Operativos fraguados: 22 años después ordenan juzgar a cinco policías por incriminar a inocentes

Policiales
Lectura

Segundo Sandoval Morales y Luis Fernando Cuberos Gutiérrez (albañil y electricista, ambos desocupados) fueron detenidos el 5 de septiembre de 1997 en la terminal del ferrocarril San Martín, en Retiro, con un

bolso lleno de billetes falsos, revólveres, granadas y un croquis de la estación.

Roque Molfese fue detenido el 14 de enero de 1998 en la Estación de Constitución con 52 gramos de marihuana y 10 gramos de cocaína.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Rubén Gastón Rodríguez y Ricardo Ezequiel Bastián -dos vendedores ambulantes de 17 y 19 años- fueron detenidos el 27 de agosto de 1998 en la Terminal de Micros de Retiro con 23 envases de desodorante en cuyas tapas había droga.

En su momento cada uno de los casos fue difundido por los medios como un éxito de la prevención policial de la Superintendencia de Seguridad Ferroviaria. Pero ninguno era auténtico: los peligrosos delincuentes eran en realidad gente vulnerable de la que los policías se aprovecharon para dibujar sus estadísticas.

Con la excusa de hacer una changa y ganarse unos pesos, un desconocido los había llevado al lugar elegido previamente para concretar la trampa.

La Justicia comprobó que a Morales y Cuberos Gutiérrez los había contactado un hombre en Cobo y Curapaligue (Flores). Les ofreció un trabajo de pintura, los subió a un taxi y, ya en Retiro, los abandonó al cuidado de un bolso diciéndoles que lo esperaran unos minutos, que iba a comprar los pasajes y volvía.

Operativos Fraguados, la policia involucra a inocentes

A Molfese le pasó algo similar: cuando estaba esperando una oportunidad en la bolsa de Trabajo de la Iglesia de San Cayetano un desconocido lo tentó con una oferta de trabajo. Un detalle: la droga que se le secuestro estaba rebajada al 1%.

A los dos adolescentes que cayeron en la Terminal de Ónmibus los habían captado mientras jugaban un picado en Constitución y ofrecido unos "mangos" por retirar unas cajas en Retiro.

Los tres operativos fraguados formaron parte de un modus operandi extendido -principalmente en los 90- en toda la estructura de la Policía Federal, en ese entonces dirigida por Pablo Baltazar García (de septiembre del 97 a diciembre del 99), y antes por Adrián Juan Pelacchi (julio del 94 a septiembre del 97) y Jorge Luis Passero (julio de 1989 a julio de 1994). Se denunciaron casos en 12 comisarías y 14 divisiones diferentes.

Según el último informe elaborado por la Comisión de Delitos Fraguados -liderada hasta 2004 por Daniel Rafecas- se identificaron 153 víctimas, todas ellas pobres, en situación de calle, desempleados o directamente personas con serias deficiencias mentales.

Dos vendedores ambulantes de 17 y 19 años fueron detenidos en Retiro con 23 envases de desodorante en cuyas tapas había droga.

Dos vendedores ambulantes de 17 y 19 años fueron detenidos en Retiro con 23 envases de desodorante en cuyas tapas había droga.

Los tres casos puntuales atribuÍdos a personal de Seguridad Ferroviaria entre septiembre de 1997 y agosto de 1998 tienen una particularidad extra. A 22 años de los hechos, los cinco policías acusados de armar las causas volverán a ser juzgados. Será el tercer juicio contra los mismos policías, por los mismos casos.

Así lo ordenó el pasado viernes 13 de septiembre la Sala III de la Camara de Casación Penal integrada por los jueces Gustavo Hornos, Carlos Mahiques y Javier Carbajo.

La resolución de Casación siguió la línea de un fallo de la Corte Suprema que en febrero había anulado el sobreseimiento dictado a los uniformados. En esa resolución la Corte envió la causa a la Sala III "para el dictado de un nuevo pronunciamiento". Y eso es lo que ocurrió ahora.

Dos décadas de burocracia judicial

Luego de que las víctimas de los operativos fraguados fueran absueltas comenzaron los accidentados procesos de investigación contra los policías. En la causa de Seguridad Ferroviaria los policías Héctor Lusarreta, Miguel Angel Curia, Ricardo Maldonado, Carlos Giuseppuci y Daniel Rodríguez fueron acusados de "privación ilegítima de la libertad agravada, falsedad ideológica de instrumento público y falso testimonio agravado".

Sólo para llegar al primer juicio se tardó 10 años. Paso a paso así, fue el proceso en el que dos veces debió intervenir la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

1) El Tribunal Oral en lo Criminal 16 de Capital absolvió a los policías por el beneficio de la duda. Ocurrió el 7 de junio de 2006.

2) Poco después, el 30 de noviembre de 2006, la Sala III de la Cámara de Casación confirmó el fallo, que había sido apelado por el fiscal. La resolución fue por mayoria, con la disidencia de Gustavo Hornos.

3) El caso llegó "en queja" a la Corte Suprema de Justicia que 16 de noviembre de 2009, que le dio la razón al fiscal y dejó sin efecto el fallo absolutorio dictado por el TOC 16.

4) Siguiendo las directivas de la Corte, el 21 de mayo de 2010 la Cámara de Casación anuló la sentencia y ordenó un nuevo juicio, con otro tribunal.

5) Fue así que el 14 de julio de 2010 se designó al Tribunal Oral en lo Criminal 23 para hacer el segundo juicio del caso.

6) El 26 de diciembre de 2012, antes de comenzar el debate, los jueces del TOC 23 consideraron que el caso ya estaba prescripto por lo que sobreseyeron a los policías. El fallo fue apelado pero la Cámara lo dejó firme.

7) El fiscal apeló el sobreseimiento por prescripción ante a la Corte Suprema de Justicia. Esto sucedió el 13 de febrero de 2015.

8) Cuatro años después, el pasado 19 de febrero de 2019, la Corte le dio la razón al fiscal y reabrió el caso por segunda vez.

9) Más acá en el tiempo, el 13 de septiembre de este año, la Sala III de Casación Penal le ordenó al TOC 23 que haga el juicio oral contra los tres policías. A la brevedad. Sin embargo al menos hasta el viernes pasado el TOC 23 no había sido informado de la resolución de Cámara.

Pasaron tantos años que casi todos los policías involucrados se fueron de la Policia Federal. Solo uno de ellos, el entonces inspector Héctor Lusarreta siguió su carrera como si nada. Trabajó en las comisarias 21, 53, 15 y la División Antiterrorismo. Y en el 2017, cuando se creo la Policía de la Ciudad, fue uno de los que se traspasó a la nueva Fuerza. Llegó a comisario y a principios de 2019 pidió el retiro.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...