Las cartas que podría jugar el ex espía Raúl Martins para estirar hasta 2021 su extradición a la Argentina

Policiales
Lectura

Octubre empezó muy mal para el ex espía argentino Raúl Martins, señalado como uno de los históricos dueños del sexo vip en Buenos Aires. A principios de mes cayó preso en Cancún,

México (donde vive desde 2003). Y lo que le espera no parece bueno: o acepta su extradición a la Argentina -donde lo esperan graves cargos- o usa a sus abogados para demorar su vuelta al país y espera en una cárcel mexicana que la moneda caiga con la cara a su favor.

Su derrotero judicial recién está comenzando y, según pudo saber Clarín, podría extenderse casi dos años entre resoluciones y apelaciones. Para empezar hace apenas tres días la Justicia mexicana rechazó dos recursos de amparo presentados por sus defensores. Se los consideró no pertinentes para esta etapa del proceso.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y qué pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y qué pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

A lo que apuntan los defensores es a cuestionar la legalidad de la detención de Martins. Incluso uno de ellos- según los medios locales- sostuvo que la peluca morocha con la que el ex Side tapaba su pelada al momento de caer detenido se la había plantado la Policía.

Martins fue detenido el pasado 3 de octubre por personal del Instituto Nacional de Migración de México. Vestido con calzas de ciclista y peluca negra intentaba cruzar la frontera con Belice, un estado independiente que en su frontera Norte limita con el estado mexicano de Quintana Roo, al que pertenece Cancún.

Aunque en la frontera intentó zafar de la situación revelando que desde el 2014 era ciudadano mexicano, la Fiscalía General de la República hizo valer la circular roja de Interpol que pesaba sobre él desde el 4 de septiembre.

Martins quedo detenido con fines de extradición a pedido de la jueza federal María Romilda Servini de Cubría para responder por los delitos de "asociación ilícita en carácter de organizador, explotación de prostitución ajena y lavado de activos de origen ilícito".

Por los primeros dos cargos ya fue procesado con prisión preventiva. En cuanto al "lavado de dinero" en su contra cuenta con un completo dictamen de la Protex y otro de la ONG La Alameda, querellante en el expediente.

Una vez oficializada su captura, de Cancún Martins partió a la Ciudad de México donde quedó alojado en el "reclusorio preventivo varonil", un penal donde van las personas con una causa en trámite. Su expediente de extradición se concentrará en el DF.

Paso a paso

"Ahora su situación está siendo evaluada por un juez federal. Este paso suele tardar unos meses, en general dos o tres. El juez luego emite su opinión, pero no es vinculante. El dice si la persona es "extraditable" pero la decisión final es de la Secretaría de Relaciones Exteriores (lo que en la Argentina sería el Ministerio de Relaciones Exteriores)", explicó a Clarín el abogado penalista mexicano Erik Rauda.

"Tal vez todo el trámite, incluyendo el momento del dictamen de Cancillería, demore hasta enero. Pero si el extraditable decide apelar su caso, puede presentar un amparo. Entonces interviene otro juez y si éste opina como el primero también puede apelar a un Tribunal Colegiado para la revisión (lo que aquí seria la Cámara de Apelaciones) ", agrego Rauda, quien calcula que todo esto- aun sin dar intervención a la Suprema Corte- podría demorar hasta el 2021.

Por lo pronto Martins se encuentra en los primeros casilleros de ese tablero. El artículo 25 de la ley de extradición mexicana establece:

1- "Al detenido se le oirá en defensa por sí o por su defensor y dispondrá hasta de tres días para oponer excepciones que únicamente podrán ser las siguientes: I.- La de no estar ajustada la petición de extradición a las prescripciones del tratado aplicable, o a las normas de la presente ley, a falta de aquél; y II.- La de ser distinta persona de aquella cuya extradición se pide".

2- El reclamado dispondrá de veinte días para probar sus excepciones. Este plazo podrá ampliarse por el Juez en caso necesario, dando vista previa al Ministerio Público. Dentro del mismo plazo, el Ministerio Público podrá rendir las pruebas que estime pertinentes.

Con 71 años, y un pasado de hombre poderoso, Raúl Martins siempre supo jugar sus cartas. Será cuestion de tiempo saber si los vientos han cambiado.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...