Crimen de Villa Gesell: "Todos los días le llevo flores", el conmovedor relato de la novia de Fernando

Sociedad
Lectura

Julieta Rossi, la novia de Fernando Báez Sosa, se quebró al relatar cómo pasa sus días después del crimen de Villa Gesell. "Yo voy todos los

días a ver a Fer y le llevo flores", dijo la joven sobre su nueva vida, tras el crimen cometido por los rugbiers ​en la localidad balnearia.

Rossi pidió que la gente siga exigiendo justicia, pero solicitó tranquilidad. "Vi mucha gente violenta, sobre todo en las redes sociales, deseando que le pegaran a estos 10 chicos o los violaran adentro de la cárcel. No es lo que se quiere. Sería igual de inhumano que lo que le hicieron a Fer", comenzó la novia de Báez Sosa.

Rossi dijo que está acompañada por su familia y sus amigas, que le ayudan a pegar carteles en la Ciudad de Buenos Aires para reclamar justicia. "Es lo menos que podemos hacer. Si me tengo que quedar en casa sin hacer nada, me muero", agregó.

La mujer se quebró al hablar sobre la familia de Fernando Báez Sosa. "Ellos están como pueden, ¿no? Es su único hijo, la única persona que tenían en su casa, la que esperaban con la comida todos los días, la que saludaban antes de irse a domir. Y ahora ya no está, no hay nadie que entre por la puerta más allá de ellos dos".

Continuó: "Yo voy todos los días a ver a Fer, siempre le cuento a la mamá, y llevo flores".

Julieta y Fernando eran novios desde hacía diez meses.

Julieta y Fernando eran novios desde hacía diez meses.

Al referirse a lo sucedido en las inmediaciones del boliche Le Brique, en Villa Gesell, declaró: "Lo que viví ya lo viví y mi intención justamente no es olvidarlo, porque no le puede pasar a otra persona. Lo que viví no se puede olvidar. Tratamos de no pensar, pero es imposible".

Tras la cuarta rueda de reconocimiento, llevada a cabo en Villa Gesell, solo uno de los rugbiers quedó sin ser identificado por los testigos.

Este miércoles a la madrugada, los diez jovenes detenidos iban a ser trasladados al penal de Dolores, donde estarán juntos pero aislados del resto de los presos.