Denuncian por mal desempeño al fiscal del megajuicio por lavado de dinero contra el clan Meyendorff

Policiales
Lectura

El 21 de noviembre la Justicia Federal de la Plata condenó a 23 de los 26 acusados de un juicio oral por lavado de dinero del narcotráfico que tuvo como principales

acusados a todos los integrantes de la familia del capo colombiano Ignacio "Nacho" Alvarez Meyendorff (59), preso en Estados Unidos.

Durante un año de audiencias, la madre, uno de los hermanos, la esposa, los dos hijos y las dos nueras de "Nacho" fueron juzgados por integrar una banda dedicada a blanquear en la Argentina entre 6 y 8 millones de dólares producto del tráfico de cocaína desde Colombia a Norteamérica.

En términos estrictamente legales, se los acusó y condenó por "lavado de activos provenientes de un delito en el que no participó, bajo la modalidad de conversión, agravado por ser miembro de una asociación o banda destinada a la comisión continuada de hechos de esta naturaleza".

El juez a cargo del debate fue Nelson Jarazo- que impuso penas de entre 5 y 7 años a los miembros del clan- y la Unidad de Información Financiera (UIF) se presentó como querellante sumándose a la acusación del fiscal federal Marcelo Molina.

En el juicio, se condenó a 23 de los 26 imputados. Hubo penas de entre 5 y 7 años de prisión. (Fotos: Mauricio Nievas)

En el juicio, se condenó a 23 de los 26 imputados. Hubo penas de entre 5 y 7 años de prisión. (Fotos: Mauricio Nievas)

Hasta ahí la información básica de la cuestión.

Pero en el juicio hubo mucho más alternativas, especialmente por la tensión constante entre los abogados querellantes y el fiscal. Este último no sólo pidió penas mucho menores a las solicitadas por UIF sino que estas resultaron ser también sensiblemente más bajas que las que impuso Jarazo al momento del veredicto.

Además Molina aceptó -ya al final del juicio, post alegatos- un pedido de los abogados defensores de cerrar el caso sin veredicto con una "probation", solicitud a la que se opuso la UIF y que terminó siendo descartada por el juez como segundo punto de su veredicto del 21 de noviembre.

Esta y otras posturas del fiscal Molina a lo largo del juicio fueron calificadas por la UIF como "cuestionables". Tal vez por eso, en una decisión que no es común en el ambiente de los tribunales, el organismo decidió denunciar a Molina ante su superior jerárquico.

La denuncia fue presentada este lunes por nota ante el Procurador General de la Nación Eduardo Casal y lleva la firma del presidente de la UIF, Mariano Federici: la acusación es por mal desempeño.

Marcelo Molina es fiscal desde hace casi 30 años. Fue coordinador de la unidad encargada de los juicios por delitos de lesa humanidad en La Plata e integró una comisión especial para investigar las amenazas al presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal.

Ignacio Alvarez Meyendorff, al ser extraditado de la Argentina a los Estados Unidos en julio de 2013. (EFE)

Ignacio Alvarez Meyendorff, al ser extraditado de la Argentina a los Estados Unidos en julio de 2013. (EFE)

Sus colegas lo consideran un hombre honesto, aunque no siempre aguerrido a la hora de sostener las acusaciones de los fiscales de primera instancia. Es alguien que "no tiene ruido", "un fiscal de los de antes", contaron algunos conocidos a Clarín.

Quienes lo conocen lo aprecian sin embargo en el juicio al clan Meyendorff, la UIF señalo actitudes llamativas. Algunas de ellas:

  • Aceptó el planteo de las defensas de cerrar el caso con una "probation" sin que -según la UIF- se cumplieran los requisitos para aplicar esta figura y cuando ya había pasado un año de juicio oral y público.
  • La probation fue solicitada por los defensores luego de que, en su alegato, el fiscal bajara la calificación contra los acusados sacándole el agravante de "asociación o banda" y pidiendo para ellos penas menores, y en suspenso.
  • Molina no contestó los planteos de nulidades de las defensas contra el requerimiento de elevación a juicio y contra su alegato. Las nulidades fueron rechazadas finalmente por el juez Jarazo.
  • El fiscal tampoco contestó las réplicas de los defensores en el momento que- previo al veredicto- estos cuestionaron puntos de su alegato. En esta etapa simplemente le dijo al juez Jarazo que no se iba a expedir.

De acuerdo al planteo de la UIF, Molina tampoco se presento a escuchar el veredicto ni  mandó a nadie de su fiscalía en representación. Ese veredicto -cuyos fundamentos se conocerán en febrero- no solo no coincidió con su planteo. Ademas incluyo un punto en el cual el juez anuló parte de su alegato.   

DD