Felipe, el jubilado español que no guardaba sus secretos y terminó asesinado

Policiales
Lectura

"Soy Felipe Fernández Alonso, cuanto más grande más zonzo". El jubilado español, nacido hace 83 años en Castrotierra de la Valduerna, en la provincia de León, solía bromear con su nombre. El

hombre había sido empresario y vivió siempre en Barracas. Este lunes lo asaltaron en su casa y lo mataron. El botín habría sido una suma millonaria.

El cuerpo del jubilado fue hallado este martes, alrededor de las 11, en la cocina de su casa, ubicada en Anchoris al 300, entre Los Patos y Amancio Alcorta. Los que lo encontraron fueron empleados de un galpón vecino, por pedido de la prima de Felipe. La mujer había ido hasta el lugar, preocupada porque desde hacía varios días no podía comunicarse con el hombre. También le llamaba la atención que su última conexión de WhatsApp había sido el sábado a las 17.40, según informaron fuentes policiales a Clarín

Los hombres que entraron vieron que en la casa estaba todo revuelto y luego vieron el cuerpo de Felipe tirado sobre una mancha de sangre en el piso de la cocina. De inmediato llamaron al 911 y agentes de la comisaría 4D de la Policía de la Ciudad fueron al lugar.

Por orden del fiscal Marcelo Roma, la División Homicidios de la Policía Federal (PFA) tomó intervención en el caso. Las primeras pericias arrojaron que la víctima murió por estrangulamiento unas 24 horas antes del hallazgo. También notaron signos de que el cuerpo había sido arrastrado ya que encontraron manchas de sangre en el baño y un lavadero.

Mataron a un jubilado español de 83 años en su casa de Barracas. Foto Martín Bonetto.

Mataron a un jubilado español de 83 años en su casa de Barracas. Foto Martín Bonetto.

La principal hipótesis de los investigadores es que Felipe fue asesinado durante un robo. Una sobrina dijo que la semana pasada su tío había cobrado 120 mil pesos por el alquiler de un galpón y una suma importante de dinero por 48 meses de alquiler juntos, señalaron las fuentes.

Tampoco era la primera vez que le entraban a robar. Según contaron a este diario vecinos de la cuadra, en el último tiempo Felipe había sufrido cuatro asaltos. "El lunes pasado le habían robado", dijo Sol, una vecina que vive enfrente de la casa del jubilado. "Pero el peor fue el robo anterior, hace más o menos un mes, que lo golpearon en la cara. Yo le decía 'Felipe vendé todo y andate'", comentó la mujer.

Felipe Fernández Alonso (83), el jubilado español asesinado en Barracas, cuando lo entrevistó Crónica TV tras un asalto.

Felipe Fernández Alonso (83), el jubilado español asesinado en Barracas, cuando lo entrevistó Crónica TV tras un asalto.

"Nosotros le decíamos que tenía que instalar cámaras para que no le roben más. Pero él no quería saber nada con eso", dijo Irma, otra vecina.

Ocurre que todos en el barrio sabían que Felipe alquilaba tres galpones y, además, cobraba 10 mil dólares por trimestre de una empresa de telefonía celular que había instalado una antena en otro terreno de él. "Él era muy verborrágico. Le gustaba hablar y contaba todo lo que tenía. Nosotros le decíamos que trate de no decir tanto", dijo Pablo, otro vecino.

Mataron a un jubilado español de 83 años en su casa de Barracas. Foto Martín Bonetto.

Mataron a un jubilado español de 83 años en su casa de Barracas. Foto Martín Bonetto.

Felipe tenía un hermano en España y dos cuñadas. Una de ellas, viuda de otro hermano que había muerto de cáncer. Vivía solo y no tenía hijos.

El jubilado había sido dueño de una empresa de logística y transporte. De aquella época conservaba cuatro camiones que guardaba en sus galpones. Todavía los lavaba y mantenía en condiciones. También tenía un taller.

Por esos datos, los investigadores secuestraron documentación relacionada a los alquileres y las cuentas bancarias de la víctima.

Según pudo saber Clarín, los asaltantes que atacaron a Felipe habrían bajado desde una pared lindera. En el patio de la casa había una escalera. El jubilado les había contado a sus vecinos que las veces anteriores habían entrado por ese mismo lugar. 

Además, en el patio de la casa, frente a la habitación de la víctima, se encontró una barreta metálica con la que habrían roto una ventana. La puerta de entrada no estaba violentada.

Para matarlo, lo ahorcaron con una cinta aisladora y le pusieron una toalla en la boca.

Ahora los investigadores trabajan sobre distintas pistas para dar con los sospechosos. "Con tantas cosas que tenía tuvo problemas con algunas personas. Cuando cerró la empresa de transporte algunos empleados se fueron en malos términos. De un galpón tuvo que echar a los inquilinos porque no le pagaban el alquiler. Había algún familiar que lo visitaba cada tanto pero se peleaban seguido", dijo uno de sus vecinos.

Mataron a un jubilado español de 83 años en su casa de Barracas. Foto Martín Bonetto.

Mataron a un jubilado español de 83 años en su casa de Barracas. Foto Martín Bonetto.

Los vecinos comentaron que la última vez que lo vieron a Felipe fue el domingo. Y ya les había llamado la atención que el lunes no apareciera, ya que solía andar en la calle. "Él se juntaba a almorzar en el taller de enfrente con cuatro o cinco taxistas. Les prestaba el lugar para comer y también las herramientas", dijo un vecino.

"Felipe era una buena persona. Frontal. Te decía lo que pensaba. Le encantaba cruzar y venir a saludar, jugar con los chicos. Era muy alegre. También cantaba y tenía varios casetes grabados. Tenía una voz increíble cuando cantaba", dijo Irma.

EMJ

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...