Video: así reinsertaron a cinco animales en su hábitat

Sociedad
Lectura

Un alicucú, un lechuzón orejudo, un peludo, un chimango y una culebra fueron reinsertados en su hábitat natural. A partir de sus historias, expertos en animales buscan concientizar sobre problemáticas como

el tráfico ilegal y el mascotismo.

Los cinco animales fueron rescatados y recuperados en el Centro de Recuperación de Especies de Temaikèn. El lechuzón orejudo ingresó en julio, cuando era un pichón. Lo encontró un vecino en un barrio privado, donde había perros y gatos que amenazaban su supervivencia.

El alicucú es un pequeño búho nocturno que ingresó al hospital para rehabilitarse, por una lesión en el ojo. Luego de casi un mes, ya tiene el alta médica y los cuidadores comprobaron que es capaz de alimentarse por sí mismo.

Newsletters Clarín
Planeta redes | Te contamos las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Planeta redes | Te contamos las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Al llegar al hospital veterinario, el lechuzón orejudo recibió un chequeo y comenzó su crianza con aislamiento del contacto humano, para mantener su temperamento naturalmente agresivo. Tras cuatro meses de desarrollo y recuperación en un recinto especialmente ambientado como su hábitat natural, ya es un fuerte ejemplar juvenil.

Lo mantuvieron en un recinto de vuelo donde pudo ejercitarse, hasta estar listo para ser reinsertado. Es una buena noticia, porque el alicucú es una especie que cumple un importante rol biológico como controlador de plagas agrícolas, vectores y enfermedades.

El peludo fue encontrado por un vecino de una zona céntrica de Moreno. Lo mantuvieron en una casa de familia, donde convivió hasta con gatos, y se mostró acostumbrado a las personas. Durante ese tiempo nunca tuvo contacto con tierra, algo que es fundamental en esta especie.

Desde su arribo al Centro de Recuperación, se empezó a trabajar para evitar que el peludo se acerque a las personas buscando comida y promoviendo que se alimente de insectos por sí mismo. Empezó a tener el comportamiento natural de la especie, como enterrar parte de su alimento y realizar la mayor actividad en horarios nocturnos.

En los últimos días, todos ellos fueron reinsertados en la Reserva Municipal Pilar. Es un espacio de 300 hectáreas dedicado a la protección de la biodiversidad del pastizal pampeano y sus ecosistemas asociados. Cuenta con 6 kilómetros de ribera del Río Luján, una laguna, dos arroyos, varios juncales, dos bosques de sarandí colorado, montes de sauces, talares y juncales. Tiene una gran diversidad de fauna, que incluye 155 especies.

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.