Habla la familia a la que le cayó encima un pino de 13 metros: "Nos salvamos de milagro"

Sociedad
Lectura

Lo que debió ser una semana de vacaciones, distracción y relax para una familia de Junín​ estuvo a punto de convertirse en una fatalidad. Un pino

de 13 metros cayó encima de Mauro Carrizo (36) y de sus pequeñas hijas cuando paseaban por Costa del Este. "Nos salvamos de milagro, no fue una tragedia porque Dios no quiso", cuenta el padre a Clarín.

Carrizo, junto a su mujer Denise Meraglia (33) y sus hijas Renata (8) y Juana (5) viajaron a la Costa el sábado 18 de enero para pasar allí unos días en familia. El lunes 20 tenían una reserva para cenar en Parada 2, pero como el restaurante estaba lleno decidieron esperar y, para hacer tiempo, recorrer el Paseo Comercial ubicado en Avenida 2 y la calle Las Camelias.

Cerca de las 23 caminaban junto a otros parientes por unos senderos del Paseo -un lugar privado que no pertenece al municipio- cuando se les cayó un árbol encima. A Juana le provocó una fractura cerebral, hundimiento de cráneo y debieron darle cinco puntos de sutura en el cuero cabelludo; Renata sufrió un esguince en el tobillo y "pellizcos" en el cartílago"; y Mauro, una rotura del hueso húmero del brazo izquierdo.

"Fueron días de mucha tensión y estrés", dice Denise, que atendió a este medio desde su casa en Junín, adonde llegaron el último viernes, después de tener internado a Mauro en Santa Teresita y Mar de Ajó, lo mismo que a Juana, quien por estar en estado delicado la llevaron al Hospital Materno Infantil de Mar del Plata.

Juana, de 5 años, estuvo internada en el Hospital Materno Infantil de Mar del Plata. Sufrió fractura cerebral, hundimiento de cráneo y 5 puntos de sutura. "La van a tener que operar", le dijeron a su mamá Denise.

Juana, de 5 años, estuvo internada en el Hospital Materno Infantil de Mar del Plata. Sufrió fractura cerebral, hundimiento de cráneo y 5 puntos de sutura. "La van a tener que operar", le dijeron a su mamá Denise.

"Lo primero que me viene a la cabeza es que, excepto Mar del Plata, ningún lugar de la Costa Atlántica tiene un hospital para atender y responder ante una situación como la que vivimos. Con una temporada récord como ésta, no puede ser la precariedad de los centros de salud ​en distintos balnearios de nuestras playas", revela indignada Meraglia, que estudia para graduarse como maestra de educación inicial.

Sobre el momento del accidente, Meraglia aún no puede creer "cómo un árbol de ese porte, que estaba totalmente seco, se nos vino encimay, milagrosamente, el tronco no golpeó a mis hijas ni a mi marido, de lo contrario esto hubiera sido una tragedia", remarca Denise, que salió indemne, que escuchó a su cuñada que gritó "¡cuidado!" y que sólo cerró los ojos un instante. "No tuve tiempo de nada, sólo sé por lo que me dijeron que Mauro pudo empujar a Renata para que no saliera más lastimada".

Mauro Carrizo (36), único sostén familiar, de reposo obligado. "Me tienen que poner un clavo para soldar el hueso. No tengo obra social y laburo por mi cuenta. No sé qué voy a hacer", expresa con preocupación.

Mauro Carrizo (36), único sostén familiar, de reposo obligado. "Me tienen que poner un clavo para soldar el hueso. No tengo obra social y laburo por mi cuenta. No sé qué voy a hacer", expresa con preocupación.

Por lo que pudieron averiguar, "el árbol estaba todo podrido y cuando cayó se arrancó de cuajo, no quedó nada", intenta explicar uno de los heridos. "El árbol pertenece a una galería privada, que al otro día abrió normalmente. De allí nadie se comunicó conmigo, pero sería importante hacer un relevamiento de los demás árboles, porque es muy peligroso circular por ese paseo", enfatiza Carrizo que destaca que las autoridades del municipio de Costa del Este "se comportaron como correspondía, brindando atención y soluciones".

Apenas abrió los ojos vio los resultados del impacto del pino de 13 metros: el piso se había desprendido, su marido estaba tirado a un costado, Renata también se encontraba en el piso y la pequeña Juana, boca abajo, estaba bañada en sangre, pero lúcida. Desesperada, Denise pidió auxilio, "llegaron rápido la policía y los bomberos, que me ayudaron a llevarla a un local de Havanna cercano, para realizarle las primeras curaciones, pero la ambulancia no llegaba nunca, la espera fue eterna".

El pino de 13 metros se desmoronó el lunes 20, en el Paseo Comercial de Av 2 y Paseo de las Camelias, en Costa del Este. "El árbol pertenece a un espacio privado que abrió al otro día normalmente. Nadie se comunicó con nosotros", señaló la familia oriunda de Junín.

El pino de 13 metros se desmoronó el lunes 20, en el Paseo Comercial de Av 2 y Paseo de las Camelias, en Costa del Este. "El árbol pertenece a un espacio privado que abrió al otro día normalmente. Nadie se comunicó con nosotros", señaló la familia oriunda de Junín.

De cuajo. El arbol se desmoronó y se desprendió en su totalidad, quedando sólo sus raíces.

De cuajo. El arbol se desmoronó y se desprendió en su totalidad, quedando sólo sus raíces.

La cuñada de Mauro se quedó con él y Denise socorrió a sus hijas. La noche del lunes último parecía una pesadilla. "De Costa del Este nos fuimos a Santa Teresita, donde la vieron, la revisaron a Juana y a Renata, pero decidieron llevarlas a Mar de Ajó, donde a Juana le hicieron una placa en la cabeza y a Renata le pusieron un yeso en su tobillo".

La situación más delicada era la de la nena más chiquita, a quien trasladaron al Hospital Materno Infantil de Mar del Plata. Estuvo internada hasta el viernes. "Nos adelantaron que seguramente tendrán que hacerle una cirugía, pero eso se determinará este martes cuando veamos a un neurocirujano y a un neurólogo aquí en Junín, para saber los pasos a seguir". Denise explica, según le dijeron los médicos, que "el corte en la cabeza y la pérdida de sangre ayudaron a que no se le formará un coágulo cerebral".

El tobillo izquierdo de Renata (8) estuvo con yeso y se le diagnostico "un severo esguince".

El tobillo izquierdo de Renata (8) estuvo con yeso y se le diagnostico "un severo esguince".

"Un pinchazo fuerte y un dolor agudo", dice Carrizo que sintió cuando el árbol se le cayó encima y golpeó de lleno en su brazo izquierdo. "Quedé tendido, no me podía levantar solo, me tuvieron que ayudar", repasa quien fue trasladado de Costa del Este a Santa Teresita, donde le tomaron radiografías y después fue derivado al Hospital de Mar de Ajó, donde le colocaron un yeso y un vendaje para inmovilizar la zona y, otra vez, regresó a Santa Teresita donde estuvo internado hasta el martes.

Fue un espanto la noche del lunes 20 al martes 21 para Mauro y su familia, "porque estuve solo internado mientras mi mujer estaba con mis hijas en Mar del Plata", se lamenta este trabajador free lance que arregla aparatos de refrigeración y no tiene obra social. "Para laburar necesito estar físicamente diez puntos, no sé qué voy a hacer, me tienen que operar, poner un clavo para soldar el hueso y después tengo una larga recuperación", expresa inquieto y ansioso por el futuro incierto.

La entendible preocupación de Carrizo pasa por ser el único "sostén familiar", y por la incertidumbre de lo que se viene: esperar el clavo, el turno en el Hospital Interzonal de Agudos, en Junín, la fecha de la cirugía y la posterior recuperación con kinesiología. "No lo puedo creer, ahora estoy bien porque mis nenas están a salvo, pero tengo una bronca que no me aguanto", grafica.

Intenta dejar atrás "la semana más horrible de nuestra vida, en la que queríamos disfrutar un poco en familia, y tuvimos que atravesar esta locura y conformarnos y agradecer de que esto no pasó a mayores", puntualiza Mauro, que siente el brazo "como suelto" y un dolor constante. "Quiero salir adelante y superar el mal trago lo antes posible. A veces me bajoneo, pero no me puedo permitir hundirme", dice.

La familia Carrizo cuenta que todavía no sabe cómo accionará legalmente. "Unos cuantos abogados se nos acercaron ofreciéndonos representación, pero la verdad es que todavía no nos pusimos a pensar qué haremos porque estuvimos abocados a cuestiones de primeros auxilios", afirma Denise.

Clarín se comunicó con un representante del municipio de Costa del Este, que se comprometió a que desde el área de prensa darían una respuesta, que aún no fue brindada.

Mar del Plata. Enviado especial.

DD