Las primeras noticias llegaron a la madrugada y no había forma de aliviar el desconsuelo

Sociedad
Lectura

Se abrazan e intentan darse consuelo unos a otros, están enojados y una vez más no pueden creer estar atravesando por algo así. La devastadora noticia de la desaparición, la de

la explosión luego y ahora la del hallazgo del buque en el fondo del mar que recibieron en los primeros minutos de la madrugada del sábado, dejó en shock a los familiares de los 44 marinos del ARA San Juan. Están profundamente doloridos, y con mucha bronca. Para ellos, el alivio va llegando a cuentagotas.

Papás, hermanos y esposas comenzaron a reunirse en el pequeño salón del hotel de la obra social de las fuerzas armadas, frente al mar. Algunos hombres de la marina pedían "por favor, respeten el dolor" a los periodistas que se acercaban, y vedaban el acceso. Puertas adentro, las escenas eran de quebranto.

Familiares reciben la noticia del hallazgo del submarino. AP Photo/Federico Cosso

Familiares reciben la noticia del hallazgo del submarino. AP Photo/Federico Cosso

"Estaba en la habitación viendo un video de los chicos del submarino cuando vi el mensaje de que lo habían encontrado y salí gritando por el pasillo del hotel. Ibamos saliendo y nos abrazábamos llorando", contó Yolanda Mendiola, mamá de Leandro Císneros. Entre sollozos, le decía a este diario, momentos después: "Los abandonaron a los chicos, los abandonaron en el fondo del mar".

Newsletters Clarín
Planeta redes | Te contamos las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Planeta redes | Te contamos las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Todas las semanas.

Recibir

El vocerío en los pasillos alertó a otros: "Escuché los gritos y cuando vi el celular estaba el parte oficial que confirmaba que lo habían encontrado al submarino", contaba otra mamá, desconsolada. En el hall del hotel se podía observar a otros marinos, abrazados con algunos familiares; en la confitería muchos de ellos lloraban sin consuelo. Estaban shockeados.

El Comando de Submarinos los había informado por el grupo de Whatsapp que integran familiares, y el capitán de navío Gabriel Attis, jefe de la Base Naval, se encargó de darles la noticia en el mismo hotel. Hubo escenas fuertes entonces: "¡Andate, andate! ¿Qué hicieron por ellos?", le recriminó alguien. Más calmados, luego, les explicó que en la mañana volvería con fotos conseguidas por los sumergibles del Seabed Constructor, las mismas que luego difundió la Armada.

Familiares reciben la noticia del hallazgo del submarino. REUTERS/Marina Devo

Familiares reciben la noticia del hallazgo del submarino. REUTERS/Marina Devo

Attis llegó con psicólogos de la Base Naval para brindar contención a los allegados de la tripulación y médicos debieron atender a decenas de personas con bajas de presión, crisis de nervios. Dos ambulancias permanecieron toda la noche sobre la calle Entre Ríos, pero no hubo necesidad de trasladar a nadie a clínicas de la ciudad.

Otros familiares, al enterarse, fueron al predio naval donde tenía asiento el ARA San Juan, y desplegaron allí sus banderas en la avenida en una noche muy fría y ventosa. "Vinimos acá porque de acá salió, y acá es adónde lo tienen que traer", protestaba Andrea Merelles, esposa del suboficial Ricardo Alfaro Rodríguez, con mucha bronca, al borde de una crisis nerviosa. "Nos volvieron a mentir", gritaba en el acceso al predio naval.

Su hija, Camila, contaba su desconfianza a Clarín: "Lo sabían de antes, es como una puesta en escena". "Den la cara", gritaba hacia la el edificio de la Escuela de Submarinos su mamá, que pedía a los demás familiares dejar el hotel y manifestarse "acá, adonde ellos tenían que haber regresado".

A las tres de la madrugada Francisco Cuellar, papá del cabo principal Sergio Cuellar, vestido con una remera con la imagen de su hijo, gritaba "traición a la Patria, tiene que ser juzgados" con un megáfono en medio de la avenida. No era mucho el tránsito a esa hora, pero la Policía resolvió cortar el paso de vehículos. "Comienza otra lucha", dijo el hombre, "porque ahora se va a saber la verdad de lo que les pasó a los muchachos. De lo que estamos seguros es que hay responsable, y que deben ser juzgados. Estaban donde siempre se dijo, esto fue abandono de 44 camaradas".


Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.