Procesan por homicidio a los tres policías que mataron al chofer en Villa Crespo, pero seguirán libres

Policiales
Lectura

La jueza Ángeles Gómez Maiorano procesó este viernes a los tres efectivos de la Policía de la Ciudad que el primero de octubre mataron a balazos al chofer Claudio Romano en Villa

Crespo, por el delito de "homicidio agravado por haber sido cometido abusando de sus funciones". Sin embargo,  permanecerán en libertad ambulatoria, confirmaron fuentes judiciales.

Previamente, los tres policías se habían negado a declarar hoy ante la jueza de la causa, Ángeles Gómez Maiorano, quien a pesar de tener 10 días para expedirse, decidió resolver rápidamente la situación procesal de los imputados: el oficial primero Ramón Pérez (39), la inspectora Beatriz Manzanelli (41) y la oficial Daniela López (32).

x

De los tres policías, Pérez fue excarcelado el martes por orden de la Sala VI de la Cámara del Crimen luego de que los jueces opinaran que había pasado mucho tiempo detenido sin que se resuelva la situación procesal y que no existía riesgo de fuga ni de entorpecimiento de la investigación.

En el caso de Manzanelli y López, están beneficiadas con el arresto domiciliario, porque son madres de niños pequeños.

De la decisión de la jueza, se desprende que los tres agentes no actuaron en legítima defensa -en ese caso hubieran sido sobreseídos-, sino que cometieron algún tipo de exceso y abuso de poder. 

x

El homicidio cometido abusando de su función como integrante de la policía, contemplada en el inciso 9no. del artículo 80 del Código Penal, prevé penas de prisión perpetua.

El caso ocurrió alrededor de las 11.30 de lunes primero de octubre, en Malabia al 900, entre Castillo y Jufré. Dos efectivos de la comisaría 15 B, Pérez y Manzanelli, llegaron a bordo de un patrullero para realizar una citación judicial, y en el lugar había otra mujer policía, López, con la que se pusieron a dialogar.

Según lo registrado por los videos, el oficial estacionó el móvil y minutos después Romano, quien trabajaba como chofer para una ART, frenó su Volkswagen Polo detrás, bajó del auto herido en las muñecas y el abdomen y con una navaja atacó a Pérez través de la ventanilla del patrullero.

El oficial resultó lesionado en la mano y el brazo izquierdos y en la región derecha del cuello, por lo que efectuó un primer disparo desde dentro del móvil.

El agresor pasó por adelante del patrullero y caminó hacia Manzanelli, quien ya había bajado de la unidad, y recibió en las piernas los primeros tres disparos que lo derribaron.

En dos videos se ve que luego Pérez le pegó una patada en la cabeza y que los policías remataron a Romano cuando ya estaba herido en el piso e intentó reincorporarse, 52 segundos después de haber caído por los primeros disparos.

Según al autopsia, Romano murió de siete balazos, pero los policías reconocieron en sus indagatorias haber efectuado ocho y la abogada María del Carmen Verdú, de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) y querellante en el expediente, afirmó que los tiros fueron nueve.

La mayoría de los impactos Romano los tenía de la cintura para abajo y el disparo mortal fue uno en el pecho que le atravesó los dos pulmones y afectó una arteria del corazón.

La Justicia investiga también cómo se produjeron las heridas que Romano tenía previas a los balazos -un corte en una muñeca y dos puntazos en el abdomen-, y si fueron autoinflingidas en un intento de suicidio previo.

En su primera indagatoria, los policías imputados declararon que le dispararon ocho veces porque lo vieron "enajenado" y que no encontraron otra manera de reducirlo porque temieron por sus vidas.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...