Afirman que los cortes de luz se originaron en una falla de madrugada y no por el calor

Sociedad
Lectura

Dillan llegó al bar donde trabaja en Balvanera y se sentó detrás del mostrador a esperar. No aguardaba, como cada día, el ingreso de clientes sino la vuelta del servicio eléctrico. Sin

luz, no podía atender. En Almagro otro restaurante puso un cartel que anunciaba que directamente iba a estar cerrado todo el miércoles. El motivo: sin luz, tampoco podía abrir sus puertas. En Barracas, Lorena reacomodó los planes que tenía para la tarde porque no iba a sacar el auto. Sin luz, el montacargas de su edificio no funciona. Son tres de los miles de vecinos y comerciantes de Capital y GBA que este miércoles, mientras el termómetro superaba los 36 grados de temperatura, se quedaron sin suministro eléctrico. Durante el día hubo picos de hasta 90 mil usuarios sin servicio en el área metropolitana.

Casi como un acto reflejo, todos los asociaron al calor. En las redes muchos volcaron su bronca y reapareció el fantasma de que, otra vez, con los primeros días de agobio en diciembre el servicio colapsaría.

El área de Edesur fue la más afectada. Desde la empresa, explicaron a Clarín que el desperfecto que ocasionó los cortes no tuvo relación con el calor.

Detallaron que el primer problema se dio en la madrugada, en un cable de alta tensión que une dos subestaciones, las de Azopardo y Pozos. Fue cerca de la 1, cuando el termómetro marcaba 26 grados. En ese momento más de 20 mil usuarios se quedaron sin luz de golpe. Muchos se enteraron horas más tarde: estaban durmiendo.

Dillan, en un bar de Balvanera, no pudo atender por falta de luz.

Dillan, en un bar de Balvanera, no pudo atender por falta de luz.

"Esa falla nada tiene que ver con el calor. No se sabe aún qué la ocasionó, se está trabajando con una retroexcavadora en el lugar para analizarla y ver qué pasó", detalló un vocero de la empresa en la tarde del miércoles.

La compañía eléctrica decidió desviar el servicio a través de otros sectores de la red, con el fin de mantener el suministro. Entonces, explicaron, se sobrecargó otro cable de alta tensión. "Fue una doble falla", graficaron.

Cerca del mediodía ya eran más de 60 mil los usuarios de Edesur sin luz y -con fluctuaciones que llegaron a los 75 mil- el problema se mantuvo durante toda la tarde.

Este miércoles a la tarde, Edesur realizaba una reparación en el punto donde se habría producido la falla de un cable de alta tensión. (Prensa Edesur)

Este miércoles a la tarde, Edesur realizaba una reparación en el punto donde se habría producido la falla de un cable de alta tensión. (Prensa Edesur)

En un comunicado, Edesur informó que se desplegaron 11 grupos electrógenos para abastecer a parte de los afectados. Cerca de las 20, fuentes de la empresa informaron que la falla de las dos líneas había sido solucionada provisoriamente y que la mayoría de los afectados ya había recuperado el servicio. 

El foco central del problema se dio en los barrios de Balvanera, Almagro, Boedo y San Cristóbal. Pero también repercutió en Caballito, Barracas y algunos puntos del GBA.

Una mujer carga con nafta el grupo electrógeno su comercio de comida en Billinghurst y Rivadavia. (Fernando De la Orden)

Una mujer carga con nafta el grupo electrógeno su comercio de comida en Billinghurst y Rivadavia. (Fernando De la Orden)

¿Qué pasó en el área de Edenor? Según el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), cerca de las 14 había 7.621 usuarios sin energía y las cuadras más perjudicadas estaban en Wilde, en el partido de Avellaneda. Ya al atardecer, pasadas las 19, se registró el pico más alto del miércoles con 15 mil afectados. Los mayores cortes se daban en San Isidro, San Martín, Morón y La Matanza.

Un vocero de la empresa dijo a Clarín que "fue un día normal" en la red de Edenor, y afirmó que los cortes que hubo durante el día no estuvieron vinculados con el calor, "a pesar de que tuvimos una demanda extrema en estos tres días".

El corte de luz se dio en medio de una semana con altas temperaturas. La demanda fue alta y, según datos publicados por CAMMESA, ambas empresas registraron el pico del día cerca de las 15, cuando el termómetro marcaba 36,2°. Con la llegada de la lluvia, se espera un alivio: la máxima pronosticada para jueves y viernes es de 27°, casi 10 grados menos que el miércoles.

DD