Recapturaron al tercer preso que escapó de una comisaría de Quilmes

Policiales
Lectura

Dos días después de la fuga de 11 presos de una comisaría en Quilmes, la Policía Bonaerense recapturó a un tercer prófugo y continúa la búsqueda de otros ocho. Por

el incidente, que ocurrió el miércoles a la tarde en la seccional 3° de 12 de Octubre y Gran Canaria, fueron desplazados el comisario y otros cuatro oficiales.

El detenido fue identificado como Mariano Ezequiel Arancibia (26) y estaba imputado en una causa por "encubrimiento agravado" y "portación ilegal de arma de guerra". Este viernes por la tarde se presentó por su cuenta en la sede de la DDI de Quilmes y la fiscal Karina Gallo ordenó que vuelva a ser alojado en la misma comisaría de la que escapó.

Los calabozos de esa seccional tienen capacidad para 12 detenidos, pero en el momento de la fuga alojaban a 52. La secuencia, repleta de sospechas, ocurrió el miércoles a las 16.30 cuando el oficial de imaginaria Elías Nicolás Castillo fue a llevarles la comida a los presos.

Mariano Ezequiel Arancibia es el tercer prófugo recapturado de la comisaría 3° de Quilmes.

Mariano Ezequiel Arancibia es el tercer prófugo recapturado de la comisaría 3° de Quilmes.

El procedimiento tampoco fue el correcto. El policía fue solo hasta los calabozos con las viandas, cuando debería haber ido acompañado. Pero el ayudante de judiciales Matías Javier Gómez se “demoró” porque se quedó charlando con otro oficial en el camino de su oficina al patio, según indicaron fuentes policiales a Clarín.

Entonces cuando Castillo abrió la puerta, uno de los detenidos lo empujó, lo tiró al piso y los 11 aprovecharon para escapar. Los fugitivos atravesaron el patio corriendo y salieron por un portón que daba a la avenida 12 de Octubre que, casualmente, estaba cerrado sin llave.

Afuera, un Renault Megane gris esperaba a algunos de los detenidos, que se subieron al auto en movimiento. Todo estaba planificado de antes. Un oficial subayudante corrió a los presos y cuando vio que se subieron al auto hizo un disparo intimidatorio, que no sirvió de nada.

La mayoría de los prófugos estaba detenido por robo. Con Arancibia, la Policía lleva recapturados a tres y sigue buscando a ocho.

Al primero, y al parecer el más improvisado, lo agarraron en la puerta de su casa ubicada, a pocas cuadras de la comisaría. Se trata de Alan Xavier Villalba, imputado en una causa por “hurto agravado”.

El otro detenido es Luis Alberto Navarro, que tampoco consiguió ir muy lejos. Fue encontrado en Garibaldi y avenida Doroteo Yoldi, en Quilmes, el jueves a la tarde. Lo volvieron a alojar en la misma comisaría de la que se había escapado el miércoles.

Como parte de los operativos para dar con el resto, la Policía detuvo a la madre de Adrián Muñoz, uno de los buscados. La mujer de 62 años tenía pedido de captura por "tenencia de estupefacientes con fines de comercialización".

Los ocho que faltan recapturar son Jorge Adrián Torres, imputado por el delito de "robo"; Eduardo Ezequiel Ramírez Barbona, detenido por "robo en grado de tentativa"; Ignacio Alejandro Cárdenas, imputado por "robo calificado en poblado y en banda"; Walter Alberto Luján, "encubrimiento agravado y portación ilegal de arma de guerra"; Gonzalo Emanuel Sotelo, preso por "robo agravado por el uso de arma"; Ulises Gastón Cabaña, imputado por "robo agravado por el uso de arma y en poblado y en banda"; y Aldo Adolfo Pérez, acusado de "robo simple".

La fiscal del caso, Karina Gallo, titular de la UFI N° 4 de Quilmes, ordenó tomarles declaración a los policías que estaban en la comisaría en el momento de la fuga y ordenó el secuestro de las cámaras de seguridad de la zona. El comisario Coch había asumido como jefe en enero después de otro escándalo en la misma seccional por el que habían sido desplazados de su cargo otros cinco oficiales.

Por la fuga, Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense desafectó al comisario Miguel Ángel Coch; a su segundo, Rubén Darío Banegas; el oficial de servicio Jorge Fabián Omar Yolan; el imaginaria Elías Nicolás Castillo y al ayudante de judiciales Matías Javier Gómez. Los cinco estaban en la comisaría cuando ocurrió el insólito episodio.

AS

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...