Marcha y acusaciones en Moreno por la muerte de un militante social

Narcotrafico & Terrorismo
Lectura

Señalan a narcotraficantes y a la policia. Lo mataron por defender a una mujer que querían echar de su casilla. Reclamaron más de mil personas.

 

 

El crimen del militante social César Méndez dejó al desnudo, una vez más, la falta de Estado en áreas del conurbano. Y  la proliferación de grupos narcos que dividirían el botín (paradójicamente fruto de la pobreza y la marginalidad) con las fuerzas policiales. Pero esta vez el caso empardó a la política con la inseguridad: Méndez era activista de la agrupación "La Dignidad", una de las ramas de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), ligada al Movimiento Evita. Por eso se explica la presencia del diputado Fernando "Chino" Navarro, de ese espacio, en la marcha que ayer protagonizaron los vecinos del barrio 5 de enero, de la localidad Cuartel Quinto, de Moreno, donde vivía Méndez. 

 

Navarro le dijo a Clarín que le reconoce a Vidal "no haber transado con la Policía pero la falta un plan integral, no se puede dirigir a 100.000 uniformados desde La Plata". Abogó por una policía local de cercanía y dirigida por los intendentes.

 

El barrio 5 de enero se encuentra dentro un gran asentamiento que tiene una extensión de 200 hectáreas que se fueron tomando desde el 2006: hoy conviven 15 barrios en los que no hay ningún servicio público. En el último tiempo la crueldad narco es tal que esas bandas echan a los que viven en las casillas y las usan de búnker para vender droga. Cuando Méndez, el jueves pasado, estaba siendo testigo de este desalojo compulsivo a su vecina, fue que saltó a defenderla y le propinaron una balacera. El caso fue relatado ayer por Clarín.

 

 

El jefe comunal Walter Festa también caminó junto a los vecinos por la ruta 24, que une el barrio donde ocurrió el crimen con la comisaría cuarta que tiene jurisdicción en la zona. Dijo a Clarín que "el problema es la falta de Estado que viene de hace años en nuestro Partido". Descartó que, como dicen algunos militantes, a Méndez lo haya matado la banda narco triangulando con la Bonaerense "para tirarle un muerto a Vidal y recalentar el ambiente en diciembre". "Es un hecho de inseguridad", apuntó. 

 

Oriundo de esa localidad, también marchó Esteban "Gringo" Castro, el secretario nacional de la CTEP, quien viene teniendo protagonismo por ser el orador principal de esta organización. "El Estado está ausente. Tendría que haber polideportivos, más escuelas, fomentar actividades culturales, hay que contrarrestar esa política que deja a la gente fuera del sistema". A través de la CTEP maneja en la zona muchos comedores.

 

 

Las especulaciones de la connivencia policial vienen a cuento, según los vecinos, de que un integrante de la banda narco asesina fue visto al día siguiente del hecho charlando en dicha comisaría con los efectivos. Hoy no hay detenidos aunque la fiscal María Urrutia, que entiende en la causa, le dijo a Marixa Méndez, la mujer de César, que "el asesino está identificado aunque prófugo".

 

El viernes pasado hubo un pueblada frente la comisaría y ayer una Marcha del Silencio, sin incidentes. Pero el miércoles, militantes de "La Dignidad" le habían ido a avisar al comisario de la movilización, quien les advirtió que "si pasaba algo la culpa es de ustedes".

 

Lo cierto es que ayer la calle fue de los descartados, como dice el Papa Francisco. Junto a los políticos estaban los vecinos y Marixa, quien reabrió el merendero Santa Rosa, que manejaba con César y en el que atendían a 70 chicos por día.

 

Luego de un kilómetro de caminata, en la puerta de la comisaría los esperaba "muchos más policías que los que patrullan". La tensión del cara a cara duró unos diez minutos y como cierre, las mil personas que marcharon escucharon las palabras del cura lugareño Eduardo Farrel, quien le pidió a Festa que convoque al pueblo para ir a pedir recursos a La Plata o a Nación. "El capitalismo nos divide y nos mata en la cultura del descarte", dijo.

 

 

Un dato político más: Farrel fue el cura que portaba el altavoz en la populosa marcha del 7 de agosto. Hito fundacional del tridente de San Cayetano, es decir de las poderosas organizaciones populares CTEP, Barrios de Pie y la Corriente Clasista Combativa. Las mismas que firmaron la Emergencia Social.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...