Veredas repletas de transeúntes, un roce que apenas llama la atención y manos rápidas que se apoderan de celulares y billeteras. Así robaban tres punguistas en Once, que fueron detenidos luego