Escracharon a legisladores salteños por el rechazo a la despenalización del aborto

Sociedad
Lectura

Aunque el Senado haya tratado de poner el tema de la despenalización del aborto bajo la alfombra, la grieta que ha dibujado en la sociedad el tema ya está marcada a fuego. En ese marco los legisladores deben afrontar por estas horas las consecuencias de sus votos, especialmente en la vía pública cuando son identificados y se cruzan con quienes tienen convicciones diametralmente opuestas. Así en las últimas horas trascendieron, a través de los diarios salteños La Gaceta y El Tribuno, las vicisitudes que debieron atravesar varios legisladores de aquella provincia, algunos en el Aeropuerto Güemes, al regresar a Salta, y otro como el diputado Alfredo Olmedo (Salta Somos Todos) en un restaurante de Capital Federal, cuando quiso entrar a comer y se encontró con un grupo de manifestantes proaborto, que comenzó a abuchearlo con sus cánticos hasta que el legislador optó por irse. Olmedo les dijo en dos o tres ocasiones "Dios las bendiga" a las chicas, en su mayoría jóvenes, que estaban en el restaurante, hasta que después de un par de minutos de tensión, como los cánticos no cesaban decidió retirarse, no sin antes girar en la puerta y repetir "que Dios las bendiga".

En Salta en tanto, el diario La Gaceta destacó el tenso momento que atravesó el diputado Martín Grande (Cambiemos) al llegar al aeropuerto Martín Güemes, de la capital salteña, y donde varias mujeres salieron a su paso con los tradicionales pañuelos verdes a favor de la despenalización de aborto y además de decirle "sos un asesino" se vio como el legislador recibe hasta un escupitajo de alguien que está fuera de cámara. Grande no contestó en ese momento a las manifestantes, que le enrostraban "ser provida con lo que no nació en vez de ayudar a los chicos que se mueren de hambre por desnutrición en el norte, cínico".

"Sos un asesino" le gritó otra de las manifestantes, y al retirarse el legislador de Cambiemos gira e insulta también al grupo que lo agraviaba. En el mismo hall de la estación aérea salteña a la senadora María Cristina Fiore Viñuales le fue mejor, porque si bien algunos de los insultos que recibe Grande eran en primera instancia también para ella, un grupo de manifestantes antiaborto con globos celeste la aplaudió y saludó. Enseguida, cuando las mujeres de pañuelos verdes siguieron a Grande, Fiore Viñuales pudo retirarse sin mayores inconvenientes, o al menos no se registró en video que haya tenido problemas.

Y para completar el panorama de los legisladores de la provincia, el senador Rodolfo Urtubey fue denunciado por "apología de la violación", a causa de sus polémicas declaraciones de hace unos días, cuando sostuvo que "hay violaciones sin violencia". Asi surgieron hasta campañas en web pidiendo su renuncia y una de esas demandas, en change.org, junto más de 50 mil firmas en unas pocas horas.