Habló el papá del joven asesinado en Villa Gesell: "Espero el alivio de la Justicia y que paguen con la pena máxima"

Sociedad
Lectura

"Me duele mucho. Era todo mi hijo", dice Silvino, el papá de Fernando Báez Soza, el joven de 18 años asesinado a golpes por un grupo de rugbiers a la salida

de un boliche en Villa Gesell. Con la voz pausada y visiblemente triste, pidió Justicia por el atroz crimen y recordó cómo era Fernando.

En declaraciones a El Trece y Telefe, Silvino dijo que espera "el alivio de la Justicia" y enfatizó: "Quiero que se haga Justicia y que el culpable pague con la pena máxima".

A pocas horas del crimen en la puerta del boliche Le Brique, valoró que Fernando defendió a sus amigos durante una pelea que comenzó adentro del local y que terminó con su asesinato: "Al ayudar a sus amigos, mi hijo dio su vida", sentenció.

Silvino también aseguró que Fernando no tomó alcohol la madrugada del sábado en que fue atacado por el grupo de rugbiers. Y recordó que a la salida del boliche, cuando fue golpeado ferozmente, estaba tomando un helado.

Cuando le preguntaron cómo era su hijo, el hombre dijo, sin dudar, "era todo". También destacó que tenía muchos amigos y que estaba estudiando en la Facultad de Derecho. "Lo que más queríamos yo, mi mujer y él era que él se graduara como doctor, en la Facultad de Abogacía", indicó.

El crimen de Fernando ocurrió el sábado, alrededor de las 4.50, a la salida del boliche "Le Brique", en la avenida 3 y Paseo 102, en pleno centro de Villa Gesell, donde el joven estudiante de Derecho fue atacado a golpes de puño y patadas que le provocaron la muerte.

A dos días del homicidio, allegados de la víctima y vecinos de Gesell se manifestaron esta noche frente al local bailable con velas blancas para "repudiar la violencia".