"El Narcovecino"

Narcotrafico & Terrorismo
Lectura

Durante la madrugada del sábado 16 de diciembre, en un mega-operativo con 63 allanamientos simultáneos en la Capital Federal y el Conurbano...

 ...ordenados por el juez Federal en lo Criminal y Correccional Sergio Torres, se secuestraron 600kg de Marihuana, 2kg de Cocaína, 15.000 dosis de Paco, armas, municiones; y se logró, nuevamente, la detención del narco Marcos Antonio Estrada González, además la de otros 28 detenidos.Por Esteban Arriada

 

Estrada es un ciudadano peruano, que hace años se radicó en la Argentina y gracias a los precarios controles del Estado y la liviandad que existe en la aplicación de las leyes que reprimen el comercio de estupefacientes, pudo enriquecerse con su emprendimiento delictual.

 

En la Villa 1-11-14 de CABA lo llamaban por el alias  "El Padrino" y "El Señor de Los Cielos", haciendo referencia y comparándolo con Aurelio Casillas, líder del cartel de Juárez. Se calcula que más de 100 personas trabajaban para él y que recaudaba alrededor de 10 millones de pesos mensuales, solo en el barrio del bajo Flores..

 

Fue condenado tres veces por narcotráfico (en 2004, 2012 y 2013); la última condena a 10 años de prisión, pero cumplió efectivamente sólo 6 beneficiado con libertad condicional.

 

La pregunta es: ¿cómo éste criminal pudo desarrollar no sólo una inmensa cadena comercial, con horarios de distribución y puntos de atención al público en la Villa 1-11-14 de la Capital Federal y el Conurbano Bonaerense, a la vista de todo el Estado y al mismo tiempo convivir en un exclusivo barrio privado "LA Celia" de Ezeiza con el ex Ministro de Seguridad provincial e Intendente de esa localidad desde 1995 Alejandro Granados, sin control alguno?

 

Lo singular de este caso es que Estrada llevaba adelante el "negocio familiar" de venta y distribución de drogas prohibidas, en las propias narices de Granados, quién supuestamente perseguía a los narcotraficantes y garantizaba la seguridad de los bonaerenses entre 2013 y 2015.

 

Si bien uno no conoce a todos sus vecinos y no solemos, generalmente, andar metiéndonos con la vida privada de ellos, es preocupante que quién se encontraba a cargo de la Seguridad de la provincia de Buenos Aires, llevando adelante investigaciones sobre el narcotráfico en la provincia, haya pasado por alto que convivía con un millonario que pugnaba una condena  por dicho delito.

 

El poder concomita con el poder

 

Estrada, condenado por tercera vez por narcotráfico, salió del Penal Federal de Máxima Seguridad de Ezeiza, el mismo dónde hoy se encuentra Lazaro Báez, y se radicó en una lujosa mansión de un barrio privado, sin poder justificar ingresos de ese nivel.

 

Pero, curiosamente, la capacidad financiera de ese narcotraficante no llamaba la atención de sus vecinos, ni del Tribunal que le concedió la libertad condicional, ni tampoco de la UIF (Unidad de Información Financiera). Tal vez sea, porque en la Argentina quienes tienen poder, sin importar la legalidad del mismo, conviven con sus pares poderosos en círculos exclusivos a los que acceden por su capacidad financiera o sus "contactos".

 

Existe una "anomia boba" en nuestro país, como la denomina Carlos Santiago Nino en "Un país al margen de la ley", dónde el Estado es el primero en evadir las normas, siendo tal vez riguroso con los débiles y permisivo con los poderosos. En este caso, lo ha sido con un criminal peligroso, capaz de asesinar para seguir liderando el comercio de drogas y no ceder el territorio a otros narcos.

 

No hablamos del primer narcotraficante detenido en una lujosa mansión de un barrio exclusivo, seguramente no sea el último. Debemos entender que el sistema judicial, el de fiscalización financiera y nuestra sociedad, han elegido por mucho tiempo mirar para el costado, porque tantos otros "Estradas" son buenos y agradables vecinos de jueces, fiscales, funcionarios y gente como él, de alto poder adquisitivo y sin prurito moral.

 

Hoy, Marcos Antonio Estrada González se encuentra nuevamente tras las rejas, se desbarató su banda criminal. Éste debió ser el rol de la Justicia, sin miramientos y con investigaciones serias que conduzcan a condenas ejemplares, para poder demostrarle a la sociedad que las leyes deben respetarse, sin importar el poder económico, los contactos o ser vecinos del ex Ministro de Seguridad de la Provincia.

 

fuente cadenaba

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...