Buscan a una mujer que desapareció después de activar dos veces su botón antipánico

Sociedad
Lectura

28 años, y es buscada desde el martes 15 de enero cuando desapareció en Pompeya después de activar en dos oportunidades su botón antipánico. La mujer, madre de dos hijos, fue vista por última vez ese día cerca de las 20 por un compañero del trabajo que la acompañó a tomarse el colectivo de la línea 32. Según detallaron fuentes policiales, la alarma antipánico se activó primero a las 20.07 y luego a las 21.14.

En la primera comunicación la joven relató que estaba desorientada y desde la División de Alarmas procedieron a enviar un móvil a su domicilio. Carla padece hidrocefalia, una condición médica que puede producirle la desorientación en caso de sufrir un golpe en la cabeza. En la segunda alarma, le expresó al oficial de turno que se encontraba en un vehículo del cual no pudo aportar datos, en una calle de tierra con abundante barro.

Los vecinos de Nueva Pompeya se concentran en la puerta de la comisaría 34.#PompeyaReclama aparición con vida de Carla Soggiu.

Publicado por Pompeya Reclama en Jueves, 17 de enero de 2019

Cuando los oficiales se dirigieron al último lugar geolocalizado, no encontraron nada. "Es horrible tener una hija con ese botón de porquería y pensar que puede salir alguien de un árbol y matarla. Hace 48 horas que yo no veo a mi hija, no sirve para nada", dijo a LaNacion+ Alfredo Barrera, padre de Carla.

La joven tenía el artefacto de seguridad desde el 26 de diciembre de 2018, luego de que su expareja, identificado como Nicolás Fuentes, violara una restricción perimetral y abusara de ella tras someterla con golpes. El hombre ahora está detenido en el penal de Marcos Paz, pero temen que su familia esté detrás de la desaparición.

Aquí los datos de contacto. #CarlaSoggiupic.twitter.com/8ZYq5aanuq

— Actrices Argentinas (@actrices_arg) January 17, 2019

En tanto, familiares y amigos de la mujer organizaron a una marcha en el barrio de Pompeya. La concentración se inició las 19 en la plaza de Nueva Pompeya, en la intersección de las calles Sáenz y Traful.

Cuando desapareció, Carla estaba vestida con una remera gris con letras blancas, pantalón de jean azul y zapatillas de lona rosadas. Tiene un piercing en la nariz del lado derecho y un tatuaje de una mariposa en el omóplato izquierdo.

M.S./F.F.