Crimen de Villa Gesell: "Pablo no estaba ahí cuando mataron al chico, mi hijo está detenido por un ajuste de cuentas"

Sociedad
Lectura

Minutos antes de ingresar a la sede de la Fiscalía Descentralizada de Villa Gesell, donde se lleva adelante la investigación por el crimen de Fernando Báez, el padre de Pablo Ventura,

José María, no aguanta más y se quiebra: 

 "Me estoy comiendo una tremenda", dice a Clarin. El hombre está angustiado y no lo disimula. Pero aún así no pierde las esperanzas de que la situación se clarifique. Debe declarar en breve, contarle a los investigadores que su hijo no estaba en Pinamar la noche de la matanza, sino en Zárate, el lugar donde viven. 

"Hoy tendría que estar viajando a Punta del Este con la familia. La acusación de mi hijo es un pase de factura, un ajuste de cuentas", explica Ventura y desteje: "Me enteré que mi hijo, que es remero, tuvo un problema con un de ellos, un rugbier, habían tenido un quilombito y puede venir por ahí la mano", agrega. "Pero no puedo creer que lo hayan implicado, qué clase de hijo de puta puede ser alguien que hace esto", se pregunta, al borde del llanto.

"Yo espero que salga, hay muchas pruebas en la que estamos demostrando que estamos tranquilos. Confío que mi hijo saldrá pronto, hoy no creo pero espero que mañana sí", agrega.

El padre y abogado de Pablo Ventura, detenido número once por el crimen de Fernando Sosa llegan la Fiscalia Villa Gesel. Foto: Fernando de la Orden.

El padre y abogado de Pablo Ventura, detenido número once por el crimen de Fernando Sosa llegan la Fiscalia Villa Gesel. Foto: Fernando de la Orden.

Después repasa los momentos duro de esa madrugada en Zárate. "Mi hijo, cuando llegó la DDI fue interrogado y él, firme, respondió que no estuvo en Gesell. Lo noté tranquilo, pero hace dos días que no lo veo y eso me pone muy mal", cierra. "Si sale mi hijo, nos vamos a Punta del Este, necesito sacarme todo esto de encima cuanto antes, es una pesadilla".

En efecto, Ventura no está solo. Lo acompaña también un amigo de Pablo, el remero Ante Domljanovic, que espera que todo se resuelva para salir de viaje con la familia rumbo a Punta del Este.

Al cabo de unos minutos, es el abogado contratado por la familia, José Santoro, el que toma la posta. "Mi cliente Pablo Ventura declaró ante la fiscal Zamboni y le preguntaron todo lo que tenían que preguntarle. Pablo respondió a todo seguro y convencido, más allá del momento de angustia y preocupación que está atravesando", expresa. "Se habló de un supuesto pase de factura de uno de los rugbiers, que lo habría acusado, pero no quiero remarcar eso porque no se trata de dos pandillas, la de los rugbiers y la de los remeros".

"Pablo está imputado como 'partícipe necesario y está detenido pero no incomunicado", suma Santoro.

Hay datos que sugieren que Pablo cenó con sus padres en Zárate y que luego salió a bailar. Habría vuelto a su casa a las 4 AM. Un vecina, ofrecida por la familia como testigo, lo habría visto llegar a su domicilio. ​

"No entendemos por qué Pablo Ventura está involucrado cuando tenemos pruebas más que suficientes de que Pablo no estuvo en Gesell sino en Zárate, cenando con sus padres. La fiscal le preguntó si él tenía su celular consigo en el momento del hecho, mi cliente dijo que sí y se lo entregó", agrega el abogado.

GS