La historia de Lord Byron, el poeta de los escándalos y el descontrol

Sociedad
Lectura

Lord Byron, el poeta romántico por excelencia, cuenta también con una enorme fama de 'dandi', de don Juan que iba enamorando a todas las mujeres saltando de cama en cama. Se

lo ha definido como un depredador sexual desbordado por las pasiones. Pero con la publicación de sus diarios íntimos, Lorenzo Luengo, el traductor de estos textos, intenta mostrar la otra cara del reconocido poeta.

Fue "introvertido y cercano que huía del disfraz", explicó a la agencia EFE el especialista que es de los más conocedores de George Gordon, sexto lord Byron (1788-1824). Para él, el poeta fue "mucho más allá" de esa imagen de "galán" y recuerda sus viajes por Europa o su muerte temprana en Grecia, a los 36 años, en la guerra para lograr la independencia del Imperio Otomano.

George Gordon, sexto lord Byron (1788-1824). Uno de los principales autores de habla inglesa.

George Gordon, sexto lord Byron (1788-1824). Uno de los principales autores de habla inglesa.

Las leyendas que definen al autor como un "Don Juan" o "corsario", son fruto, a juicio de Luengo, de las lagunas que existen sobre el estudio de su persona y el romanticismo inglés.

Luengo se lamenta de que en Europa pocas universidades se tomasen en serio el estudio de las obras del poeta. "Nos hemos quedado con el Byron vestido de pirata y escondido detrás del disfrazexiste un autor universal y con obras grandes y magnas como el inacabado 'Don Juan'", sostiene.

"Nos hemos quedado con el Byron vestido de pirata y escondido detrás del disfraz existe un autor universal", afirma Lorenzo Luengo.

"Nos hemos quedado con el Byron vestido de pirata y escondido detrás del disfraz existe un autor universal", afirma Lorenzo Luengo.

"Byron generó una nueva imagen del escritor como espectáculo, mezcló obra con vida. Su magnetismo quedó debajo de su aura", subraya.

Así, estos "Diarios" muestran al escritor desde otro lado. No se ve al poeta, sino "al hombre sentado en camisón ante su mesa", dice Lorenzo Luengo en la introducción del libro. Unos diarios, que por otra parte, nunca Byron pensó que se llegarían a publicar.

"He tenido lo mío de lo que se conoce como los placeres de esta vida, y he visto más del mundo europeo y asiático que buen uso he hecho de ello", una de las frases de sus diarios.

"He tenido lo mío de lo que se conoce como los placeres de esta vida, y he visto más del mundo europeo y asiático que buen uso he hecho de ello", una de las frases de sus diarios.

"Si esto lo hubiera empezado hace diez años, y lo hubiera seguido fielmente! ¡En fin! Demasiadas cosas hay ya que desearía no tener que recordar. Bien, he tenido lo mío de lo que se conoce como los placeres de esta vida, y he visto más del mundo europeo y asiático que buen uso he hecho de ello. Se dice que 'la virtud no necesita recompensa'; la verdad es que debería estar bien pagada, por las molestias...".. Así escribe Byron en una entrada de su Diario de Londres (14 de noviembre, de 1813-19 de abril, 1814).

Hedonista, valiente, y reacio a las convenciones sociales, de Byron también cuenta la leyenda que fue bisexual, cosa que niega Lorenzo Luengo.

No tardé ni dos minutos en ir a buscarlo tras leer el artículo...@G_Gutenbergpic.twitter.com/KfAUrqntPy

— Anna Gomez (@llanos_anna) September 12, 2018

"Amaba a las mujeres no era bisexual, sí se le conocieron relación con jóvenes de todos los sexos en sus viajes por Oriente y fue muy ingenuo y lo dejó traslucir, pero eso fue como rememorando la imagen de la Grecia clásica y los protegidos. Era muy viril y le gustaban las mujeres y los hombres fuertes pero no hasta el punto de tener relaciones sexuales", aclara.

"Algunas cosas del pasado me han dejado insensible, y lo único que ahora puedo hacer es convertir la vida en diversión y observar mientras otros actúan"- estas palabras nos dice #LordByron en sus "Diarios" que ya puedes encontrar en tu librería de confianza #hoypic.twitter.com/8qPjCqlSFE

— Galaxia Gutenberg (@G_Gutenberg) September 12, 2018

También sus "Diarios" revelan que solo tuvo una época dedica al dandismo. Fue dandi "poco tiempo", en el sentido de que la moda era lo primero junto con la superficialidad, asegura el traductor.

EFE