La Nasa detecta en la Antártida el derretimiento de una gran "losa de hielo flotante"

Sociedad
Lectura

Inquieta como sucede con todo movimiento natural de magnitud.ñ Las imágenes tomadas por el satélite Landsat 8 de la NASA muestran un derretimiento generalizado en la barrera de hielo Jorge VI,

una enorme losa blanca flotante, que todavía, al menos por ahora, sigue unida al lado occidental de la Península Antártica.

Las imágenes fueron adquiridas el 19 de enero de 2020 por la cámara Operational Land Imager a bordo del Landsat 8. Christopher Shuman, un glaciólogo de la Universidad de Maryland, señaló en un comunicado: "Es la única vista completa de un evento de derretimiento de superficie tan extendido en la barrera de hielo Jorge VI capturado en el registro Landsat de casi 50 años".

Alison Banwell, una glacióloga de la Universidad de Colorado Boulder que actualmente tiene un proyecto de trabajo de campo de tres años en esa zona, notó la fusión en las imágenes tomadas ese mismo día con el satélite Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea. "Este es el mayor evento de derretimiento que sabemos que haya ocurrido en la barrera Jorge VI", dijo.

Según un comunicado, eso no quiere decir que la fusión no haya sucedido aquí antes. Las imágenes de satélite, a menudo parcialmente oscurecidas por las nubes, muestran derretimiento periódico desde que fue visible por primera vez en imágenes de Landsat en enero de 1973. Sin embargo, ninguna parece cubrir un área tan grande.

La extensión del derretimiento en la imagen de enero de 2020 es impresionante, abarca una longitud de aproximadamente 140 kilómetros en la barrera. Es probable que sea producto de varios días de fusión.

La razón exacta de la extensa fusión de la barrera Jorge VI este año no está clara actualmente. La fusión previa ha sido causada por patrones de viento que acercan el aire caliente a la superficie, y por una nubosidad excesiva que atrapa la radiación de onda larga y la refleja sobre el hielo. Cualquiera sea la razón, el calor probablemente se extiende más allá de la plataforma de hielo.

"Lo que es preocupante es si Jorge VI se ve así, otras plataformas de hielo en la península probablemente también tengan mucha agua de deshielo", dijo Banwell. "Y esas plataformas de hielo son menos estables". En ese momento, las nubes impidieron que los satélites vieran bien las otras plataformas de hielo.

Banwell explicó que cuando se derriten los estanques en las depresiones de la superficie en una plataforma de hielo, cambia la distribución del estrés colocado sobre el hielo. El agua estancada puede drenarse a través de grietas en el hielo, cambiando nuevamente la distribución del estrés en la plataforma y ayudando a desestabilizarla. La investigación de Banwell ha demostrado que el drenaje de alrededor de 2.500 lagos a través de un proceso de reacción en cadena precedió al colapso de la plataforma de hielo Larsen B en 2002 en el lado este de la península.

Jorge VI tiene menos probabilidades de ese destino. A diferencia de la mayoría de las plataformas de hielo que se extienden sobre el océano abierto, esta se encuentra entre la península antártica y la isla Alexander. Con el flujo de hielo comprimido entre estas dos masas de tierra, la plataforma ve flexiones más pequeñas y es más estable que otras plataformas de hielo. Según Banwell, "Jorge VI es bastante estable y probablemente puede soportar una gran cantidad de derretimiento sin colapsar".