Matan a un policía de seis tiros en la cabeza: investigan una venganza narco

Policiales
Lectura

Un suboficial de policía de 28 años murió el lunes luego de recibir múltiples disparos a bordo de su auto en la zona sudoeste de Rosario. En base a los primeros

indicios hallados por los investigadores, presumen que le dispararon dentro del coche. Hace cinco años, su padre también había sido asesinado después de dejar la Fuerza y convertirse en remisero.

El fiscal Miguel Moreno apuntó de entrada que la hipótesis de un crimen en ocasión de robo era "improbable" y no descartaba que el caso esté vinculado a una disputa entre bandas narco. A Cristian Ibarra le dieron seis balazos en la cabeza y cinco le atravesaron el cráneo, de acuerdo a la primera inspección que hicieron los forenses en barrio Godoy.

El agente fue asesinado adentro de su auto en Larralde y Dean Funes, Rosario. Foto: JUAN JOSE GARCIA

El agente fue asesinado adentro de su auto en Larralde y Dean Funes, Rosario. Foto: JUAN JOSE GARCIA

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Según informaron desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA), el homicidio ocurrió alrededor de las 21.30 en Larralde y Dean Funes. Los vecinos escucharon los disparos y al salir vieron el Peugeot 308, mientras que algunos testimonios incluso daban cuenta de la fuga de dos sospechosos. Lo cierto es que a la víctima sólo le robaron su arma reglamentaria y dentro de coche recolectaron la mayor parte de las vainas servidas calibre 9 milímetros que fueron secuestradas.

Luego de entrevistar a jefes policiales en el lugar, el funcionario a cargo de la investigación detalló que Ibarra trabajaba en los Tribunales provinciales pero estaba de licencia médica por un accidente de tránsito.

Tras revisar el auto en el que fue asesinado el agente, señaló que los disparos fueron efectuados desde el interior del auto. Así lo determinaron las marcas del parabrisas inspeccionadas por el gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI).

El crimen ocurrió frente a una escuela. Foto: JUAN JOSE GARCIA

El crimen ocurrió frente a una escuela. Foto: JUAN JOSE GARCIA

Entre otras cuestiones a corroborar, Moreno admitió la posibilidad de que la víctima conociera a sus agresores, pero en primera instancia no pudo constatar si habían llegado hasta la escena del crimen junto a él. El conductor no era del barrio; según su documentación, vivía en la zona oeste, donde hace cinco años asesinaron a su padre en diferentes circunstancias.

El papá de Ibarra también era policía, pero la noche en que lo mataron ya trabajaba al volante de un remís. El chofer fue víctima de un asalto a mano armado cuando estaba llegando al cruce de Junín y Felipe Moré en barrio Ludueña. Esa madrugada llevaba consigo una pistola 9 milímetros que usó para defenderse de sus agresores. Sin embargo, se llevó la peor parte del tiroteo y sufrió una muerte tan violenta como la que este lunes marcó el final de la vida de su hijo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS