Muerte, lujo y cocaína, la historia del clan Blanco-Di Sipio, el final de un imperio

Narcotrafico & Terrorismo
Lectura

El 2009 fue un año terrible para Norberto Fernando Blanco y Lilia Di Sipio. Su hijo mayor, Rodrigo Horacio -por entonces de 39 años- se mató en un accidente de moto.

 

 

 

Eso cambió por completo la dinámica familiar del clan radicado en el oeste del conurbano bonaerense y dedicado al tráfico de cocaína en Argentina, España e Italia. Rodrigo era el principal brazo ejecutor de Norberto y fue una gran pérdida para la organización.

Pero la muerte no afectó sus negocios, sólo obligó a reorganizar las fichas. De hecho, en los últimos 10 años, los Blanco-Di Sipio hicieron crecer su patrimonio de manera tan notoria que su manejo del dinero llamó la atención de la Unidad de Información Financiera (UIF).

En 2017 la UIF dio aviso de una operación sospechosa (ROS) a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) y ésta dio intervención a la Justicia federal de Morón, que en 2018 inició la causa 9030/18 por posible lavado de activos de origen ilícito.

La investigación quedó a cargo del juez federal Néstor Barral y los fiscales Sebastián Basso y Santiago Marquevich. Luego de un año de escuchas y análisis de pruebas a cargo de la Policía Federal, se terminó descubriendo un verdadero imperio construido sobre la base del trafico de cocaína a gran escala y a nivel internacional.

Diego Di Sipio, detenido por lavado de dinero narco.

Diego Di Sipio, detenido por lavado de dinero narco.

Pero mientras se escuchaban las conversaciones de los miembros del clan también se descubrió que habían invertido parte de su dinero en estaciones de servicio y que los encargados de estas estaciones adulteraban combustibles. Ese dato dio pie a un segundo expediente paralelo pero interrelacionado en el que se sumaron nombres.

Autos de lujo, departamentos, casas, edificios construidos por sus empresas y coronados por una gran letra W (por "White", blanco en inglés) se fueron acumulando en el patrimonio del clan y se convirtieron en el eje de un megaoperativo concretado el martes a la madrugada.

En total, la Policía Federal hizo 38 allanamientos en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, en los que fueron decomisados autos y motos de alta gama y de colección, más de 3 millones de pesos y cerca de 37 mil dólares. Incluso se allanaron dos panaderías boutique que la familia había abierto en Palermo Soho y Tigre y bautizado, como casi todo, con uno de sus apellidos: "Blanco".

Autos y motos secuestradas casi 6 millones de pesos: cae una megabanda lavado dinero narco. Hay 12 detenidos. Foto Maxi Failla

Autos y motos secuestradas casi 6 millones de pesos: cae una megabanda lavado dinero narco. Hay 12 detenidos. Foto Maxi Failla

Lo más llamativo fueron los autos que horas después de los operativos terminaron estacionados sobre la avenida Belgrano, a la altura del Departamento Central de la PFA.

Un Chevrolet Corvette, un Jeep Wrangler (valuado en unos 60 mil dólares), un Ford Mustang y una lancha de 50.000 dólares, además de motos caras y variadas, atrajeron a muchos curiosos a los que la Policía debía hacer "circular" a la fuerza.

Autos y motos secuestradas casi 6 millones de pesos: cae una megabanda lavado dinero narco. Hay 12 detenidos. Foto Maxi Failla

Autos y motos secuestradas casi 6 millones de pesos: cae una megabanda lavado dinero narco. Hay 12 detenidos. Foto Maxi Failla

De los 12 detenidos cuatro son miembros del clan Blanco-Di Sipio: Gonzalo Fernando María (34), el hijo menor de Norberto y Lilia, con un pasado como corredor en el TC Pista Mouras; la propia Lilia (76); Paola Alejandra Pérez (47), viuda de Rodrigo Blanco Di Sipio, y Diego Alejandro Di Sipio (43), primo de Gonzalo y Rodrigo, además de uno de los principales nexos con el tráfico de cocaína en España e Italia.

Según pudo chequear Clarín, el juez Néstor Barral también tenía planeado detener a Norberto Blanco -padre de Gonzalo y Rodrigo-, pero el hombre murió en enero pasado, a los 77 años.

Un clan con historia 

En la zona oeste del Conurbano, principalmente Ramos Mejía y Haedo, los Blanco-Di Sipio son personajes conocidos desde hace por lo menos dos décadas. "Pero no estamos hablando de marginales, ojo. Son una familia de clase media dedicada al tráfico de drogas", describió a Clarín una fuente del caso.

Uno de los primeros antecedentes del clan data de 2002. Ese año el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2 de San Martín condenó a Rodrigo Blanco Di Sipio a 12 años de prisión por comercio de estupefacientes agravado y falsificación de documento de identidad.

Mirá también
Autos y motos secuestradas casi 6 millones de pesos: cae una megabanda lavado dinero narco. Hay 12 detenidos. 
Foto Maxi Failla
Mirá también

Denuncian por mal desempeño al fiscal del megajuicio por lavado de dinero contra el clan Meyendorff

En la misma sentencia -que remitía a un caso de diciembre de 1999- le impusieron seis años y seis meses de prisión a su esposa, Paola Alejandra Suárez, a la que consideraron "coautora".

Tras de la muerte de Rodrigo en 2009 fue su viuda, Paola, la que lo sucedió en el control de sus negocios. Y al menos en parte de ellos la mujer se asoció con el hermano menor de su difunto esposo, Gonzalo Blanco Di Sipio (sin antecedentes por drogas). Juntos invirtieron en dos estaciones de servicio y también en propiedades que blanquearon en 2016 beneficiándose de la Ley 27.260 de Sinceramiento Fiscal impulsada por el presidente Mauricio Macri.

Otro miembro importante del clan que colaboró en la prosperidad del grupo fue Diego Alejandro Di Sipio (hijo de un hermano de Lilia, ya fallecido). Diego es un hombre con vasta experiencia en el tráfico de cocaína.

El operativo de la PFA concitó la atención de los curiosos. Foto Maxi Failla

Autos y motos secuestradas casi 6 millones de pesos: cae una megabanda lavado dinero narco. Hay 12 detenidos.Foto Maxi Failla

En enero de 2008 su nombre llegó a los diarios luego de ser detenido en Haedo, imputado por la Fiscalía Antimafia de Trento de ser uno de los cabecillas de una banda que enviaba droga a Italia en asociación con la Ndrangheta, la mafia calabresa. En la misma causa se llegó a acusar a su tío Norberto Blanco, quien ya había tenido una condena en Argentina: el TOC 5 de San Martín le dio 5 años en 2002 por almacenamiento de estupefacientes.

Aunque tanto Diego como su tío terminaron zafando de esa acusación en Italia, a Diego en 2015 la Justicia española lo procesó por casos muy parecidos junto a sus hermanos Fabián, Sergio y Gustavo.

El operativo de la PFA concitó la atención de los curiosos. Foto Maxi Failla

A todos se los acusó de "desarrollar una intensa actividad delictiva vinculada al tráfico de drogas entre España, Italia y Argentina durante la primera década de los 2000", según palabras del fiscal provincial de Barcelona Roberto Valverde Megias.

Durante el último año, los principales personajes de esta historia fueron escuchados por la Justicia federal de Morón. En la causa no hay indicios de que siguieran traficando cocaína. Al parecer, los Blanco-Di Sipio habían decidido comenzar a disfrutar de sus ganancias.

EMJ

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...