Prender el aire y taparse: una costumbre que los alérgicos deberían revisar

Sociedad
Lectura

Es una costumbre habitual, en pleno verano, prender el aire o el ventilador y terminar tapado durante la noche porque la temperatura del cuerpo desciende. Pero los alérgicos tienen que tomar

ciertos recaudos en el lugar donde duermen y con qué se tapan.

Para mejorar la calidad de vida de los pacientes alérgicos es importante cumplir con una serie de requisitos. Los ácaros son pequeños artrópodos que viven en las alfombras, colchones, almohadas, frazadas, bibliotecas, y en todos aquellos lugares donde pueda acumularse el polvo. Son los principales responsables del desencadenamiento de las alergias y en muchas oportunidades de esas crisis tan molestas y fastidiosas de estornudos, picazón o hasta de broncoespasmos (con silbidos en el pecho y sensación de sed de aire ).

Lo ideal es evitar todo elemento que pueda provocar sintomatología y, justamente, es en el dormitorio donde se pasan muchas horas del día, por lo que es necesario brindar una atención especial a esa habitación de la casa. Más alla de su limpieza y ventilación.

Mientras dormimos, nuestro cuerpo genera calor y humedad y las escamas que se desprenden del cuerpo convierten la cama en un lugar idóneo para el desarrollo de los ácaros reproduciéndose. Ante el movimiento, se desprenden escamas de la piel y de esos deshechos se alimentan los ácaros.

Si sos alérgico, los síntomas pueden empeorar durante la noche, (cuando nos introducimos a la cama o a la mañana cuando nos levantamos ) Se recomienda tener superficies lisas (piso flotante entre otros) fáciles de limpiar, pocos adornos y evitar libros y peluches. Éstos últimos deberán ser eliminados o colocados en cajones o gabinetes cerrados herméticamente en bolsas.

En caso de tratarse de niños muy pequeños, pueden tener uno o dos peluches que se deben lavar con agua caliente y secarse al sol muy periódicamente. Otra alternativa puede ser que se congelen durante algunas horas, en el freezer.

¿Qué recomendamos usar en la cama?

Si hablamos específicamente acerca del uso de mantas o acolchados, se recomienda que sean de fibra o algodón. Por otro lado, tienen que lavarse cada seis meses aproximadamente, como mínimo.

Se aconseja como opción, utilizar fundas antiácaros para el colchón y la ropa de cama (conviene sustituir las mantas por un edredón que pueda enfundarse).

La ropa de cama debe preferirse de algodón 100%, y en lo posible sin blanquear y que no sea tratado (ya que esto provocaría menos sudor e irritación en la piel). Se debe lavar una vez por semana a temperatura de aproximadamente 60 ° C .

En ningún caso se aconseja el uso de naftalinas, irritarían las fosas nasales de los alérgicos, mucosa que ya está inflamada, tampoco antipolillas, desodorantes de ambiente: estas sustancias desprenden productos químicos que intervendrían en el desencadenamiento de los síntomas.

Momento de elegir qué es lo mejor: ¿algodón o poliéster?

El poliéster es una fibra artificial, producida por el hombre, producto de la industria del petróleo. Es más económica, es fuerte y resistente a la decoloración por el sol y también resistente a las arrugas. Tiene como desventaja ser una fibra que no respira y no absorbe la humedad de la piel de la persona.

El algodón es considerado la fibra más utilizada en el mundo por ser fresco, absorbente y cómodo. Es una tela que respira, una fibra natural que no contiene productos químicos, lavable fácilmente, con secado rápido y el aire circula entre sus capas. Tiene como desventaja que se trata de una fibra que se encoge y se arruga muy fácilmente.

Esto es lo que debe tenerse en cuenta al momento de decidir entre mantas o acolchados, el material de los mismos, sus ventajas y desventajas, según sea la persona que hará uso de los mismos.

PS