Viajes en auto, barco y avión, y más de 10 domicilios: las pistas detrás del crimen del empresario italiano

Policiales
Lectura

El departamento de Villa Crespo estaba cerrado. Nadie tenía noticias de Vittorio Piva (46) y fue una empleada doméstica la que hizo la denuncia de la desaparición. Su cuerpo terminó carbonizado

en Zárate, a 85 kilómetros de su casa, con cuatro tiros en el cuerpo. Piva era italiano y había estado involucrado en una causa por drogas. En lo que va del año entró y salió del país por los menos 12 veces. Los investigadores apuntan a un ajuste narco.

La última vez que vieron a Piva fue el 12 de octubre en su departamento de Lavalleja 122, en el barrio porteño de Villa Crespo. Su pareja, una brasilera que vive en Bolivia, no estaba en el país por eso se enteró de su desaparición a través de una empleada. “La mujer dijo que ese viernes fue a limpiar y cuando volvió el miércoles el departamento estaba cerrado”, confirmaron fuentes del caso.

Vittorio Piva (46) había nacido en Milán.

Vittorio Piva (46) había nacido en Milán.

Los vecinos contaron que el italiano alquilaba ese departamento hacía más de un año, que viajaba mucho y que todo parecía normal. Pero no lo era: mientras buscaban a Piva, los investigadores le descubrieron más de 10 domicilios en el último tiempo.

El empresario nació en Milán, Italia, y era ingeniero industrial mecánico pero decía que trabajaba en una empresa agropecuaria que se dedicaba a la soja. En febrero de 2016 terminó involucrado en una causa después de caer detenido en Constitución con dos cómplices y dos panes de cocaína en la caja de un televisor.

Según informaron en ese momento los policías que participaron del operativo, el 25 de febrero de 2016 Piva tomó un taxi con otros dos hombres. Se detuvieron en la calle Carlos Calvo al 900 y uno de los “sospechosos” bajó y empezó a tocar insistentemente el timbre de un edificio. Fue entonces, y siempre según la versión policial, que los agentes los identificaron y secuestraron la caja en la que había cocaína.

Cuando el taxista declaró negó la versión y que hubieran tocado el timbre de una casa. Dijo que “los policías aparecieron de la nada”. El juez federal Daniel Rafecas remarcó los errores de procedimiento y decidió el sobreseimiento del empresario.

Piva pasó unos cuatro días detenido, pero al mes ya estaba viajando a Bolivia. Desde que fue liberado hasta un mes antes de su desaparición realizó más de 32 entradas y salidas del país, según los registros a los que accedieron fuentes policiales. Fue a España, Brasil, Bolivia y Uruguay. Se registró con distintas direcciones de Buenos Aires, que eran desde hoteles hasta edificios sin aclarar departamento o con alturas sin especificar. En 2018 salió del país por el cruce de la ciudad salteña de Salvador Mazza, hacia Bolivia, al menos tres veces. En su auto, a Brasil, por Puerto Iguazú. Y en barco a Montevideo y Colonia en otras dos oportunidades. Siempre se identificó con distintos domicilios.

El jueves de la semana pasada, dos días después de que denunciaran su desaparición, el cuerpo del empresario fue hallado a la altura del kilómetro 10 de la Ruta 193. Lo encontró un trabajador del campo. Cuando vio el cadáver todavía humeaba, por eso sospechan que lo incineraron esa madrugada.

Sospechan que lo mataron en otro lugar. Según el resultado de la autopsia, “murió como consecuencia de sangrado masivo, por los cuatro disparos” y “la carbonización fue post-mortem, ya que la victima no respiró durante la presencia del fuego”. El cuerpo tenía tres dedos que no habían sido alcanzados por las llamas. Y con esas huellas lograron identificarlo como Vittorio Piva recién ayer, cruzando datos con el registro de personas desaparecidas.

La investigación por el hallazgo del cuerpo la realizó el Fiscal Alberto Gutierres de la fiscalía N°7 de Zárate. Pero la desaparición la investigó la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 9, porque se denunció en Capital Federal. Al cierre de esta edición no estaba definido quién continuaría con la causa por el homicidio, aunque las fuentes coinciden que la principal hipótesis sería un ajuste de cuentas narco.

Según informaron fuentes del caso, la pareja de Piva habría aportado a la Policía Federal los últimos chats de su marido. Según la mujer, lo último que se supo de él es que tenía pautada una reunión en Zárate.

En las últimas horas trascendió un audio que la pareja de la víctima le habría enviado a uno de los dos protagonistas de ese encuentro. “Te suplico por lo más sagrado, si tu tienes familia, que tu me digas qué hicieron con mi marido ¿Qué le hicieron a él? ¿por qué no hablan? Si con usted se reunió por última vez, si tengo los mensajes, tengo la constancia, ¿por qué son malvados?”, reclama la mujer, de quien no trascendió la identidad.

Los investigadores buscaban localizar a los destinatarios del mensaje para reconstruir los últimos movimientos del empresario.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS