Córdoba: detectan que 48 agentes de tránsito acumulan infracciones por más de $ 600.000

Sociedad
Lectura

Una investigación periodística en Córdoba reveló que al menos 48 inspectores que deben controlar el cumplimiento de las normas de seguridad vial acumulan infracciones de tránsito

por más de 600.000 pesos.

La información fue difundida por La Voz, que revisó más de 2.400 datos de 600 inspectores en los portales de la Municipalidad de Córdoba, los gobiernos de la ciudad y de la provincia de Buenos Aires y Rentas de Córdoba, y detectó que 48 empleados matriculados como operadores de tránsito en Córdoba aparecen con 606.685,71 pesos en deudas por multas por, al menos, 135 infracciones de tránsito hasta el 21 y el 22 de noviembre. Son 10 mujeres y 38 hombres, 13 de ellos policías de Caminera. Según aclaró La Voz, podrían existir más casos no rastreables de forma pública.

La mayoría registraba infracciones cuando obtuvieron las matrículas y otros siguen apareciendo con multas. Fueron cometidas casi en su totalidad en rutas de Córdoba, aunque también hay casos en la capital provincial, en Santa Fe, en la provincia de Buenos Aires y en la Capital Federal. Las resoluciones con sus nombramientos se publicaron en el Boletín Oficial en 2018 y 2019.

En Córdoba, la seguridad en las rutas depende de la Policía Caminera. Uno de sus efectivos es el que encabeza el ranking de infractores, con 28 multas por 37.989 pesos: 15 fueron por no pagar el estacionamiento medido y seis por estacionar en lugares donde estaba prohibido. El resto, por hablar por teléfono mientras manejaba, cruzar el semáforo en rojo y estacionar en un espacio reservado para un organismo oficial.

No fue el único agente de la Caminera en esta situación irregular: el relevamiento de La Voz encontró a otros 12, y Miguel Rizzotti, responsable de la Dirección de Prevención de Accidentes provincial, informó de un total de 22 policías de esta dependencia con multas, y detalló que 13 las pagaron,  seis fueron separados de las tareas de control en rutas, y tres casos no fueron resueltos. En la ciudad de Córdoba, la investigación del diario detectó múltiples tipos de infracciones a nombre de los matriculados: exceso de velocidad, circular por carriles exclusivos, cruzar semáforos en rojo, violar el cartel de prohibido estacionar, hablar por teléfono, y manejar y fumar, entre otras.

Un agente de la Policía Caminera de Córdoba. 13 efectivos de esa dependencia registran multas de tránsito impagas. (La Voz / Archivo)

Un agente de la Policía Caminera de Córdoba. 13 efectivos de esa dependencia registran multas de tránsito impagas. (La Voz / Archivo)

La matrícula es un requisito indispensable para desempeñarse como agente de tránsito. La entrega la Dirección de Prevención de Accidentes, que es la autoridad provincial de aplicación de la Ley de Tránsito y la encargada de implementar el uso del Codificador de Infracciones, que establece el tipo de faltas cometidas y su valor. Existen dos tipos de matrículas: la de operador de tránsito evaluador teórico-práctico (los que analizan si se deben otorgar las licencias de conducir) y la de operador de tránsito instructor de manejo y capacitador.

“El espíritu de la ley es jerarquizar la carrera del inspector para que pueda manejarse bien en la vía pública, que conozcan la ley y cómo hacer los controles --explicó Rizzotti al diario cordobés--. “La matrícula acredita conocimiento en la materia, pero los que los habilitan para hacer infracciones y para desempeñarse como inspectores son los municipios y las comunas porque tienen el poder de policía para delegárselo. Ellos tienen su autonomía. Será después el municipio o la comuna los que fijen las normas de comportamiento y de ética”.

El funcionario explicó que la ley “no establece imposibilidad o incompatibilidad alguna” entre cursar y rendir para obtener la matrícula y contar con multas impagas. “Si la persona tiene procesos en trámite, o alguna multa pendiente, eso ya se verá”, dijo Rizzotti. “De ese universo de dos o tres mil operadores de tránsito, podría ocurrir que alguno tuviera una infracción --señaló--. Tendríamos que hacer un estudio profundo para ver cada situación”.

AS