Crisis del Posadas: "No hubo despidos y no hay persecusión; el hospital funciona mejor"

Sociedad
Lectura

La crisis del Hospital Posadas, donde se atienden seis millones de personas, sigue sin encontrar su punto de repliegue. En un hilo de varios tuits, el cirujano Christián Kreuzer, quien la

semana pasada renunció como jefe del servicio de cirugía infantil cardiovascular, en desacuerdo con una medida tomada por la actual dirección, reveló los argumentos que lo llevaron a esa decisión. “Acompañé con fervor la gestión de @PabloBertoldi1 (Pablo Bertoldi Hepburn, actual director). Se hicieron cosas muy importantes, como normalizar luego de 7 años de escasez la provisión de insumos, se hicieron obras fundamentales, se mejoró la seguridad, se creó una Fundación del hospital”, tuiteó el cirujano. “Eso nos permitió aumentar las cirugías cardiovasculares infantiles un 30% y ya estábamos logrando operar a 4/5 pacientes por semana, lo que nos llevaba a volver a nuestra capacidad normal de 180 pacientes anuales”, siguió.

Acompañé con fervor la gestion de @PabloBertoldi1 en el hospital Posadas. Se hicieron cosas muy importantes, como normalizar luego de 7 años de escasez la provisin de insumos, se hicieron obras fundamentales, se mejoró la seguridad, se Creó una Fundacion del @hospitalposadas

— Christián Kreutzer ❤ (@maxplus92) September 18, 2018

Acompañé con fervor la gestion de @PabloBertoldi1 en el hospital Posadas. Se hicieron cosas muy importantes, como normalizar luego de 7 años de escasez la provisin de insumos, se hicieron obras fundamentales, se mejoró la seguridad, se Creó una Fundacion del @hospitalposadas

— Christián Kreutzer ❤ (@maxplus92) September 18, 2018

“Sin embargo, y de manera totalmente inconsulta y sin aviso, se ha despedido a los dos coordinadores de recuperación cardiovascular y a una médica de Guardia. Se los acusa de no cumplir asistencia, lo cual no es cierto de ningún modo. Lo mismo ha pasado en otros servicios del Hospital”. Kreuzer cargó contra el jefe de Recursos Humanos del hospital, Juan Ignacio Leonardi, y expresó su renuncia es indeclinable. Agregó: “Le pido al Secretario de Salud @RubinsteinOk (Adolfo Rubinstein) que la próxima vez que vaya a opinar de mi servicio se informe mejor”. Y concluyó: “Al día de la fecha nadie de la dirección de RRHH del Hospital Posadas se ha comunicado con los afectados de mi servicio, lo que hace imposible mi continuidad en el Hospital. De los errores hay que hacerse cargo, eso también es #Cambiemos”.

Adolfo Rubinstein, el secretario de Salud.

Adolfo Rubinstein, el secretario de Salud.

"Sólo quedaron al desnudo incumplimientos de horarios flagrantes. Y estamos esperando que esos empleados den una explicación"

Adolfo Rubinstein, secretario de Salud

La semana pasada, desde sectores gremiales, se denunció que en una sorpresiva medida de ajuste, las autoridades del hospital habían despedido a más de 40 trabajadores de sectores clave. Y que por esta razón se habían tenido que reprogramar cirugías y otro tipo de prácticas urgentes. Las autoridades desmintieron los despidos, pero sí dieron su versión de lo que sucedió.

Según informaron, la instalación de un sistema de ingreso biométrico les permitió comenzar a cotejar el cumplimiento de horario de los empleados y así fue como quedaron al descubierto situaciones graves. En diálogo con Clarín, el secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, respaldó a la conducción del hospital y explicó lo que ocurre: “El Posadas es un hospital extremadamente complejo, que estaba lleno de deficiencias. La gestión actual lo empezó a ordenar y mejoró su productividad. Ahora se desató una conflicto porque desde marzo hay un registro biométrico de ingreso del personal, como en todas las dependencias públicas. Con este registro electrónico empezaron a quedar al desnudo las irregularidades. Y se encontraron casos flagrantes, como por ejemplo, empleados que no trabajaban ni el 20%. Eso está mal”, explicó Rubinstein.

Aclaró que nadie fue despedido. “Lo concreto es que a cada uno de esos casos, se les mandó un preaviso para que hicieran el descargo correspondiente. Y es lo que ahora estamos esperando. Pero no se cesanteó a nadie y si hay un error por supuesto que se va a remediar. Pero debe estar claro que no hay un plan de ajuste ni de despidos ni ningún tipo de persecución ni nada”.

Rubinstein explicó que son 54 casos, de diferentes áreas del hospital. Y que por ahora, mientras permanecen a la espera de los descargos, el hospital funciona con normalidad.