Pidió justicia por dos pitbull que habían atacado a un ladrón y batió un récord

Sociedad
Lectura

No conocía a los perros, tampoco a su dueña, y ni siquiera era vecina del barrio. Pero Macarena Libonati logró que 466.588 personas se unieran para solidarizarse con dos pitbull, Rocco

y Yana, luego de que atacaran a un ladrón que había entrado a la casa en la que viven los animales.

Fue el domingo 2 de junio del año pasado, por las tres de la madrugada. Un hombre saltó el paredón de una vivienda de Los Polvorines, partido de Malvinas Argentinas, mientras la dueña dormía. Adentro, lo atacaron los dos pitbull de la mujer, por lo que el delincuente quedó en terapia intensiva y tuvieron que amputarle una pierna.

Los ladridos y los desesperados gritos del hombre llamaron la atención de los vecinos, que marcaron el 911 y avisaron a la Policía. Según contaron después, el par de perros es muy amigable con la gente del barrio, incluidos los niños. Pero, ante el ingreso de un desconocido, protegieron su casa.

El caso tuvo gran repercusión mediática y hasta circularon rumores de que a los canes los podían sacrificar. Ahí entró en acción Macarena Libonati, una chica de 26 años que trabaja en una heladería y vive en Monte Grande, a unos 63 kilómetros de Los Polvorines, distancia que se acortó gracias a las redes sociales​.

"A mí todo me llegó por Facebook. Y como yo tengo una pitbull sé cómo son, que están muy estigmatizados", cuenta a Clarín mientras presenta a Saphira, su mascota de tres años y medio, quien la hizo empatizar con el caso de Rocco y Yana. 

"Yo con Saphira no tuve nunca ningún problema. Es súper dócil, es muy buena. Y eso que se me escapó, salió a la calle, se cruzó con criaturas, con gente que corre", continúa.

"Para mí, si querés tener un perro asesino lo vas a tener. Sea un pitbull, sea un caniche. Depende muchísimo de la crianza. Ellos sienten, saben cómo son realmente las personas", agrega quien se define como "defensora de los animales" aunque no pertenece a ninguna asociación.

Respecto al caso, dice que le molestó "que se la agarraran" con los perros. "Más que nada, porque la persona a la que lastimaron había entrado a una propiedad privada. Me parece que los perros no tienen la culpa. Cualquier perro va a defender su casa, su lugar, su dueño", sigue Macarena.

La joven se sorprende ante el llamado de Clarín. Siete meses después de aquella publicación, no tenía idea de que 466.588 personas la habían apoyado, ni sabía que habían respondido a su petición desde el Municipio de Malvinas Argentinas. 

"Pidamos justicia por los pitbull de Polvorines que atacaron a un delincuente cuando ingresaba ilegalmente a su hogar. ¡Propiedad privada y ellos atacaron en defensa de sus amos! No al sacrificio de Rocco y Yana!", decía su posteo, al que adjuntó una foto de los animales en cuestión.

Macarena junto a Saphira, su pitbull de 3 años y medio (Andrés D'Elia).

Macarena junto a Saphira, su pitbull de 3 años y medio (Andrés D'Elia).

Con esas cuatro oraciones, batió todo un récord. Fue la petición que más cantidad de firmas reunió en 2019 y, en términos históricos, fue una de más firmadas en Argentina desde 2013 y de más rápido crecimiento.

"La empecé a compartir, pero no sabía que llegó a tanto", asume Macarena sobre su publicación. Nunca antes había usado esta plataforma. Suerte de principiante, le dicen.

Para Gastón Wright, director de Change.org Argentina, es "extremadamente raro" ver esta cantidad de firmas en peticiones tan locales. "Fue una inmensa movilización digital", evalúa. 

"Esta petición tenía dos componentes claves. La indignación que generaba el hecho de que dos animales iban a ser sacrificados. Y la preocupación de los argentinos por la inseguridad, que sumaba un condimento: estos perros habían defendido a sus dueños", sigue Wright.

Sobre el supuesto "sacrificio", vale una aclaración. Según Jorge Cancio, subsecretario de Seguridad del municipio de Malvinas Argentinas y quien representó legalmente a la dueña de los perros, fueron solo "rumores".

"Circulaba fuertemente en los medios el rumor de que iban a sacrificar a los pitbull, pese a no existir una razón legal que lo autorice", dijo Cancio ante la Comisión de Derecho Animal del Colegio Público de Abogados porteño, donde expuso el caso.

"Era imposible (que los sacrifiquen) por estar debidamente controlados veterinariamente, por los controles municipales de zoonosis y porque estaban en su hogar con las debidas medidas de seguridad para ellos y terceros, obviamente no para los intrusos no deseados", agregó en esa charla.

Desde el Municipio de Malvinas Argentinas, cuando respondieron a la petición de Macarena, publicaron: "Queda claro entonces, aunque en ningún momento se consideró a nivel judicial la opción, los pitbull no serán sacrificados". Con esa respuesta, los organizadores de la plataforma declararon la "victoria" del caso

Macarena asegura que los pitbull "son buenos" (Andres D'Elia).

Macarena asegura que los pitbull "son buenos" (Andres D'Elia).

En un principio, tras el intento de robo, la fiscal a cargo había acusado al hombre por "violación de domicilio" y además imputó a la dueña de los perros por las "lesiones culposas" sufridas por el intruso. Fue muy polémico. 

"Era increíble que a la dueña de los perros se la quisiera procesar por este hecho", sostiene Cancio en diálogo con Clarín, porque considera que la mujer "era la víctima" de los hechos.

Y no sólo ella. "Para mí también fueron víctimas los 'pits'. Ya que se comprobó que uno de ellos fue golpeado por este sujeto, cuando ingresó a la propiedad", dice sobre la hembra, que tenía heridas en una pata y en el hocico. "Ellos solo defendieron su lugar", remata.

La petición de Change.org pidiendo justicia por los pitbull de Los Polvorines fue la que más firmas reunió en 2019.

La petición de Change.org pidiendo justicia por los pitbull de Los Polvorines fue la que más firmas reunió en 2019.

Finalmente, lograron que la causa quedara caratulada como "hurto calificado en grado de tentativa" y desde la fiscalía desestimaron elevar cargos contra la dueña de los perros.

Clarín se contactó con la mujer, quien agradeció "a la gente su solidaridad y tanto apoyo para Rocco y Yana". Sin embargo, prefirió no participar en este artículo. "No estoy de ánimo ni ganas de recordar nada de eso, porque para mí fue un hecho traumático y por el momento no quiero notas ni nada parecido", comentó. 

Las últimas novedades vienen, entonces, por parte del abogado Cancio. Dice que el ladrón está ahora con pulsera electrónica, esperando el juicio oral. Tenía un antecedente por robar un auto en la ciudad de Buenos Aires y otra causa en trámite en Mercedes.

Respecto a Rocco y Yana, asegura que "están bien". Desde un principio, la dirección de Zoonosis municipal les hizo exámenes de salud y determinó que ambos estaban con las vacunas al día, no tenían rabia, y tampoco se detectó en ellos ningún comportamiento violento. Luego, los perros siguieron con estos controles sanitarios. Y actualmente están en su casa, junto a su dueña.

AS