El papa Francisco, con Bono y Martín Lousteau, por la educación y contra la pedofilia

Sociedad
Lectura

El cantante Bono Vox, líder de la banda U2, dijo haber visto este miércoles "el dolor" del papa Francisco a causa de la pedofilia cometida por los hombres de la Iglesia,

tanto en Irlanda como en gran cantidad de instituciones de todo el mundo. Lo dijo luego de un encuentro gestionado por varios referentes sociales y políticos argentinos, que acercaron al artista y al sumo pontífice, en el marco de las actividades de la ONG Scholas Ocurrentes.

"Hemos hablado con el Papa de lo que está sucediendo en la Iglesia en Irlanda. Le dije de la sensación de que los abusadores sean más protegidos que los abusados. Vi el dolor en su rostro, me parece un hombre sincero", dijo Bono en diálogo con la prensa tras el encuentro de media hora con Francisco en Santa Marta.

Hasta el Vaticano llegó Bono junto con el diputado nacional Martín Lousteau y el dirigente porteño Christian Asinelli, que se encargaron de gestionar el encuentro con el presidente de la ONG educativa católica, José María del Corral.

"Creo que es un hombre extraordinario para tiempos extraordinarios", destacó el músico irlandés aludiendo al momento difícil que atraviesa la Iglesia debido a los escándalos ligados a los abusos sexuales. También dijo que con el pontífice pusieron el acento en la necesidad antes que nada de proteger a las víctimas Bono está en el Vaticano para apoyar los proyectos de educación y desarrollo de la fundación pontificia Scholas Occurrentes.

Paul David Hewson, el nombre de Bono, detalló que la conversación con Francisco "fue de un lado a otro" y que ambos dialogaron sobre "los cambios que se necesitan hacer" a nivel local, en las comunidades de todo el mundo, pero también "del futuro del comercio, de cómo desarrollar objetivos sostenibles" y de "la gran bestia que es el capitalismo".

Bono acudió al Vaticano para conocer la labor que desarrolla la fundación pontificia Scholas Occurrentes, impulsada por el papa Francisco durante su etapa de arzobispo de Buenos Aires, y que tiene como principal objetivo crear una red mundial de escuelas para compartir conocimientos y proyectos educativos. El nexo entre Bono y el Papa fueron claves Lousteau, que conoce al músico, y Asinelli, ex diputado porteño y que conoce al sumo pontífice de su época de cardenal primado de la Iglesia Católica.

El cantante recordó que cofundó en 2004 la organización sin ánimo de lucro One para combatir la extrema pobreza y prevenir enfermedades en países del tercer mundo, especialmente en África, e indicó que actualmente tiene "10 millones de miembros".

El regalo que se llevó el cantante de manos del papa Francisco. (foto ANSA)

El regalo que se llevó el cantante de manos del papa Francisco. (foto ANSA)

Uno de los objetivos actuales de esta organización es lograr que "130 millones de niñas que no pueden ir a la escuela por el hecho de ser niñas" lo hagan. "Estamos muy interesados en la educación y en lo que Scholas está haciendo", expuso, al tiempo que reconoció la labor innovadora que desarrolla esta entidad vaticana a nivel local.

El presidente de Scholas, el argentino José María del Corral, describió las conversaciones con Bono como emocionantes y alabó que el cantante quiera "comprometerse en la revolución educativa", no solo en África, "sino en el mundo entero".

Juan Pablo II recibió a Bono en 1999 en el marco de la campaña que estaba apoyando el cantante llamada "Jubileo 2000" que tenía como objetivo luchar para acabar con la deuda exterior de los países del tercer mundo. Uno de los instantes que quedaron inmortalizados en aquella visita fue el momento en el que Bono regaló a Juan Pablo II sus icónicas gafas de sol, que habían llamado la atención del pontífice y que no dudó en ponérselas.

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.