Moda: Colecciones a prueba de crisis

Sociedad
Lectura

El mundo de la indumentaria, en la Argentina, conoce más que muchos otros el significado cabal de la palabra “crisis”.
A la subida del dólar se atan gran parte de los

insumos, desde telas hasta cierres (aquí hace mucho que no se fabrica casi nada), y no hay manera de controlar los precios, afectados también por la estampida de alquileres, servicios e impuestos en general.

La fortaleza más evidente de la moda local es haber pasado por varias tormentas sin perder su empuje y su identidad. Un segundo punto a favor, aunque hoy todavía no sirva de consuelo, el regreso de los compradores premium al mercado nacional después de largos años de compras en el exterior.

Como para no bajar los brazos, los tres principales eventos de moda de cada temporada, mantuvieron con creces sus estándares de diseño y calidad: BafWeek, Designers Buenos Aires y Argentina Fashion Week.

Diseñadores nuevos y veteranos compartieron pasarelas en exteriores y puertas adentro, en locaciones diferentes y hasta espectaculares.

¿Cuáles son las novedades de la temporada? ¿Qué muestran hoy las vidrieras veraniegas, desterrados ya los últimos fríos del invierno? Aquí un breve informe.

Hits. La primavera y el verano suelen conservar pautas de vestir que se repiten año tras año. Colores, estampados y modelos que nunca pasan de moda y son clásicos de la estación.

A este conjunto fijo de opciones podemos agregar las novedades del 2018-2019. Por ejemplo, algunos estilos que empiezan a cambiar despues de décadas. Para empezar, el largo de las polleras que baja de las rodillas a una altura que antiguamente se llamó “midi”. Eso no quiere decir que no conviva con minifaldas y vestidos por el suelo. La moda actual es tan libre que cada uno usa lo que mejor le va. Pero aparece como opción, como el pantalón a la cintura y corto o los tops por encima del ombligo. No son para todas, pero son “trendy”.

Trajes, sacos cruzados y vestidos-blazer (una prenda que hace más de 20 años se usó muchísimo) son un opción elegante y novedosa. Los estampados mezclados, rayas arriba y flores abajo, por ejemplo, se imponen sólo para quién se anime a hacer la mezcla sin equivocarse. Los vestidos metalizados se van a ver hasta el cansancio en fiestas y reuniones nocturnas, de aquí hasta fin de año.
El estilo sporty -pantalones con rayas en los costados y zapatillas importantes- será casi obligatorio por cómodo y por fashion
¿Los colores? Pasteles con toques fluor; rojos, azules y amarillos shocking y un clásico, el blanco, de pies a cabeza.

Varones. En la moda masculina los cambios son siempre más sutiles y se dan más lentamente. Pero las grandes marcas de indumentaria masculina anuncian en el mundo una gran transformación de la silueta.

El “oversize” gana terreno en las últimas colecciones, con reminiscencias de Armani en los ’80 y de los trajes de los ’50. Los sacos se estiran y se agrandan y los pantalones se ensanchan. Los adelantados pueden empezar a sumarlos a su guadarropas aunque los chupines todavía corren la carrera.

Los estilos que recuerdan uniformes de trabajo también están presentes en las nuevas colecciones: trajes, pantalones y camisas básicos, en colores poco estridentes -caqui, gris, celeste- son parte de lo nuevo que viene. Los pilotos vuelven como fetiche y el denim en todas sus variedades, con prendas del mismo material combinadas entre sí, también son tendencia.

Zapatillas y trajes de inspiración deportiva son parte del arsenal fashion de las próximas temporadas. La ropa de varón que vendrá será cómoda, amplia y neutra. Menos moda y más sentido funcional y práctico.

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.