"El maestro me tocó", los mensajes en una clase de educación sexual que destaparon abusos a diez alumnas

Sociedad
Lectura

Una clase de educación sexual en la escuela animó a las nenas a contar el calvario vivido: dos años antes, el maestro había abusado de ellas. "El profesor es malo", repetían. Esto destapó los

casos de los que fueron víctimas diez alumnas. La historia llegó ahora a su fin, con la condena a 13 años para el acusado, en Río Negro.

Según estableció la Justicia, el ex profesor Javier Bernel cometió los abusos mientras trabajaba en la Escuela Primaria 38, de Stefenelli, y la 56 de Islas Malvinas, de General Roca. Las niñas -que cursaban tercero y cuarto grado- tenían entre ocho y diez años al momento de los abusos.

Los magistrados María Evelina García Balduini, Gastón Martín y Laura Pérez establecieron una pena de 13 años de reclusión, además de la inhabilitación absoluta y perpetua para ejercer cargos.

Bernel fue declarado responsable de los delitos de "abuso sexual simple, agravado por ser encargado de la educación de las víctimas". Se trata de nueve hechos consumados y uno en grado de tentativa, determinó la Justicia.

“Hubo una denuncia en 2015 porque una nena le contó a sus padres que el profesor se había referido a ella de una manera incorrecta. Pero recién en 2018 comenzaron a saltar los demás casos. Esto se disparó en una clase de educación sexual, una actividad que es rechazada por una parte de la sociedad, pero que también sirve para ponerle palabras a los hechos de este tipo”, explicó a Clarín la fiscal Belén Calarco.

Javier Bernel, condenado a 13 años de prisión por abusar de diez alumnas.

Javier Bernel, condenado a 13 años de prisión por abusar de diez alumnas.

La funcionaria recordó que fue en 2018, en el marco de un taller de Educación Sexual Integral (ESI) en Stefenelli, donde aparecieron señales claras de que Bernel abusaba de las chicas.

“Hubo una actividad donde se les proponía a las alumnas manifestar inquietudes en un papel y dejarlas en una caja de manera anónima. Los docentes encontraron allí textos que decían: 'El maestro Bernel me tocó, así con el nombre y cosas parecidas'", agrega la fiscal.

El docente les tocaba la espalda y la cola cuando las nenas permanecían junto a su escritorio corrigiendo tareas o estaban paradas ante el pizarrón. Se registraron casos en que el ex docente se hizo masturbar por las alumnas, indicó a Clarín una de las madres.

“Su situación socio-económica y cultural (...) le permitía claramente discernir el sentido y las consecuencias de su obrar; es más, siendo un funcionario público: docente, maestro de grado en nivel primario”, indicó el tribunal.

“El daño físico y moral que les fue causado a las tan vulnerables menores víctimas, de implicancias futuras inciertas; la reiterancia de las agresiones a las nenas (...), que revela un perfil personal cuanto menos peligroso para terceros al día de hoy y en el futuro, y perturbado –dicho esto en términos comunes-, en el aspecto sexual y la relación con los otros/as; la pluralidad de víctimas y, especialmente, su corta edad, que las torna aún más vulnerables”, sumaron los jueces.

Los magistrados apuntaron a los múltiples perjuicios que provocó el ex docente en las menores. “No querían salir de sus casas, temían que no se creyera su relato, episodios de angustia y nerviosismo, y desvalorización del propio cuerpo (...), pesadillas, sentimientos de indefensión, depresión en algunas niñas (…) en este tipo de delitos, a menor edad, mayor es el daño que se provoca”, detallaron. La sentencia en forma íntegra será leída el miércoles 18 de diciembre a las 12.

“Quedan muchas preguntas, una de ellas es cómo este hombre pudo permanecer en el sistema. Llevaba años y años en esto. Nosotros supimos que llevaba a una chica adelante del aula y la obligaba a que toque sus genitales. Todo esto ocurría enfrente de la clase. Dicen que él se tapaba con el registro pero que lo escuchaban hacer ruidos y gemidos. Todo eso seguramente impactó en los otros chicos y chicas presentes”, comentó Marina Muñoz, madre de una de la nenas afectadas.

“El gremio docente es reacio a los exámenes psicológicos, pero algo debe hacerse para poder denunciar a quienes actúan como este hombre. Nosotros en mayo del año pasado tuvimos una reunión con él porque los alumnos decían que él era malo. Así era la frase: el profesor es malo”, sigue Muñoz. “Él nos dijo, lo que pasa es que tienen una educación de jardín de infantes, no les han puesto límites y yo sí se los pongo, no quiero hablar mal de otros maestros. Nosotros lo único que sabíamos era lo que nos decían nuestros hijos”, insistió.

Aunque Bernel no tenía antecedentes penales, detrás suyo existe un pasado tortuoso. El ex docente es padre de un adolescente de 16 años que confesó haber asesinado el 11 de octubre de 2012, mediante golpes y puñaladas, a Jonathan Peña (17) en El Cuy. La Justicia de Río Negro condenó al chico a siete años de prisión, pero en 2017 el Superior Tribunal de Justicia lo absolvió.

Entre los padres de la víctima, Perín Peña y Vilma Pichimil, siempre se mantuvo la sospecha de que el ex docente encubrió a su hijo y hasta habría ayudado a ocultar el cadáver.

Fuentes vinculadas a la causa de las diez nenas aseguraron a este diario que hay un grupo de mujeres jóvenes en El Cuy que padecieron abusos por parte del Bernel cuando este se desempeñaba en la primaria local.

“Nadie se atreve a denunciarlo porque en el pueblo los Bernel son considerados peligrosos”, dice una persona de la zona con conocimiento del tema que quiere preservar su nombre.

El Cuy tiene unos 500 habitantes y está ubicado a apenas 127 kilómetros de General Roca.

EMJ