“No me está gustando ni cinco... ese misterio y ese visaje... Y eso como ubicándolo a uno”. Esa noche, la del último 4 de junio, Jhon Naged estaba inquieto. Desconfiaba de la abogada que representaba a él y a su padre, Rodrigo Alexander Naged Ramírez, en una causa por narcotráfico. Las sospechas del joven nacido en Colombia tenían asidero: horas más tarde, ambos hombres serían asesinados en el departamento que alquilaban en el barrio de Belgrano. El sicario que los mató llegó al edificio de la avenida Cabildo al 2600 junto a la letrada.
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.