Charly García y un disco de Intoxicados pegadito a la Biblia. Es la casa del padre César, el cura que tiene una banda de rock y que toca en las iglesias, el hombre que es el mejor amigo del "Pity" Álvarez, que lo visita en la cárcel de Ezeiza todas las semanas -casi como un rito religioso- y que cuenta cómo vive el músico dentro del penal desde hace casi un año.

César Scicchitano Tagle (55) recuerda con lujo de detalles el momento en que conoció a quien hoy es su "hermano de la vida". Cuenta que fue "El Negro" García López quien los presentó allá por el 2006 a la salida de un show del "Pity".

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

"Nos dimos un abrazo y me dijo: 'No sé si creemos en el mismo Dios, pero para mí Dios es lo que me ilumina'. Yo le respondí que para mí también Dios significa eso. Charlamos un rato y quedamos para juntarnos otro día. Cuando nos volvimos a ver ya sentía que éramos amigos desde siempre", repasa el sacerdote.

En la charla con Clarín, el padre César nunca lo nombrará a Álvarez como "Pity", lo llamará siempre Cristian, porque para él su nombre es el ser humano de verdad, el que conoce en la intimidad. Ese que una vez lo llamó para que lo rescatara de un local de ropa porque los fans no lo dejaban salir. O el día que le pidió si podía quedarse a dormir en su casa y terminaron conviviendo durante un mes. El apodo en cambio, dirá, es otra cosa, son los excesos, las drogas, las malas compañías. Pero nunca lo juzgará. No lo hizo ni lo hace ahora.

El padre César. Foto: Fernando de la Orden

El padre César. Foto: Fernando de la Orden

"Pity" Álvarez (47) está detenido desde el 13 de julio de 2018. Un día después de asesinar de cuatro disparos a Cristian Díaz (36) en la entrada de la torre 12B en Villa Lugano donde el cantante tenía su departamento. Por su adicción a las drogas fue alojado en el pabellón psiquiátrico que la cárcel de Ezeiza tiene en el sector del Programa Integral de Salud Mental Argentino (Prisma).

El cura es -junto a la mamá de "Pity", Cristina Congiú, su ex pareja y su hija de 6 años- quien lo visita todas las semanas, sin falta. Se sube a su auto y viaja de Floresta hasta el penal para poder charlar con su amigo. ¿Cómo lo ve? ¿De qué hablan? ¿Cómo pasa sus días?

El padre César y su banda de rock. Foto: Fernando de la Orden

El padre César y su banda de rock. Foto: Fernando de la Orden

Lo veo tranquilo, de a poco siento como que está bajando algunos cambios. No bien llegó estaba alterado, era una persona que desconocía, pero con los meses mejoró. De todas maneras la mayor cantidad de tiempo está medicado y muchas veces, deprimido. Hay días en los que casi no habla con nadie”, relata César, antes de ir a calentar el agua para el mate.

“Se dicen muchas cosas ¿Viste? Que adentro tiene una banda de rock, que toca con Eduardo Vásquez (el ex baterista de Callejeros condenado a perpetua por el crimen de su pareja Wanda Taddei), pero no es así. Fue una sola vez en un taller de percusión y nada más. En la cárcel no es una estrella de rock, es simplemente Cristian y si bien a veces toca la guitarra con otros internos, prefiere la soledad o la compañía de su mamá".

El sacerdote dice que "Pity" no está componiendo música ni escribe canciones: “Creo que cuando salga será como un volcán en el que expresará todo lo que siente”, comenta.

El músico está imputado por el delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego". Podría recibir una pena de entre 10 y 33 años. El juicio arrancará entre septiembre y octubre próximo.

En la charla se mezcla todo el tiempo la música con el sacerdocio. A César primero lo enamoró el pentagrama, luego llegó la Biblia. Fue mientras tocaba en una iglesia para un evento benéfico. Allí sintió las ganas de conocer el mundo espiritual y un tiempo más tarde ya estaba envuelto en el camino de la fe

Por eso se cuida mucho con el uso de las palabras ¿Está arrepentido Pity? ¿Volvió a hablar de aquel momento? ¿Qué dice sobre la noche del crimen? ¿O sobre lo que dijo frente a los periodistas en el momento en que se entregó ("Lo maté porque era él o yo")? En su discurso, el religioso repite varias veces una misma frase: "Antes que nada soy sacerdote y mantengo firme el sigilo sacramental, que es el secreto de la confesión. Lo que hablo con Cristian queda entre nosotros".

"Pity" Álvarez se entrega en la comisaría 52 de Villa Lugano. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

"Pity" Álvarez se entrega en la comisaría 52 de Villa Lugano. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

César da misa todos los días en un templo en el barrio de La Paternal y ensaya con su banda “El padre César y los Pecadores” dos veces por semana. Se prepara para tocar el próximo 19 de julio en “Lo de Néstor”, un boliche de San Telmo. Tiene más de 20 discos editados, los últimos bajo la producción de Sony Music. No sabe en cambio cuántos bautismos, entierros, bodas y comuniones ya tiene sobre su espalda.

Trabajó con reconocidos artistas como Fabiana Cantilo, Soledad Pastorutti y León Gieco. Fue -por supuesto- telonero del "Pity" Álvarez en varios de sus shows y al mismo tiempo escribió canciones a pedido de Jorge Mario Bergoglio (hoy Papa) cuando era cardenal: “La filosofía del rock tiene que ver con el power que uno le pone a la vida. Siempre digo que Cristo tiene mucho rock, porque tuvo esa rebeldía de dar vuelta lo que se venía haciendo”.

El padre César y su banda de rock. Foto: Fernando de la Orden

El padre César y su banda de rock. Foto: Fernando de la Orden

Cada mañana, antes de rezar, enciende el teclado y lo toca. Como si necesitara oír esas teclas color marfil casi tanto como la lectura de un salmo. Para el fin de esta entrevista, cierra con uno de sus mandamientos: “En el nombre del rocanrol, Dios”.

EMJ

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...