Un limpiavidrios y un ladrón, ¿los sicarios del crimen de la mansión swinger?

Policiales
Lectura

Un año y una semana después del crimen impactante de la mansión swinger de Punta del Este, la Justicia uruguaya asegura haber detenido a los dos sicarios que ejecutaron al profesor

de inglés Edwar Vaz Fascioli (45).

Se trata de un joven en situación de calle identificado como "Carlitos" (22) y un ladrón de 38 años que estaba preso por un "hurto agravado" un mes después del asesinato de Vaz. A este último ya lo tenían identificado y como sabían que estaba en la cárcel no lo imputaron para no alertar al que estaba en libertad.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Este martes, las cámaras de seguridad de Montevideo detectaron a "Carlitos" limpiando vidrios en una esquina.

Como anticipó Clarín este sábado, la fiscal del caso Silvia Naupp había pedido una prórroga para pedir la elevación a juicio contra los cinco acusados que ya tenía el caso. El plazo vencía el 9 de julio, cuando se cumplía un año del crimen, pero como la captura de los sicarios era inminente, Naupp pidió dos meses de prórroga.

Los investigadores pudieron llegar a los sospechosos gracias al "aporte de testigos de identidad reservada". A la vez, fueron reconocidos por uno de los dos choferes que participaron de la secuencia. Por eso, para la fiscal no hay dudas que son ellos.

La mansión swinger de Punta del Este. Foto Marcelo Carroll

La mansión swinger de Punta del Este. Foto Marcelo Carroll

Entre los acusados están la ex esposa de Vaz, Lulukhy Moraes Mele (39, alias "Lulú") y su amiga íntima Leticia Giachino Fiori (36), que vivía con el matrimonio en la mansión del barrio Beverly Hills de Punta del Este. Según la propia "Lulú", la propiedad fue un regalo del ex jefe de Gabinete de ministros del Gobierno de Menem, Jorge Alberto Rodríguez, a Leticia, con quien fueron novios durante 9 años.

Así arrancó la leyenda sobre "Gypsy Queen", donde según cuentan los vecinos del Este, se organizaban "fiestas swinger" que tenían a las dos amigas como anfitrionas. Según detallan allegados a Edwar, algunas veces tuvo que trabajar en la barra de tragos.

Lulukhy Moraes y su ex pareja, con arresto domiciliario por el crimen de Edwar Vaz.

Lulukhy Moraes y su ex pareja, con arresto domiciliario por el crimen de Edwar Vaz.

El caso también tiene procesados y con arresto domiciliario al karateca Carlos Mauro Machado, ex novio de Moraes acusado de colaborar en el plan criminal; a Franco Silvera, ex jardinero de "Gypsy Queen", que habría contactado a los sicarios y los llevó desde la Parada 41 de La Mansa hasta la casa de la víctima la noche del crimen; y a Matías Guarteche, el joven que habría buscado a los asesinos en una villa de Montevideo y los llevó hasta Maldonado en un auto prestado.

Según la investigación, los sicarios recibieron 3.000 pesos uruguayos ($ 3.600 argentinos) y 7.000 pesos uruguayos ($ 8.400 argentinos) a cambio de matar a Vaz.

El departamento de Edwar Vaz, en Maldonado, donde lo mataron. Foto Marcelo Carroll

El departamento de Edwar Vaz, en Maldonado, donde lo mataron. Foto Marcelo Carroll

El crimen se lo encargaron al mayor de los acusados, que a la vez subcontrató a su asistente "que era más joven tenía contextura física menudita y se podía hacer pasar por novio de una de las amigas de la hija de Vaz para decirle que la chica había tenido un accidente", dijo una fuente del caso a Clarín.

"Tu hija está grave, tenés que venir", fue lo que oyó Edwar antes de salir a la puerta del edificio ubicado en Lavalleja y Joaquín de Viana, el 9 de julio del año pasado a la noche. Ahora se supo que el que hablaba del otro lado de la puerta era "Carlitos".

Edwar Vaz Fascioli, asesinado en Uruguay. En la foto, con su novia Malvina Suárez.

Edwar Vaz Fascioli, asesinado en Uruguay. En la foto, con su novia Malvina Suárez.

El joven vivía en la calle por su adicción a la pasta base, pero venía de una familia de clase media y había tenido acceso a la educación. "Lo bañaron, lo vistieron y como hablaba bien lo hicieron tocar timbre en la casa de Vaz", agregó la fuente consultada.

Lo más curioso es que, según trascendió en Uruguay, quienes planificaron el asesinato de Vaz le habían encargado al mayor de los sicarios que después de ejecutar al profesor de inglés también mataran a "Carlitos" para que no quedaran testigos. Pero como el chico le habría caído bien al mayor, "le perdonó la vida".

El profesor y la "Reina Gitana" se separaron en 2012 pero concretaron el divorcio en 2016, cuando él dejó la mansión. El conflicto estalló después, cuando las dos amigas vendieron la casona y usaron el dinero para comprar otras propiedades.

Edwar denunció a su ex esposa por maniobras fraudulentas para ocultar bienes gananciales y la demandó por un millón y medio de dólares. “Él veía que estaba en riesgo el futuro de sus hijos”, dijo el abogado Martín Etcheverry a Clarín y agregó que Vaz había sido obligado a firmar papeles en los que varios vehículos y propiedades del matrimonio pasaban a nombre de Leticia. Lo habrían amenazado con quitarle la custodia de sus hijos si no aceptaba.

Así, en 2013, cuando la relación ya estaba rota, las amigas le vendieron la mansión al empresario brasileño Ronosalto Pereira Neves y la Miss Brasil 1997, Nayla Micherif (43), por 1.250.000 dólares.

Lulukhy y su amiga estuvieron detenidas 9 meses y ahora están bajo prisión domiciliaria, con tobillera electrónica y guardia policial las 24 horas. A la ex esposa de Vaz la acusan de planificar el crimen. A su amiga, de coordinar los movimientos con los sicarios y comprar los celulares que se usaron para la organización.

Moraes niega haber planificado el crimen de Vaz y, según su versión, en el traslado a una de las últimas audiencias se enteró que su ex novio planificó el crimen.

“Mauro y Guarteche empezaron a amenazar a Silvera porque habló, ahí me di cuenta de que realmente había sido él (Machado) quien lo mandó matar (a Vaz) y le empecé a gritar y a decir de todo”, dijo a El Observador. La mujer denunció que luego de ese episodio fue amenazada por Machado. “Vos sos la próxima... y tu hija y tu nietita”, le habría dicho el karateca.

En cuanto a la mansión, ya no es más swinger ni "Gypsy Queen". Sus dueños brasileños le cambiaron el nombre a "Flor de Liz". También hicieron modificaciones en la fachada para poder venderla, sin que se la asocie a las crónicas policiales.

EMJ

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS