Sexo y poder: el escándalo por acoso sexual que derribó a un magnate mediático

Sociedad
Lectura

Difícilmente, alguna de las periodistas de Fox News se defina a sí misma en cámara como feminista. El canal -exponente del republicanismo más conservador- defiende los valores de “la familia americana”

y los roles de género tradicionales. En sus programas suelen aparecer invitadas como Mona Charen, autora del libro "El sexo importa. Cómo el feminismo moderno perdió contacto con la ciencia, el amor y el sentido común". Y se repiten las quejas contra las activistas (catalogadas de “extremistas”), las personas transexuales, los inmigrantes, las minorías.

Por eso, muchos se sorprendieron cuando, en 2016, esta cadena fue el escenario de un reclamo contra el acoso sexual y el abuso de poder en el ámbito laboral, que antecedió al movimiento #MeToo. La historia inspiró la película El Escándalo (Bombshell), que aspira a tres Oscar, dos de esas nominaciones para Charlize Theron y Margot Robbie, que interpretan justamente a dos de las mujeres protagonistas del escándalo. La película también tuvo cuatro nominaciones a los Premios del Sindicato de Actores y dos a los Golden Globes. En Argentina, su estreno está previsto para el mes próximo.

“La bomba” a la que refiere el filme se desató en julio de 2016, cuando Gretchen Carlson, expresentadora de Fox & Friends -uno de los programas favoritos de Donald Trump-, denunció por “acoso sexual severo y persistente” al presidente y CEO de Fox News, Roger Ailes, a quien en la película interpreta el actor John Lithgow.

Roger Ailes posa en Fox News en New York, en 2006. (AP / Archivo)

Roger Ailes posa en Fox News en New York, en 2006. (AP / Archivo)

Según Carlson (Nicole Kidman en la película), su jefe la había relegado a tareas marginales y le había rebajado el sueldo por no acceder a sus insinuaciones. “Creo que vos y yo deberíamos haber tenido sexo hace rato, así vos estarías mejor y yo también estaría mejor”, le habría dicho el hombre antes de despedirla, en 2013.

Nicole Kidman interpreta a Gretchen Carlson, la primera denunciante. (Lionsgate)

Nicole Kidman interpreta a Gretchen Carlson, la primera denunciante. (Lionsgate)

La verdadera Gretchen Carlson, en la última entrega de los Globos de Oro. (Jordan Strauss/Invision/AP)

La verdadera Gretchen Carlson, en la última entrega de los Globos de Oro. (Jordan Strauss/Invision/AP)

Ella tardó tres años en tomar coraje y hablar. Ailes era un hombre poderoso, quizás el más poderoso del medio. Había comenzado su carrera como asesor político de presidentes como Ronald Reagan y George Bush (padre), antes de desembarcar en la televisión y lanzar Fox News, en 1996. Su pericia para los negocios y el entendimiento único del público al que apuntaba, lo colocaron a la cabeza del mercado. El empresario formó personalmente a los principales editorialistas del canal y estableció un prototipo de conductora: mujeres mayoritariamente rubias, blancas y delgadas, vestidas con polleras cortas. Según cuentan sus empleados, no se le escapaba ni un solo detalle: hasta había montado cámaras secretas por todo el edificio, desde los estudios hasta las oficinas. Parecía intocable.

Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie en el afiche de "El escándalo" (Bombshell), la película que revela las denuncias de acoso y abuso contra el ex CEO de Fox News Roger Ailes. (Lionsgate)

Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie en el afiche de "El escándalo" (Bombshell), la película que revela las denuncias de acoso y abuso contra el ex CEO de Fox News Roger Ailes. (Lionsgate)

Carlson se enfrentaba a otro problema: la cultura empresarial estaba diseñada para que los problemas no salieran a la luz. Cuando un empleado o empleada entraba a Fox News, firmaba un acuerdo de confidencialidad y otro de mediación obligatoria, que prohibían exponer públicamente a la firma y llevar a cabo acciones legales en la corte.

La primera de muchas

Una vez que Carlson introdujo la demanda (a riesgo de represalias legales), se desarrolló una investigación interna dentro de la cadena. Esto se debió, en parte, a que los hijos de Rupert Murdoch (el director ejecutivo y principal accionista de Fox News), quienes también trabajan en la compañía, estaban enemistados con Ailes y vieron la oportunidad ideal para hundir a su rival.

Este último no se quedó de brazos cruzados: se asesoró con el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani y con la abogada feminista Susan Estrich. ¿Cómo terminó esta letrada, famosa por sus críticas a los medios que maltrataban o descreían de las víctimas de abuso, del lado del acusado? “Favor con favor se paga”. Los unía una vieja amistad… y las visitas regulares de Estrich al piso de Fox como comentarista. Beth, la esposa de Ailes (con un puesto en la firma), actuó como su defensora extraoficial. Los rumores dicen que llegó a distribuir remeras “pro Ailes” entre los empleados.

Megyn Kelly, la presentadora que se cruzó con Trump. (AP)

Megyn Kelly, la presentadora que se cruzó con Trump. (AP)

Carlson tenía la esperanza de que más víctimas de Ailes alzaran su voz. Todos los ojos se posaron sobre Megyn Kelly (interpretada en Bombshell por Charlize Theron), la estrella de Fox del momento. El año anterior, Kelly se había cruzado con Trump en el primer debate republicano, al preguntarle por qué se refería a las mujeres como “cerdos gordos, perras, haraganas y animales desagradables”. “No la llamo ‘cabeza hueca’ porque sería políticamente incorrecto”, escribió en Twitter el entonces candidato.

Charlize Theron, caracterizada como Megyn Kelly. La presentadora fue cuestionada por sus comentarios racistas. (Lionsgate)

Charlize Theron, caracterizada como Megyn Kelly. La presentadora fue cuestionada por sus comentarios racistas. (Lionsgate)

Aunque permaneció cauta a lo largo de la investigación -probablemente, evaluando las repercusiones que tendría sobre su carrera-, la conductora terminó exponiendo las situaciones de acoso que había atravesado diez años antes. No fue la única. Al menos 20 mujeres prestaron testimonio. Una de ella dijo que Ailes la había grabado y utilizaba ese material para chantajearla.

Al poco tiempo, las denuncias alcanzaron a otros figurones, desde presentadores estrella como Bill O’Reilly, hasta políticos que eran invitados regularmente, como el exsenador por Massachussets Scott Brown. Era claro que la misoginia era norma en Fox News y que todos hacían la vista gorda.

Tras la explosión

En una entrevista reciente, conducida por Megyn Kelly en su canal de YouTube, la exproductora de Fox News Live Julie Zann -otra víctima- afirmó que la película “trata de manera muy suave a Roger Ailes”. “Fue mucho peor”, agregó Zann, entre lágrimas, y describió cómo el directivo le había insinuado que le practicara sexo oral. “¿Qué estás dispuesta a hacer por la cadena?”, habrían sido sus palabras.

Roger Ailes con su esposa, en una foto de 2016. El ejecutivo murió al año siguiente. (AFP)

Roger Ailes con su esposa, en una foto de 2016. El ejecutivo murió al año siguiente. (AFP)

John Lithgow, caracterizado como el ex CEO de Fox News Roger Ailes. (Lionsgate)

John Lithgow, caracterizado como el ex CEO de Fox News Roger Ailes. (Lionsgate)

El 21 de julio de 2016, este hostigador profesional renunció, a cambio de una compensación económica de US$ 40 millones. Sin embargo, las denuncias siguieron llegando. Por ejemplo, la de la analista política híperconservadora Andrea Tantaros, quien además demandó a Fox News por no haber intervenido, pese a sus reiterados reclamos.

O’Reilly debió dejar su puesto, luego de que una investigación del New York Times revelara que, durante años, él y Fox habían pagado US$ 13 millones en acuerdos extrajudiciales por acoso sexual.

Margot Robbie como Kayla Pospisil, otra de las denunciantes. (Lionsgate)

Margot Robbie como Kayla Pospisil, otra de las denunciantes. (Lionsgate)

Kelly -quien a lo largo de los años estaría envuelta en controversias por sus comentarios racistas- escribió la autobiografía Conformarse con más, donde detalló los avances inapropiados de su antiguo jefe y sus roces con Trump.

Gretchen Carlson publicó el libro Sé valiente: detené el acoso sexual y empoderate, que se convirtió en bestseller. Según Reuters, la demanda contra Ailes se resolvió a favor de la comunicadora y éste le tuvo que pagar US$ 20 millones. Ahora, ella sigue trabajando públicamente para terminar con la “letra chica” de los contratos, que ponen mordazas sobre las víctimas de violencia y acoso en las empresas.

El exnúmero uno de Fox News nunca pisó la cárcel y, luego dejar su cargo, continuó su carrera en la política. Su último trabajo fue como asesor de Donald Trump, presidente que, hasta la fecha, suma al menos 17 acusaciones por acoso o abuso.

En mayo de 2017, Ailes se cayó en su casa de Palm Beach y murió tres días después. Más tarde, ese mismo año, las denuncias recayeron sobre otro todopoderoso del mundo del espectáculo: el productor de cine Harvey Weinstein. Esta vez, el escándalo (que sumó más de 80 testimonios) tuvo trascendencia mundial. Fue el inicio del #MeToo, un hashtag que se convirtió en bandera para millones de mujeres, y que llevó a Weinstein a sentarse por primera vez en el banquillo de los acusados en una corte de Nueva York la semana pasada.

AS